6 de diciembre de 2019, 6:49:51
Empresas


La firma digitalizada es válida en consentimientos informados


La firma digital manuscrita, cumpliendo determinados requisitos, goza de garantías que otorgan valor probatorio al documento firmado electrónicamente y por ende, le enviste de eficacia jurídica, siendo admisible como prueba en procedimientos judiciales.


La firma digital manuscrita, cumpliendo determinados requisitos, goza de garantías que otorgan valor probatorio al documento firmado electrónicamente y por ende, le enviste de eficacia jurídica, siendo admisible como prueba en procedimientos judiciales.

La Historia Clínica Electrónica ha comenzado a resolver el problema de almacenamiento de papel en muchos centros sanitarios. Sin embargo, el consentimiento informado médico requiere la firma del paciente como muestra de su aceptación. Esto obliga a los centros a seguir generando y custodiando el consentimiento informado en formato papel.

La normativa española permite eliminar el papel cuando el paciente firma electrónicamente con un certificado electrónico reconocido, como el DNIe. Sin embargo, habiéndose emitido más de 36 millones de DNIe, la realidad es que su utilización es residual actualmente.

Este hecho nos obliga a alcanzar las mismas garantías jurídicas mediante la firma digitalizada manuscrita. Principalmente, de acuerdo a la ley de firma electrónica 59/2003 y otra normativa asociada, se busca garantizar la aceptación voluntaria del paciente, la integridad del documento y la autenticidad del firmante.

El proceso de firma digitalizada manuscrita, así como el software y los dispositivos de captura, deberán cumplir las siguientes garantías:

- El paciente es conocedor del contenido del documento que está firmando y acepta voluntariamente estampar su rúbrica sobre el mismo.

- Serán capaces de recoger información biométrica del firmante, como la presión en cada punto de la trazada. Garantizar que los datos biométricos no pueden ser manipulados o insertados en otro documento.

- Asegurar la vinculación entre los datos biométricos (la firma manuscrita) y el documento firmado.

- Los dispositivos no alteran el contenido del documento en el momento de la firma. El documento no puede ser alterado en el tiempo, garantizando la integridad del contenido del mismo.

- Los datos de creación de firma deben estar incluidos y deben ser protegidos de forma fiable contra su utilización por terceros.

Muchos centros de salud y hospitales a nivel nacional, como algunos hospitales de la Cruz Roja de España o sociedades de prevención de riesgos están implantando sistemas de firma digitalizada manuscrita de la mano de edatalia.com.

Pedro Bastarrica, director de proyectos en edatalia.com confirma que “la seguridad jurídica del documento electrónico es la máxima prioridad, por lo que edatalia.com ha optado por solicitar a la prestigiosa firma Cuatrecasas una legal opinion que confirma la validez probatoria de sus soluciones tecnológicas”. La conclusión del despacho es clara: “la solución de edatalia, goza de garantías que otorgan valor probatorio al documento firmado electrónicamente y por ende, le enviste de eficacia jurídica, siendo admisible como prueba en procedimientos judiciales”

edatalia es Signature Solutions Partner de Wacom, multinacional japonesa que se ha posicionado como el principal proveedor de hardware de captura de firma biométrica. La tecnología empleada consiste en el software ecoSignature , que captura los datos biométricos obtenidos desde diferentes dispositivos de captura de firma STU500, STU520 y DTU1031. Esta alianza estratégica ha permitido a edatalia.com incorporar esta tecnología en centros médicos y administraciones públicas de todo el País.

ecoSignature puede ser usado con plena validez jurídica en entornos en los que se requiera la obtención de consentimientos informados a los efectos de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com