13 de noviembre de 2019, 0:26:25
Economía


Todas las claves sobre Leasing de coches para Pymes y Autónomos


¿Conoces todas las ventajas que ofrece la fórmula de leasing para Pymes y Autónomos? Si tienes que comprar un coche para tu trabajo, éstas son las claves.


Después de mucho tiempo en crisis, los empresarios necesitan renovar sus vehículos y nuevos proyectos requieren de inversiones en bienes de equipo.

En el caso de los automóviles, por muchas razones, el leasing se ha convertido en una fórmula muy adecuada a tener en cuenta por parte de las Pymes y los autónomos a la hora de decidir la inversión.

En este artículo se desgrana en detalle todas las claves que ofrece la fórmula del leasing para financiar la adquisición de vehículos.

¿En qué consiste el leasing de automóviles?

El leasing es la compra por parte de una entidad financiera del coche elegido por el cliente. La entidad lo alquila al cliente, que necesariamente deberá ser empresa o autónomo (no es posible para particulares asalariados), durante un plazo pactado que deberá ser mínimo de dos años, fijando un valor residual. El cliente tiene la opción de comprar el coche a la finalización del contrato pagando el valor residual, siendo esta venta una obligación para la entidad financiera.

El leasing está regulado por las autoridades económicas y la empresa arrendadora (entidad financiera) deberá estar debidamente autorizada para la realización de este tipo de operaciones. El contrato deberá indicar, entre otros aspectos, el importe neto a financiar, el tipo de interés, la tasa anual equivalente, importe de las cuotas e importe neto del valor residual.

¿Qué ventajas económicas y financieras ofrece el leasing?

Al ser adquirido el coche por la financiera, el concesionario factura a la entidad, lo que supone que sea ésta quien soporta el IVA por la adquisición. Este aspecto es muy importante porque reduce en el mismo porcentaje del impuesto la necesidad de liquidez y por tanto de financiación para la compra. La entidad financiera repercutirá el IVA en las cuotas de alquiler y también en la factura de venta del coche por el valor residual al final del contrato.

Los gastos correspondientes a la matriculación del coche serán por cuenta del cliente, incluido el impuesto en aquellos vehículos turismos sujeto a este tipo de impuesto.

Una de las mayores ventajas del leasing es que la entidad financiera tiene la obligación de vender el coche al cliente al final del contrato por el residual pactado (normalmente igual a una cuota). Aunque el leasing nació con la intención de ceder el uso del bien durante el periodo de máxima utilidad, aplicando una amortización acelerada ante el hecho de la rápida obsolescencia de ciertos bienes, la realidad es que, en el caso de los coches, después de vencido el plazo de la operación financiera (normalmente entre cuatro y cinco años), suelen tener un nuevo recorrido y utilidad para el empresario o autónomo, por lo que es muy interesante el acceso a la propiedad. Si no fuesen posibles otros usos, siempre está la opción de venderlo, de tal forma que se recupera buena parte de la inversión realizada con el pago de las cuotas financieras durante el periodo del leasing.

¿Con qué tipo de servicios se puede completar el leasing y dónde conseguirlo?

Normalmente el contrato de leasing no incluye los servicios por cuenta de la entidad financiera. No obstante, el cliente tiene la opción de contratarlos a través de otras operadoras especializadas, de tal forma que puede cubrir todas las eventualidades y riesgos que conlleva el uso del coche para la empresa o el negocio.

Especialmente interesante es la propuesta que se ofrece en el sitio web www.autoplanning.es donde se puede acceder a un simulador que permite al visitante solicitar una oferta de leasing para el coche que quiera y que puede elegir de entre todas las marcas y modelos que se comercializan en España. Pero lo más interesante en esta web es que ofrece la oferta de compra y financiación más económica que consigue de los concesionarios y la completa con información sobre los costes mensuales que supone mantener y reparar el coche, así como del coste previsto del seguro a todo riesgo (obligación que, en el caso de leasing, el cliente asume en el contrato frente a la entidad financiera).

En esta página el cliente tiene la opción de elegir los servicios de los que desea conocer su coste de entre un extenso catálogo e incluso contratarlo si lo desea. Para completar aún más si cabe la información para el cliente, las simulaciones en esta web incluyen el valor en el mercado del coche a la finalización del plazo de leasing.

Con todos estos datos, el visitante Pyme o autónomo dispone de todo lo necesario tomar la decisión más adecuada, incluso hacer comparativas con otra forma de adquisición.

¿Qué tratamiento contable y administrativo tiene el leasing?

La forma de contabilizar y tratar el contrato de leasing dependerá de las características del cliente.

Los autónomos y aquellas empresas que cumplan los requisitos para ser consideradas como microempresas, podrán contabilizar las facturas emitidas por las entidades financieras como gasto en concepto de arrendamiento operativo, sin ningún otro reflejo en el balance de la empresa.

Para empresas que no cumplan con los criterios antes indicados, se contabilizará como arrendamiento financiero. Para ello se deberá registrar, en el momento inicial, un activo por el importe pro-forma (importe neto que la entidad financiera ha pagado al concesionario), y un pasivo financiero por el mismo importe. La carga financiera total se distribuirá a lo largo del plazo del arrendamiento y se imputará a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en que se devengue, aplicando el método del tipo de interés efectivo.

¿Qué ventajas fiscales tiene el leasing?

El tratamiento del contrato de leasing, a los efectos del impuesto, dependerá de lo indicado con anterioridad sobre su tratamiento contable, de acuerdo con lo siguiente:

En los casos de autónomos y microempresas, si se ha contabilizado el contrato como arrendamiento operativo, podrán considerar como gasto fiscalmente deducible del impuesto el importe total de las cuotas pagadas como renta a la entidad.

Si la empresa cliente ha considerado el contrato como arrendamiento financiero, podrá considerar como gasto deducible del impuesto de sociedades el importe correspondiente a los intereses. Adicionalmente podrá considerar como gasto la amortización hasta el límite de dos veces del coeficiente de las tablas de amortización oficialmente aprobadas para vehículos. No obstante, es mucho más favorable para aquellas empresas que cumplan con los requisitos a los que se refiere el capítulo XII del Título VIII de la Ley del Impuesto de Sociedades actualmente en vigor, ya que estas empresas podrán llegar a considerar como gasto hasta el duplo del coeficiente de las tablas multiplicado por 1,5.

Todas estas ventajas hacen del leasing una de las fórmulas con mejor tratamiento fiscal para la compra de un coche de empresa.

Recomendamos a empresas y autónomos que tengan muy en cuenta el sistema leasing para la compra de sus vehículos. Y mucho más interesante si, además, pueden disponer de un servicio para conseguir las mejores condiciones de compra, financiación y mantenimiento, como el ofrecido en www.autoplanning.es

Esperamos que la información aportada es este post sea de utilidad a la hora de estudiar la compra de un coche para la empresa, con destino a la renovación de coches actuales o a la adquisición de coches necesarios para poner nuevos negocios en marcha.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com