21 de noviembre de 2019, 19:32:51
Opinión


Racionalidad, por favor, racionalidad...

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila


Nos lo temíamos, como tantas otras cosas. Nos faltaban datos, pero ya los tenemos. Durante el reciente debate de las enmiendas a la totalidad de la  Ley de Acción Exterior y del Servicio Exterior del Estado, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, nos los ofreció en bandeja. Cuando pisó el palacio de Santa Cruz  para tomar  posesión de su cargo, se encontró sobre la mesa   un total de 166 oficinas de las comunidades autónomas fuera de España. Oficinas  que, por cierto, no abrirían únicamente  los gobiernos autonómicos  liderados por  socialistas, sino también  los gobernados por  el PP y, claro está, los  nacionalistas. 

Por si ese dato no bastara por sí solo,  el ministro  aportó uno más: en apenas 3 años, el número de viajes al extranjero  de comisiones oficiales  de  las comunidades autónomas   superaron el millar,  más que  los del ejecutivo central, que  se supone tiene las competencias exclusivas en materia de política exterior.


Apretar los tornillos
No estaría demás que  todos y cada uno de los 17 reinos de taifas en los que hemos convertido  nuestras  Comunidades Autónomas    fueran ya justificando  pormenorizadamente todos  y cada uno de los viajes   realizados, y con  claras  explicaciones de   fines perseguidos , medios  empleados   para ello, incluidos  los nombres  y representación de los  funcionarios o políticos de turno que hicieron uso de los mismos.

Si, como me temo, finalmente  y como casi siempre,   no se dice nada, o  la mitad de la mitad de lo que debiera decirse, vamos a tener que  pensar en  que hay tanta  complicidad    entre partidos  en el  abuso como presuponíamos. Unos por acción y otros por omisión, el hecho es que   a costa del erario público, los viajes realizados  no se sostienen  bajo  el  prisma de la racionalidad.

Entre tanto, más que   las  fórmulas  equitativas de financiación de las  comunidades, señor Rajoy, que parece ser el motivo principal de   preocupación  de sus  barones, y los de los demás partidos  del arco parlamentario, me parece  que debe Vd. escuchar  a la población, al común de los ciudadanos, que seguimos sin entender  la duplicidad y hasta  la  triplicidad    de competencias. El verdadero  problema pendiente  de  su política de ajustes, señor presidente,  es  la  racionalización de la administración. Mejor aún, de las administraciones, porque  mientras tengamos  17  miniestados  con  competencias propias  y , cuando no, atribuciones unilaterales , como esta de  la política exterior, mientras eso no suceda, digo, no  tendrá legitimidad   para seguir apretando los tornillos  de la fiscalidad  a empresas y ciudadanos.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com