28 de febrero de 2020, 11:01:12
Música

Crónica del concierto en el Palacio de los Deportes


Arctic Monkeys derrochan madurez y confianza en Madrid

Por Sergio Ariza Lázaro

Si un grupo, con cinco discos en su haber y varios éxitos anteriores, decide abrir y cerrar su concierto con canciones de su nuevo disco, además de basar casi la mitad de su repertorio en el mismo, es que está rebosante de confianza. Si, además, consigue que el público salga encantado del recinto, es que esa confianza se ha demostrado encima del escenario. Eso es lo que pasó en el Palacio de los Deportes.


Sin ni siquiera haber cumplido los 30 los de Alex Turner son ya unos veteranos, sobrevivieron al tremendo 'hype' de entregar uno de los debuts más aclamados del siglo XXI y que con cada disco han ido aportando nuevas cosas. Ahora con 'AM' se encuentran en su mejor momento y han ganado las tablas suficientes para comerse el escenario. Desde el momento en el que 'Do I wanna know' comenzó a sonar su pudo ver a un grupo, y principalmente a su 'frontman', derrochando confianza y saber estar. El público enloqueció con 'Brianstorm' y 'Dancing shoes', aunque todavía les quedó mejor la vacilona 'Don't Sit Down 'Cause I've Moved Your Chair', con la que Turner demostró que tampoco se le da nada mal lo de las seis cuerdas.

El único, pequeño, bajón del concierto vino en su parte central cuando sonaron canciones como 'Fireside', 'Reckless Serenade' o 'Old Yellow Bricks', pero rápidamente con 'Arabella', otra canción de 'AM', volvieron a meterse al público en el bolsillo. No lo soltaron hasta el final, encandenando la antémica 'I Bet You Look Good on the Dancefloor' con la increíble melodía de 'Conerstone', recordando la banda sonora que escribió Turner para 'Submarine' con 'Piledriver Waltz', subiendo la temperatura con la sexy 'Why'd You Only Call Me When You're High?' y poniendo a todo el Palacio a bailar con la infecciosa 'Fluorescent Adolescent'. Para cuando Turner cantó los versos del poeta punk John Cooper Clarke, "quiero ser tu aspiradora, respirando en tu polvo" en 'I wanna be yours' la partida estaba totalmente ganada. Eso sí faltaba lo mejor.

Los bises arrancaron con 'Snap out of it' demostrando que su fe en 'AM' es absoluta, pero, como decíamos, lo mejor estaba por llegar y fue con su versión de 'Mardy bum' cuando demostraron su enorme clase, convirtiendo lo que ya era una gran canción de su primer disco, en una obra maestra con tintes del Bowie más desgarrador. Cerraron definitivamente con 'R U mine', primer single de 'AM' y el único pero que se les puede poner es que la hora y veinte que estuvieron en el escenario se hizo demasiado corta... Claro que tampoco es tan malo dejar a la gente con ganas de más.

Lea también:

- Las diez mejores canciones de Arctic Monkeys
- Crítica de 'AM': Nueva demostración de clase
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com