22 de octubre de 2020, 18:03:50
Música

Crónica del concierto


La voz de Neko Case acaricia la luna en Madrid

Por Sergio Ariza Lázaro

Antes de entrar en la Sala But de Madrid creía que Neko Case era una de las grandes vocalistas de la música alternativa, ya sea en su faceta más country o 'americana' como en su papel de diva indie al frente de The New Pornographers, pero tras una hora y media escuchando su voz en directo puedo afirmar que es una de las mejores cantantes que haya escuchado nunca, poniéndola a la altura de gente como Patsy Cline, Sandy Denny o Dusty Springfield.


El concierto comenzó mezclando los extraños sonidos que abren 'Where Did I Leave That Fire?' con el final del 'River Man' de Nick Drake. Recuerdo haber pensado en lo difícil que se lo ponía la artista empezando justo después del autor de 'Pink Moon'. Me equivocaba, fue abrir la boca y empezar a cantar y saber que aquello iba a ser mágico. Daba igual que se adentrase en terrenos 'jondos' del country o se sacase de la manga alguna de esas maravillas pop que también sabe componer como 'This tornado loves you', todo sonaba a gloria, siempre con ese chorro de voz en primer plano.

Claro que no hay que olvidar el gran trabajo de una banda que arropó a la perfección a su estrella. Kelly Hogan la acompañaba a la voz y juntas entretejían unas armonías que sonaban a maná de los dioses. Jon Rauhouse, que parecía el primo de Jerry García, demostró que como el líder de los Grateful Dead era un virtuoso de la pedal steel, además de la guitarra eléctrica normal, el banjo y hasta se atrevió con un destartalado trombón. Al contrabajo se escondía Tom V. Ray, con una barba con la que podría haber escrito 'El Capital, además de otro guitarrista y un batería que ayudaban en los coros a las dos voces femeninas. Un lujo que, en los tiempos actuales en los que el 99% de lo que gana un músico es por los directos, alguien se atreva a viajar con una banda de seis músicos. Eso sí con una voz como la de Neko Case, valdría la pena pagar dinero por escucharla sola y sin acompañamiento. Para muestra ese inicio 'a capella' de 'I wish I was the moon' capaz de erizar el vello a un orco medio sordo.

Para redondear una velada casi perfecta, la banda estaba relajada y feliz con un concierto que suponía el último de la gira. Hogan y Case se lo pasaron en grande hablando con el público y como propina nos dejaron alguna canción de más de lo que suele ser habitual en los setlist de la gira. Hubo tiempo para repasar a fondo el último disco de la artista de Virvinia, cuyo kilométrico título es 'The Worse Things Get, The Harder I Fight, The Harder I Fight, The More I Love You', con nada menos que ocho canciones. No hubo problema ya que puede que estemos ante su mejor disco, como prueban canciones como la intensa 'Night still comes' o ese 'Man' que podría sonar perfectamente al lado de 'A letter from an occupant' de los New Pornographers

Como broche final hubo cinco bises, la delicada 'Star Witness', la power popera 'People gotta lotta nerve', las deseadas 'I wish I was the moon' y 'Maybe Sparrow' y la reciente 'Ragtime' que sirvió de perfecto colofón para un concierto que era el primero de la artista en la ciudad pero que, si es cierto lo que nos dijo, tendrá continuación en verano. Pocos de los que ayer escucharon la VOZ de Neko Case querrán perdérselo.

@LesterHendrix

Lea también:

- Los 20 mejores discos de 2013
- Las 30 mejores canciones internacionales de 2013 (Del 10 al 1 / Del 20 al 11 / Del 30 al 21)
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com