8 de diciembre de 2019, 11:46:42
Nacional

Don Juan Carlos habla de "regeneración"; para Rajoy no pasa nada


Los 'dos discursos' que culminaron un mal año 2013: el de Rajoy, nada que ver con el del Rey

'Diariocrítico' prolongará durante todo 2014 su debate de personalidades sobre la regeneración política

Por Fernando Jáuregui

Tengo que hacer un resumen no demasiado largo sobre lo que ha sido un 2013 bastante generalmente calificado como 'malo'. Para mí, el resumen del resumen serían esos dos discursos con los que el año político -y económico-ha terminado. Dos discursos principales y otros dos, o más, secundarios. El del Rey, advirtiendo de que se hace necesaria nada menos que una "regeneración" en la vida política española. El de Rajoy, que es un mensaje, el de su rueda de prensa del pasado viernes, satisfecho, como si insistiendo en que nada pasa, nada fuese a pasar


Y luego, los otros discursos, que demuestran que España funciona mal: el de Rubalcaba, que es más un compromiso de futuro -no el personal suyo, está claro; el de su partido--, el de Artur Mas, que es la perpetua contradicción para salvarse en el poder, el silencioso de unos sindicatos que saben que algo han de hacer para sobrevivir, el más silencioso aún de algunos grandes poderes económicos...
 
En medio de toda la palabrería que trata de justificar u ocultar cosas, ante tantos silencios desconcertados o culpables, ¿hay esperanza? Para creer que sí, que la gran nación que habitamos y de la que tanto, a veces, renegamos, saldrá del bache, yo me aferraría más al discurso regeneracionista del jefe del Estado que al más bien peligrosamente inmovilista del jefe del Gobierno. Me agarro más a la esperanza de que otros partidos en la oposición están, pese a todo, entendiendo el mensaje, que al 'prietas las filas' de unos sindicatos que, más allá de ocasionales trapisondas y mariscadas -uno, UGT, más que otro, CC.OO, seamos justos--, están demostrando que no entienden nada sobre la revolución emprendedora y de usos y costumbres laborales que, a la fuerza ahorcan, está estallando en la vieja piel de toro, pero también en toda Europa.
 
El Séptimo de Caballería viene a ayudar, desde fuera
 
Así, debo decir que, sin olvidar los puntos negros que afectaron y afectan al Monarca solitario, su mensaje de cambio me parece la vía correcta por la que deberíamos transitar en este peligrosísimo 2014 -sobre el que me extenderé mañana--. Y lo que Rajoy nos dejó dicho, o, mejor, no dicho, en su primera y última rueda de prensa 'en abierto' -media hora apenas-del año, me inquietó. Uno desea que a Rajoy le salgan las cosas bien, porque a todos nos va mucho en ello. Y, de hecho, reconozcamos que, gracias al séptimo de caballería, que siempre viene de fuera a echar una mano en el último minuto, las cifras macroeconómicas, sobre todo merced a exportaciones e inversiones exteriores, mejoran: Rajoy ha sido prudente y ha agotado los tiempos, su vieja táctica, que esta vez le ha salido bien. Pero ahí siguen los parados, los emigrantes a la fuerza, los ochocientoseuristas, que dan la verdadera dimensión de la economía de un país.
 
Y, en cuanto a la política pura y dura -la 'marca España', que habría de ser una ofensiva política, mucho tiene que ver también con las posibilidades de recuperación económica--, me temo que ahí reside el gran fallo. Rajoy no ha atendido al discurso, creo que esta vez valiente, del Rey solitario, doliente, quién sabe si saliente, diga él lo que diga. Tampoco ha estrechado del todo la mano tendida que, con mayor o menor sinceridad, parece que le ofrece Rubalcaba, ese Rubalcaba que tiene que preparar ya su sucesión. Ni escucha, más allá del 'a ver quién siente más vértigo', el mensaje desesperado de Artur Mas, que se ha metido en una ciénaga de la que todavía se le podría ayudar a salir, a él y a todos aquellos a los que, con su torpeza fanática, ha metido en sus aguas pantanosas. Resulta que el país necesita recetas de caballo y le sacuden parches eléctricos válidos para un trimestre. España entera está pendiente de los manejos de un preso en Soto del Real y los estamentos concernidos vuelven la cabeza, en lugar de afrontar decididamente -lo ha hecho la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y eso hay que reconocérselo-un problema que me parece que no lo sería, bien tratado, tanto.
 
Una apuesta regeneracionista desde 'Diariocritico'
 
El mundo ha cambiado mucho este año 2013. Un nuevo Papa que llega impartiendo esperanza y sonrisas, una forma corrupta de hacer política -la de Berlusconi. A quien hemos declarado en Diariocrítico 'impresentable de la década-que cae, un amo del Imperio pillado 'infraganti' escuchando a todo el mundo como un chismoso...La propia Europa se prepara para cambios decisivos en su funcionamiento interno. Y aquí, en cambio, nos negamos, parece, hasta a cambiar a algunos ministros que no funcionan. Que, con sus ocurrencias, han contribuido a crear problemas, en lugar de solucionarlos.
 
En 'Diariocritico', que acaba de cumplir diez años, nos hemos lanzado a una reflexión acerca de las cosas que habría que cambiar, comenzando por los retoques que creemos que habría que dar a la Constitución. Es una reflexión que queremos prolongar durante todo el año 2014, y en la que ya han participado gentes dispares, como Rosa Díez, el presidente asturiano Javier Fernández, el nacionalista catalán Josep Sánchez Llibre, el ex presidente del Tribunal Constitucional Alvaro Rodríguez Bereijo, el nacionalista vasco Emilio Olabarría, Cayo Lara, el ex diputado y ex senador del PP -colaborador habitual de DC-Gabriel Elorriaga, el socialista Ramón Jáuregui, el catedrático Oscar Alzaga y su ex correligionario democristiano José Ramón Pin Arboledas, la presidenta de Andalucía Susana Díaz, la magistrada Margarita Robles, los sindicalistas Méndez y Toxo, la diputada canaria Ana Oramas o los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, entre otros.
 
También, claro, hemos pedido su colaboración a este gran proceso de reflexión, que queremos culminar con una publicación en papel, a otros responsables políticos, a más intelectuales, a otros compañeros de profesión -ya han participado algunos, entre ellos la presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa, Elsa Fernández--. Irán llegando -alguno, como el presidente del Gobierno, ya ha declinado el ofrecimiento-y enriquecerán estas páginas, orgullosas de albergar tan importantes nombres, tan relevantes opiniones, que contribuyan a tan ambiciosos propósitos. Lo que nosotros, en la modesta medida de nuestras fuerzas, quisiéramos destacar es que ya no cabe seguir actuando como si nada ocurriera, o como si la máxima lampedusiana -"es preciso que algo cambie para que todo siga igual"-siguiera vigente en nuestras playas, cada día más pobladas de náufragos de esperanza. Y eso sí que no.
 
Mañana, un vistazo a lo que puede ser este 2014 que, glub, ya está ahí como quien dice.

[email protected]

LEA TAMBIÉN

-Rajoy cierra el año y España con gran triunfalismo

-División de opiniones en la prensa por el discurso de Rajoy
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com