5 de diciembre de 2020, 16:30:38
Nacional

Confirma que Rajoy le ha pedido 'discreción' para verse con él


Urkullu sobre el Rey: "En estos años no ha arbitrado ni ha moderado nada, como le pide la Constitución"

Por Manuel Ángel Menéndez

"En estos años, el Jefe del Estado no ha arbitrado ni ha moderado nada: lo hemos vivido en el País Vasco y hoy lo están viviendo otras comunidades autónomas del Estado español". Es la crítica audaz, severa, que el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, ha dirigido al Rey en un desayuno en Madrid. Urkullu, que sin embargo ha mantenido un tono moderado, dialogante, ha pedido "rigor informativo" a los medios de comunicación, no ha querido confirmar cuándo se va a entrevistar con Rajoy y ha criticado el 'inmovilismo' del Gobierno y de la izquierda abertzale para gestionar el fin del final de la banda ETA.

>> LEA ÍNTEGRO EL DISCURSO DE URKULLU PINCHANDO AQUÍ


El lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, vino a Madrid a protagonizar un desayuno en Nueva Economía Fórum con un carácter abierto al diálogo y a la conciliación, pero no por ello dejó de ser claro en sus planteamientos de autogobierno, en sus expectativas sobre la Monarquía y en sus ideas con respecto al final de la banda terrorista ETA. De paso, no rehuyó ninguna pregunta un tanto 'complicada', como si se declaraba abiertamente republicano.

A ese respecto, Urkullu utilizó la técnica 'gallega' de Rajoy: no responder directamente, pero sí decir lo suficiente como para dar a entender su posición. Y su posición no es, ni mucho menos, favorable a la monarquía: más bien es un 'yo paso' del régimen político que se sustancie en España, ya sea la República o la Monarquía, siempre y cuando desde el mismo se respete el pacto entre Euskadi y el Estado, basado "en el respecto a los derechos históricos".

Urkullu argumentó este punto haciendo referencia al Artículo 56.1 de la Constitución, que dice: "El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones...". Ahí puso una pica el lehendakari vasco: pronunció una aguda queja sobre el papel de Don Juan Carlos: "En estos años, el Jefe del Estado no ha arbitrado ni ha moderado nada, como le pide la Constitución: lo hemos vivido en el País Vasco y hoy lo están viviendo otras comunidades del Estado español", en clara referencia a la tensión secesionista que se vive en Cataluña.

En definitiva, aunque no lo ha dicho así, Urkullu da por inexistente el famoso 'pacto de Euskadi con la Corona': debe ser un pacto entre el País Vasco y el Estado español, independientemente del régimen político vigente -republicano o monárquico- y basado en los 'derechos históricos' del pueblo vasco. Así están las cosas.

Morbo y secretismo con la entrevista con Rajoy

Había cierto morbo entre la prensa por observar a los asistentes a este acto en Madrid del lehendakari vasco: fue una asistencia multitudinaria, es cierto; incluso se tuvieron que habilitar varias salas en el magnífico marco del Casino de Madrid para acoger a tan masiva concurrencia. Pero destacó por su ausencia una mínima representación del PP: sólo se pudo ver a alguna vieja gloria ya alejada del partido de Rajoy, como Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, y algún que otro más.

Por el PSOE sí estuvieron más viejas glorias 'recientes', como los ex ministros Gabilondo, Garmendia y Elena Salgado, y ex consejeros vascos, como Rodolfo Ares, pero poco más. El resto eran empresarios y prácticamente todo el aparato peneuvista, como Josu Erkoreka, Anasagasti, Olabarría, Azpiazu... en fin, el Gobierno vasco casi en pleno y la totalidad de los diputados y senadores del PNV, así como el presidente del Euskadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar.

En ese ambiente, Urkullu no quiso confirmar si se ha visto ya con Mariano Rajoy -se especuló con una encuentro este pasado martes, pero parece que no fue tal- ni cuál será la fecha de su visita a Moncloa: la entrevista tendrá que ser 'discreta' -en realidad, 'secreta'-, por petición expresa de Rajoy. Se ha sabido, por ejemplo, que en 2013 Urkullu y Rajoy se vieron tres veces: una pública y dos de forma "discreta, que no secreta", según él.

He aquí la enigmática frase con la que Urkullu despachó este tema: "Si la reunión ha sido o será, o si va a ser, habrá sido o será o irá a ser con discreción, a petición [esa discreción] de una de las partes [Rajoy]".

Gestionar el fin del final de ETA

Durante su conferencia, antes de las preguntas, Urkullu desarrolló motu propio la gestión del fin del final de ETA y criticó a "los sectores que actúan como si nada hubiera cambiado" tras el cese definitivo de la violencia y rechazando la "discusión ruidosa sobre la política penitenciaria". Dijo al respecto: "No entiendo que algunos sectores [que luego señaló como el Gobierno y la izquierda abertzale] pretendan actuar como si nada hubiera cambiado estos dos últimos años, como si todo siguiera igual. No entiendo el inmovilismo, no aporta nada".

Por el contrario, Urkullu ha propuesto que "en lugar de discutir ruidosamente sobre política penitenciaria o sobre las instituciones memoriales, es más razonable y eficaz sentarse a dialogar y establecer el más amplio acuerdo". La idea es clara: "Estamos más cerca del final definitivo del terrorismo, el bien supremo en Euskadi es la paz. Sé muy bien quién es el acreedor y quién es el deudor, pero hablamos de paz y hablamos de normalización", y en este punto "la paz necesita de pasos determinantes".

Finalmente, a lo largo del discurso, y luego también en el turno de preguntas, reivindicó su deseo de avanzar en el autogobierno vasco, ya que "la cuestión vasca existe y no se puede negar". "El primer paso es reconocer esta realidad con honestidad", dijo, instando al "reconocimiento de Euskadi como "realidad nacional" y propiciar a través del Parlamento vasco de un acuerdo que propicie un "nuevo marco jurídico político compartido".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com