18 de septiembre de 2019, 23:41:10
Opinión


ETA, más de lo mismo, pero mirando la 'vía catalana'

Por Manuel Ángel Menéndez


ETA ha hablado, y lo ha hecho a través de un comunicado para decir tres cosas que se resumen en una sola: que hay que romper el inmovilismo del Gobierno de Rajoy creando una mesa de negociación netamente vasca, en la que la banda estaría presente para hablar de las cosas que la atañen directamente; es decir, su disolución y una salida para sus presos. En otras palabras, que dado que España no va a crear de ninguna manera una negociación como la que intentó Zapatero en 2006 y 2007, esa negociación deberán hacerla exclusivamente todas las fuerzas políticas de Euskadi... y mirando a la 'vía catalana'.

El comunicado de ETA difundido este sábado a través del diario Gara dice, en realidad, tres cosas. Primera, que la organización terrorista va a intentar romper en un futuro inmediato el inmovilismo del Gobierno de Rajoy con "aportaciones significativas" para "alimentar" el proceso de paz. Es decir, que, según el análisis que hacen medios conectados con la lucha antiterrorista, la banda está anunciando que en breves fechas -antes de seis meses, según anticipó el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu-, ETA podría hacer una entrega simbólica de armas. Estos medios creen que ETA ya 'ha preparado' el escenario para la localización de determinado armamento, y que sólo falta la puesta en escena de la 'entrega'.

Segundo punto -o 'compromiso', en la terminología de la banda-: dado que Rajoy, por temor a la contestación interna en el PP y en las asociaciones de víctimas, no mueve ficha, la banda se 'compromete' a ponerse en contacto con la Comisión para Impulsar el Proceso de Paz que surgió del Foro Social del pasado mes de diciembre. Ante el inmovilismo de los gobiernos de España y Francia -ETA sigue insistiendo inútilmente en una 'negociación a tres bandas'-, se trata de apostar por una vía netamente vasca para aportar soluciones al 'conflicto' y obligar al Gobierno a moverse debido a la presión del conjunto de la sociedad vasca.

Y tercero, en cualquiera de los casos, ETA quiere "tomar parte en las conversaciones y negociaciones que se puedan utilizar con el objetivo de lograr la resolución y la paz". Es decir, que propone la creación de una mesa negociadora en la que estuviera la propia ETA, como ya estuvo en 2006-2007 con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, mesa que fue 'dinamitada' junto a la T-4 de Barajas por la actitud intransigente de 'Thierry', 'Txeroki' y otros elementos extremos de la banda, actualmente en prisión.

Ahora bien, en este punto ETA quiere hablar de cuestiones muy internas: cambiar la paz definitiva y la posible disolución final de la banda por una salida negociada de sus presos y de los terroristas que aún están en el 'exilio' y con causas pendientes con la justicia española o francesa. Así se deja caer en el comunicado reproducido por Gara: ETA estaría en la mesa negociadora "para ofrecer nuestro punto de vista y para introducir en la agenda de diálogos las cuestiones que afectan directamente a nuestra organización, que están entre los ingredientes para una resolución integral".

Para el Gobierno español, este comunicado no aporta nada nuevo y produce, sin embargo, un efecto de rechazo y marcha atrás en el propio Ejecutivo del PP. Ahora bien, existe el temor a un punto que está inherente en el comunicado de los terroristas: la apuesta que ETA y la izquierda abertzale parecen hacer por lo que se conoce ya como la 'vía catalana' a la secesión. Medios próximos a la lucha antiterrorista creen que ETA está planteando que Euskadi se sume a un modelo similar al de Artur Mas y Oriol Junqueras, abriendo una nueva vía de confrontación política y pacífica contra el 'Gobierno de Madrid'. Y lo creen así porque, al igual que le pasó a Mas con la imprsionante manifiestación de la Diada de hace dos años, ETA ha hecho una lectura similar con la gran manifestación de Bilbao del 11 de enero, que reunió a al menos 135.000 personas, más de los que sumarían en Vizcaya las bases sociales de los agentes convocantes.

 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com