20 de julio de 2019, 1:07:28
Nacional

Navarra se enfrenta a su mayor crisis institucional en décadas


Las claves del 'caso Barcina': las razones para un adelanto electoral al 25 de mayo en Navarra

Por M. Á. M. Diariocrítico

Con toda probabilidad, Navarra celebrará elecciones el 25 de mayo, junto a los comicios al Parlamento de Estrasburgo. Es la única salida que 'lógicamente' queda después de que los socialistas hayan roto la baraja en el Gobierno foral ante las graves acusaciones de corrupción institucional que se han formulado en los últimos días. UPN afirma que al PSN sólo le guía un ánimo de coger el poder apoyándose en Bildu. Pero los socialistas se defienden y contraatacan mostrando cuáles son las claves del 'caso Barcina', un caso que no terminará ni con un más que posible adelanto electoral.


Las razones de todo es que el gobierno de Yolanda Barcina está acusado de haber usado la hacienda pública en beneficio propio, en un caso de supuesta corrupción de enorme gravedad. Ante este caso, el Parlamento navarro aprobó el jueves por unanimidad la creación de una Comisión de Investigación, cuya petición la había realizado el Partido Socialista de Navarra (PSN), y a la que se sumaron todos los demás, incluidos el PP, Bildu y la propia UPN.

Pero, ¿cuáles han sido los motivos del escándalo? Resulta que el Gobierno de Navarra ha sido acusado, en el propio Parlamento, de haber utilizado información de la Hacienda Foral de Navarra para hacer "favores fiscales a determinados contribuyentes", que a su vez eran ex clientes de la Consejera de Economía del gobierno navarro, Lourdes Goicoechea.

Pero tan grave acusación no provenía de un anónimo, como ocurrió años atrás respecto al ex diputado de UPN y luego del PP Santiago Cervera, sino que fue realizada por la que hasta hace unas semanas era la directora gerente de la Hacienda Foral de Navarra, Idoia Nieves, quien, que por los hechos denunciados, habría presentado su dimisión del cargo.

La denuncia la formuló la propia Idoia Nieves en la sede del Parlamento de Navarra, al explicar los motivos de su dimisión: recibir continúas presiones de la Consejera de Economía, Goicoechea, y de la propia presidenta de la Comunidad de Navarra, Yolanda Barcina, para "incumplir la ley y favorecer a determinadas empresas y personas".

La situación creada fue, por tanto, de extrema gravedad, lo que motivó que el PSN de Roberto Jiménez anunciara inmediatamente la petición de una Comisión de investigación en el Parlamento navarro para comprobar esas acusaciones, pero con el objetivo final de que, si se confirmaban las mismas, la situación del Gobierno y de la presidenta Barcina sería insostenible y debería dimitir y convocar elecciones.

Ahora bien, los socialistas también avanzaron que, si se acreditaba la veracidad de las acusaciones y Barcina se negara a dimitir, el PSN, como principal partido de la oposición, tomaría las iniciativas necesarias, para evitar la permanencia de "un gobierno corrupto en Navarra". Es decir, que presentaría una moción de censura y el propio Jiménez se ofrecería para gobernar el tiempo suficiente para convocar elecciones anticipadas.

Ante el cariz de los acontecimientos, Barcina se defendió asegurando que el PSN sólo seguía las directrices de Bildu, de cuyos votos necesitaba para sacar adelante la moción de censura. Luego, Barcina aceptó la Comisión de investigación, que salió adelante el jueves con los votos favorables de todos los grupos del Parlamento de Navarra, incluidos Bildu, el PP y la propia UPN. Pero como la situación era inaceptable, nadie dudaba entonces que Barcina estaba abocada a convocar elecciones el 25 de mayo, conjuntamente con las europeas.

Las acusaciones contra el gobierno foral

Por su parte, la ex directora gerente de la Hacienda Foral navarra, Idoia Nieves, decía tener soporte documental que acreditaba todas las acusaciones que había formulado, las cuales eran muy graves:

- "Continuas injerencias" de la consejera de economía, Lourdes Goicoechea, de la presidenta Barcina, que reclamaron, "para su propio beneficio", datos de contribuyentes considerados confidenciales por ley.

- Acusaciones contra Goicoechea, que habría pedido el Plan de Inspección para conocer si alguno de los ex clientes que había tenido en su despacho de asesoría fiscal iban a ser inspeccionados.

- Dijo que la Consejera habría intentado detener una inspección ya prevista a una determinada empresa agroalimentaria, antigua cliente de la asesoría de la Consejera.

- Acusación de interferir en una regularización prevista con la Universidad de Navarra (Opus Dei) con los argumentos de que le parecía "tremendo" y que era un contribuyente muy importante para la Comunidad foral.

- Acusación contra la Consejera y la presidenta Barcina de pedir a Hacienda datos relativos a las retribuciones de consejeros de Caja Navarra y relativos a empresas que hubieran facturado más de 3.000 euros con esta entidad bancaria. Este aspecto es muy importante, porque Barcina cobró unas dietas de forma irregular en esta caja, que luego devolvió, con gran escándalo en la prensa regional y nacional.

Los socialistas se defienden

Esas acusaciones fueron calificadas, claro está, de burdas mentiras tanto por la consejera Goicoechea como por la presidenta Barcina, pero el PSOE encontró un filón contra el gobierno regional. Tanto, que ahora han surgido argumentos sobre la mala gestión pública del Gobierno de Barcina, que se resumen así, de forma prácticamente delictiva, basándose en las denuncias de Idoia Nieves:

- La ex directora gerente acusó también al Gobierno de UPN de retrasar la devolución del IVA a las empresas, más allá del plazo legal establecido. Dijo que Hacienda Foral avisó de las consecuencias devastadoras que ello tendría para las empresas navarras, para el empleo, y para la maltrecha economía navarra. Además, se advirtió de las rémoras que esta decisión supondría para los ingresos de los próximos ejercicios económicos, que efectivamente han caído en picado en 2013 y 2014.

A pesar de estas advertencias, la presidenta Barcina habría decidido retrasar el pago del IVA más allá del plazo legalmente establecido, según Idoia Nieves, sobre quien recayó la reacción del gobierno regional acusándola de falsedad y anunciando acciones legales.

Pero lo cierto es que la de la ex directora de Hacienda no fue la primera dimisión en Navarra: antes de ella se produjeron diversas dimisiones que van desde Consejeros del Gobierno a altos cargos de libre designación en Hacienda y  distintas jefaturas de responsabilidad en el ámbito sanitario.

El fantasma del abertzalismo

Pero aún con este gravísimo debate abierto, el PSN se enfrenta con un problema casi irresoluble: no puede ir de la mano de Bildu, es decir, de los abertzales de izquierda, porque generaría una reacción a nivel regional y nacional absolutamente indeseada. Es lo mismo que ocurrió en el año 2007, y que Diariocrítico contó en su edición del jueves con todo lujo de detalles.

Pero a ello, el PSN se defiende y acusa a Barcina y a UPN de que, "a falta de poder dar explicaciones convincentes que no tiene", han decidido tratar de uncir al Partido Socialista con Bildu, merced al forzado argumento de que sería necesario el voto de Bildu para forzar la caída del Gobierno de Barcina.

Pero en el PSOE federal tiene muy claro que a esa situación (de dependencia de Bildu) no debería llegarse nunca, porque el PSOE "no va a ir con Bildu ni a la vuelta de la esquina". Así lo ha dicho Elena Valenciano y así lo ha dicho también el Partido Socialista de Navarra: "El PSN no va de la mano con Bildu, ni en este, ni en ningún otro asunto".

LEAN TAMBIÉN:

>> El eterno lío de Navarra: el polvorín que los peneuvistas y los abertzales han querido siempre que estalle

 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com