5 de abril de 2020, 9:23:56
Crónica rosa


¿Por qué todas las famosas que son madres son tan "ideales"?


Guapas, ricas, famosas, siempre sonrientes, sin celulitis, siempre bien peinadas, con la manicura y la pedicura siempre hecha, sin estrés, sin arrugas, sin kilos de más aunque acaben de parir. Pero, ¿esto qué es? Salen cada miércoles para envidia del resto de las mortales. Y siempre están encantadas de la vida, sus niños duermen genial y son súper felices. 


¿Es usted mujer y ha estado alguna vez embarazada? O mejor aún, ¿ha esperado alguna vez mellizos? Vale, si me quedo con esa pregunta elimino de la encuesta a la mayoría de las mujeres. Empecemos de nuevo. ¿Se acuerda cuándo le quedaban unos días para parir? Venga, imagíneselo. Con acidez de estómago, piernas hinchadas, dolor pélvico, contracciones, cansancio, ganas de ir a hacer pipi cada cinco minutos. El estado ideal, ¿a qué sí? Y seguramente se hizo unas fotos ideales paseando por la playa con los zapatos en la mano. ¿No? Claro, es que usted, ni servidora, somos Elsa Pataky.
Lo de Pataky es posar. De hecho, posar de espalda girando la cadera levemente y la cara para mostrar bien el derrière ya tiene el nombre de hacer un pataky. Elsa es ideal. Bien pensado ha conseguido ser ideal con el paso del tiempo. Antes era una chica normal, delgada, bajita y con cara de pan. Y además se liaba con bobos a las tres. Ahora es una mujer mucho más linda, más segura de sí misma y la maternidad, me temo, le ha hecho subir cientos de peldaños en su vida. Además, tiene a un hombre de los buenos a su lado. Y, por si no fuera esto suficiente, vive sin preocuparse cómo llegará a fin de mes y encantada de la vida en Malibú o donde se tercie. ¿Entienden ahora por qué ella sí puede posar a punto de parir caminando por la playa e ideal de la muerte? Pues porque ella no es como usted ni como yo, ella es una...uffff, no me dejan ponerlo pero que sepan que le tengo una envidia muy cochina.
Dejemos a Elsa que dé a luz en paz a los dos bebés (seguro que una semana estará con vaqueros ajustados la muy puñetera) y vayamos a otra recién parida: la nieta de la reina Isabel II, Zara Philips. Acaba de ser mami por primera vez. Dice la revista Hola que revelan por qué su preciosa hija, Mía, es lo mejor que les ha ocurrido nunca. Bueno, para empezar porque gracias a ese reportaje parece que se han embolsado 180 mil euros. Claro, así yo también poso megaencantada de la vida. Las declaraciones son las típicas de las madres primerizas famosas: que la niña es muy buena (yo nunca he entendido esto quizás porque no se sabido jamás de un bebé que atraque bancos), que duerme muy bien y que es muy pacífica y tranquila. Entre lo boba que se pone una nada más parir y lo que edulcora la revista las palabras que los famosos siempre dicen, la serie de famosas hablan después de parir es para hacer un monólogo del club de la comedia.
Otra que ha dado a luz es la princesa Magadalena de Suecia. La rubia sueca ya es mamá, por fin, y ha parido en Nueva York.  No sabemos si posará para alguna revista aunque me temo que no. La que sí que no tiene ninguna pinta de posar es Carlota de Mónaco. Los Mónaco son guapos, ricos, famosos y pasan de todo. Porque ellos lo valen y esta vez sí es de verdad. A veces me pregunto por qué yo no he nacido princesa de Mónaco. Me da una rabia tremenda. Con lo que me gusta a mí ir en yate por la Costa Azul, de compras por París para luego ir a descansar a las nevadas montañas suizas...para luego irme a un desfile a NY y luego descansar del desfile en Bahamas...porque esa es la vida de los Mónaco. ¿No les parece demasiado cruel nacer fuera de esta familia? A mí, sí. Lo dicho, que Carlota (aunque es infinitamente más chic decirlo en francés, Charlotte) pasea con su bebé en la estación austríaca de Zürs. ¿Lo ven? Todo el día descansando. ¡Qué vidorra!
Otra madraza (según Lecturas) forrada y todo el día de cachondeo: Marta Ortega, la hija pequeña del dueño de Zara y que es, a su vez, una de las grandes herederas a nivel mundial. Hala, pues caballo por aquí, caballo por allá, todo el santo día de viaje y a vivir la vida loca.
Ahhhhh y ¿quieren saber de otra madre perfecta? Ahí la tienen, Amaia Salamanca, que le quedan apenas unas semanitas para dar a luz (tres o cuatro) y parece ella que está embarazada de un pequeño guisante. Y ahí la ven ustedes, de visita en un museo, con taconazo, luciendo la poca tripa que tiene y ¡cintura! ¿Pero cómo se puede tener cintura estando embarazada de ocho meses? No lo entiendo, es que no lo entiendo.
Y ahora vayamos con parejitas nuevas. Blanca Suárez y Miguel Ángel Silvestre, decíamos la semana pasada, rompieron la relación de discusión tras discusión que tenían. Y ella ahora está con Dani Martín. Siempre me han dado mucha envidia las mujeres que pueden recuperarse de una ruptura sentimental empezando con otro. La verdad es que así parece que se superan mejor los llantos y las ausencias. ¿Será así o no? Quién sabe.
En fin, que los famosos son felices y nosotros que nos alegramos. Porque nos alegramos, ¿verdad que sí? ¡Qué asco! Si es que lo tienen todo.

Firmado: La Jefa de las Marujas
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com