5 de diciembre de 2021, 12:55:47
Nacional


Rouco se despide con polémica en su homilía del 11-M: señala a los "oscuros objetivos de poder" que lo promovieron

Por Diariocrítico/Agencias

Los Reyes, la Princesa, la infanta Elena y las autoridades del Estado se han unido a las familias de las víctimas del 11M en un funeral en el que el cardenal Rouco Varela ha homenajeado a quienes murieron porque hubo personas "dispuestas a matar inocentes a fin de conseguir oscuros objetivos de poder".


En su homilía ante los casi 900 asistentes a esta ceremonia fúnebre en la catedral de La Almudena, el cardenal arzobispo de Madrid ha reflexionado asimismo sobre el fin del terrorismo y ha advertido de que "hay que estar abierto al perdón siempre, aunque sólo se pueda hacer efectivo cuando se muestra arrepentimiento sincero por los crímenes cometidos y se reparan los daños causados".

"No sabemos exactamente cuáles fueron los propósitos e intenciones últimos de los que pensaron, programaron y ejecutaron los atentados de Atocha", ha afirmado, antes de rememorar la reacción "heroica" de los españoles aquel 11 de marzo de 2004 y los días siguientes, con la idea de que "el terrorismo podía ser vencido".

Tras animar a un "examen de conciencia" sobre el comportamiento mostrado con los familiares de las víctimas, Rouco Varela ha subrayado que murieron porque individuos y grupos "sin escrúpulo alguno" subordinaron el valor de la vida humana a "la obtención de sus intereses económicos, sociales y políticos; ¡siempre tan mezquinos!".

"Murieron, sufrieron y sufrimos porque hubo alguien, hubo personas, que con una premeditación escalofriante estaban dispuestas a matar inocentes, a fin de conseguir oscuros objetivos de poder", ha recalcado el arzobispo, y ha alertado contra aquellos a quienes no les importa hacer del terrorismo "un medio para fines de la naturaleza que sean".

"Sin un previo arrepentimiento, profundo y radical, no podrán nunca -¡no serán capaces de serlo!- instrumentos o autores de caminos de verdadera justicia y de paz", ha concluido esta reflexión.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de su esposa, encabezaba la representación del Ejecutivo en esta misa solemne de homenaje y recuerdo a las víctimas del mayor atentado terrorista de la Historia de España, de la que formaba parte la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, e Interior, Jorge Fernández Díaz.

Dentro del ámbito político, han acudido los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero, y la secretaria general del PP y presidenta castellano-manchega, Dolores de Cospedal, así como el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y portavoces de distintos grupos parlamentarios.

En la nave lateral dispuesta para las autoridades también se han situado el presidente regional madrileño, Ignacio González, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella, que ha acudido a la catedral sin su esposo, el expresidente del Gobierno José María Aznar.

Ante las especulaciones sobre la ausencia de Aznar y de su sucesor en la Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero, los promotores de la iniciativa de unir a todos los colectivos de víctimas en esta misa solemne -en ningún caso un funeral de Estado- han precisado que la idea era poder contar con los actuales representantes de las distintas instituciones, como así ha ocurrido.

Los presidentes del Tribunal Supremo y CGPJ, Carlos Lesmes, y del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, han representado al poder judicial en esta misa, a la que han asistido alcaldes de otros municipios afectados por el 11M y responsables de servicios de emergencias y seguridad que atendieron a heridos y familiares.

Más de 40 obispos han concelebrado junto a Rouco esta ceremonia fúnebre -el homenaje coincide con la reunión en Madrid del plenario de la Conferencia Episcopal- y también han querido acudir representantes de otras confesiones religiosas que profesaban algunas de las víctimas.

Este carácter ecuménico ha sido visible por la asistencia del presidente de la Comisión Islámica, Riay Tatary; el archimandrita Demetrio, de la Iglesia Ortodoxa Griega; monseñor Timotei, de la Iglesia Ortodoxa Romana; el obispo episcopaliano Carlos López Lozano, el párroco ortodoxo ruso Andrey Kórdochkin, el ortodoxo rumano Teófilo Molduan y el representante budista Enrique Caputo.

Los embajadores de Francia y de una quincena de países con compatriotas entre las víctimas mortales el 11M han acompañado a los afectados por el ataque terrorista en el funeral, que ha reunido por primera vez desde hace siete años a las responsables de las distintas asociaciones de víctimas en un homenaje coordinado por la Federación de Víctimas del Terrorismo (FVT).

Rajoy ha conversado con las presidentas de la FVT y las otras tres asociaciones de víctimas a la entrada de la Almudena, donde han recibido poco después cariñosos saludos de los Reyes, la Princesa de Asturias -don Felipe se encuentra en Chile en una visita oficial- y doña Elena, que han seguido el funeral desde sitiales de honor.


Lea también sobre el 11-M:

Del Burgo, en Diariocrítico: 'Lo sorprendente es que el 11-M no se evitase porque todos eran confidentes'
Así inició el PP en 2004 la 'conspiranoia': su teoría de la conspiración universal contra AznarCondenados del 11-M: ¿qué fue de ellos?
Rajoy destaca la unidad de "todos" | El Gobierno aparta viejos fantasmas: "ETA no fue la causante del 11-M"
Manjón critica el homenaje católico y denuncia el 60% de víctimas en paro | Crespón negro de Google
Aurora volvió a nacer: "Lo peor ha sido la soledad, porque nadie entiende lo que te pasa"

Transición en la Conferencia Episcopal:

- Blázquez, favorito para dirigir a los obispos españoles en la nueva era del Papa Francisco
- Adiós, Rouco, adiós, por Fernando Jáuregui
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com