27 de noviembre de 2021, 6:08:12
Nacional


España redujo un 25% el consumo de petróleo y, aún así, la dependencia energética del exterior se sitúa en el 86%

> Empeora la sostenibilidad del sistema energético español

Por Diariocrítico/Agencias

El consumo de productos petrolíferos sumó en 54,6 millones de toneladas en 2013, con lo que acumula un descenso del 25% en diez años y se sitúa en niveles similares a los de 1996, indica la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) en una nota informativa. Sin embargo, la dependencia energética del exterior sigue siendo muy elevada. En 2012 alcanzó el 86%, según el Informe 2013 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad, elaborado por Cátedra BP.


Descenso en una década

Los niveles actuales de demanda son además un 27% inferiores al máximo alcanzado en 2007. El consumo de productos petrolíferos en España había mantenido un incremento continuado hasta ese año, cuando alcanzó los 75 millones de toneladas.

Sin embargo, la crisis iniciada en 2008, que se vio agravada en los últimos años por los problemas de la deuda soberana y por las medidas de restricción presupuestaria, afectó al consumo de productos petrolíferos, que ha experimentado desde entonces descensos continuados, señala Cores.

El análisis realizado por la corporación muestra además que el descenso en la demanda de estos productos fue en 2013 el mayor desde el inicio de la crisis, del 8,9%, frente al 6,7% de 2012, el 4,2% de 2011 y el 2% de 2010.

Dependencia del exterior

En concreto, España emitió el pasado año 258 millones de toneladas de CO2  y generó un valor añadido de 32.200 millones de euros, que se reduce por el aumento del gasto en energía primaria y por el aumento de los costes externos del sector.

Por ello, la entidad ha concluido que la sostenibilidad del sistema energético español ha empeorado y ha subrayado que "desgraciadamente" no existe ningún indicador de sostenibilidad en el sistema energético español que muestre una evolución favorable.

El estudio destaca además que los precios finales de la energía en España aumentaron un 10% para los consumidores domésticos y un 7% para los consumidores industriales.

Por otro lado, señala que el transporte sigue siendo el sector que más energía consume, con un 24%, y el que más emisiones de CO2 causa, otro 24%, por lo que es prioritario en cuanto al diseño de políticas sostenibles.

Finalmente, Cátedra BP asegura que el modelo energético español "continúa presentando importantes desafíos" y que "sigue sin contar con una política energía estable". En este sentido, ha apuntado que es clave "contar con un marco regulatorio estable que otorgue la prioridad requerida a las políticas de ahorro y eficiencia energética y a la reducción de costes de las energías renovables, que regule las emisiones difusas de CO2, y sobre todo, que aporte una visión de largo plazo que permita formular políticas estables y sostenibles".



Lea también:



- Siete millones de españoles tienen dificultades para pagar el recibo de la luz
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com