8 de agosto de 2020, 10:07:36
Nacional


Elecciones europeas 2014 en Castilla y León, estadísticas y expectativas



2.160.312 personas están llamadas a las urnas en Castilla y León el próximo día 25 de mayo, en la convocatoria de elecciones al Parlamento Europeo.

De ellas, 134.473 son castellano-leoneses residentes en el extranjero y por el contrario 7.601 son nacionales de otros países de la Unión Europea que por residir en Castilla y León tienen derecho a voto en esta comunidad y han manifestado su voluntad de hacerlo así.

Su distribución por provincias responde al siguiente esquema:


PROVINCIAS ELECTORES MESAS
AVILA 141.075 342
BURGOS 303.070 642
LEÓN 446.263 680
PALENCIA 146.058 311
SALAMANCA 311.277 591
SEGOVIA 122.807 299
SORIA 77.973 234
VALLADOLID 435.494 670
ZAMORA 176.295 365
TOTAL 2.160.312 4.134


En cuanto a los elegibles, entre los candidatos de los principales partidos la representación de castellano-leoneses se encuentran 5 en las listas de UPyD, 4 en las del PP, 2 en las del PSOE y una única representación en las listas de IU.

En el caso de UPyD además lo hace nada menos que encabezando el cartel el leonés Francisco Sosa Wagner, catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de León es el número 1 de la lista magenta, por lo que cuenta con posibilidades reales de obtener un escaño en el Parlamento Europeo tratándose de unas elecciones de circunscripción única en todo el estado español.

El resto de representantes de la comunidad en las listas de UPyD son Césareo Hernández Iglesias, de la agrupación de Valladolid, ciudad en la que ejerce como catedrático de Organización de Empresas, que ocupa el puesto 13 en la lista; Isabel Romero Arévalo, veterinaria, abogada y antropóloga social y cultural, que pertenece a la agrupación de Ávila y que ocupa el puesto 32 en la lista; Ana Carlota Amigo Piquero, licenciada en Relaciones Laborales y Recursos Humanos, diplomada en Graduado Social y master de Prevención de Riesgos Laborales, pertenece a la agrupación de León y ocupa el puesto 46; y Águeda Arranz Fernández, funcionaria de la Diputación de Salamanca y perteneciente a la agrupación charra del partido, ocupando en la lista el puesto número 47.

Por parte del Partido Popular figura en puesto de salida Agustín Díaz de Mera. El que fuera director general de la Policía, manchego de nacimiento (Daimiel, Ciudad Real) pero abulense políticamente hablando, ha sido senador durante tres legislatura por la ciudad de la muralla y actualmente es diputado europeo, puesto que conservará con toda seguridad al figurar en el número 16 de la lista de los populares.

A Díaz de Mera le acompañan en la lista del PP el atleta paralímpico bejarano (11 medallas en su palmarés) Enrique Sánchez-Guijo Acevedo, que figura en el puesto 40; Marino Arranz Boal, de Valladolid, presidente del Consejo Escolar de Castilla y León, en el puesto 45; e Isabel Fernández Pérez, vicesecretaria del partido en León, que ocupa el puesto 52 en dicha lista.
Por el PSOE Iratxe García Pérez, baracaldesa pero residente en Valladolid desde niña, ocupa un puesto de privilegio, el número 5 de la lista de este partido, lo que le asegura repetir (ya es eurodiputada).

La otra representante de Castilla y León en la nómina del PSOE es Naxally Lozano Hernández, salmantina, licenciada en relaciones internacionales y master en estudios de la Unión Europea, que ocupa el puesto número 43 en la candidatura.

Una única representante de esta comunidad integra la lista de Izquierda Unida. Se trata de la abulense Carmen Duce (pero residente en Valladolid), ingeniera industrial, que figura en el puesto 32 de la lista de la agrupación de izquierdas.

Respecto a las expectativas, los castellano-leoneses observan estas elecciones con la frialdad y cierta lejanía que propicia el destino de las mismas, el Parlamento Europeo, aunque quizás algo menos que en otras ocasiones. Si bien es cierto que el ya clásico euroescepticismo (según alguna encuesta el porcentaje de españoles que recela de la pertenencia a la Unión Europea rondaría el 50%) y el, en los últimos tiempos, creciente desprestigio de la clase política pueden alejar a los votantes de las urnas, la constatación de que las grandes directrices sobre políticas de recortes sociales se gestan en los organismos europeos y la importancia de la política agraria común para una comunidad eminentemente agrícola como Castilla y León pueden modular el tradicional alto grado de abstención en los comicios europeos.

Con todo, la tendencia política en Castilla y León no es probable que varíe. El PP dispone de una hegemonía tan amplia que no es razonablemente puesto en duda que así seguirá siendo. Y las encuestas así lo corroboran. Por tanto el PP mantendrá su tradicional supremacía sobre su principal perseguidor, el PSOE, entre los votantes de Castilla y León.

Además en esta comunidad no se han producido grandes casos de corrupción política, origen del desprestigio de algunos políticos en otros lares, por lo que el desgaste de los gobernantes en este sentido no existe.

Por todo ello en Castilla y León se da por segura una nueva victoria del PP, y quizás la única expectativa esté en ver el ascenso anunciado que experimenten UPyD y sobre todo IU, esta última previsiblemente en detrimento del PSOE, y que entre ambas hagan que el bipartidismo sea algo menos acusado.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com