25 de enero de 2022, 21:28:56
Nacional


La reforma educativa, toda una declaración de intenciones de "modelo económico y de país"

> La Secretaria de Estado plantea nuevos 'copagos' y cambiar becas por préstamos

Por Marina Ramírez

La Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, ha hecho toda una declaración de intenciones sobre el modelo educativo y social que pretende implantar en España. La liberalización ha sido el eje de todos sus planteamientos con los ojos puestos en el modelo británico. Gomendio ha abierto el debate sobre nuevos 'copagos' en la educación no obligatoria, la financiación de los estudios universitarios vía préstamos y la autonomía total de los centros a la hora de establecer su oferta educativa.

- Siga toda la información educativa en Twitter a través de @DCEduca


En un acto de Fórum Europa presentado por el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, César Nombela, la secretaria de Estado de Educación, Monsterrat Gomendio, ha sido tajante:  "Según el modelo educativo por el que apostemos, lograremos aspirar a un modelo de país". A las críticas sobre la falta de oportunidad a la hora de reformar la ley educativa en momentos de flaqueza económica, Gomendio ha defendido que es justo ahora cuando deben acometerse estos cambios que permitan "sentar  las bases que definan qué tipo de país queremos que salga de la crisis". Es todo un cambio de "modelo de economía y de país". Un modelo basado en la autonomía de los centros, la flexibilidad de los itinerarios, la vinculación de la empresa en la universidad... la liberalización educativa total.

Gomendio ensalzó el modelo británico del que destacó que fue un ministro socialista de Tony Blair el que llevó a cabo planteamientos mucho "más radicales" que los recogidos en la LOMCE. Se refería al sistema de academies, unos centros de enseñanza secundaria de gestión privada y autonomía pedagógica total que no dependen de las autoridades locales sino directamente del control gobierno (reciben ayuda económica pública) y que cuentan con sus propios patrocinadores. En Reino Unido son ya cerca del 50% de los centros.

Esta aspiración de independencia en la gestión educativa es la que, en menor medida, trata de implantar la LOMCE. Gomendio se refirió, por ejemplo, al caso de la asignatura de Religión. A partir de ahora dependerá de los centros educativos determinar el número de horas de su carga lectiva. El Estado sólo delimita que el 50% esté dedicado a las asignaturas troncales, salvo en Ceuta y Melilla donde tiene competencia el gobierno central y ha establecido un mínimo de 45 min para dicha asignatura.  El resto dependerá de los centros educativos.

Sin embargo, la propia Gomendio admite otros resultados más problemáticos de la liberalización académica. En España hay 82 universidades (en los últimos años se ha ido creando una anualmente) con un crecimiento exponencial de grados y másteres; hay ya más de 5.000 títulos diferentes gracias a la adaptación al Plan Bolonia. La propia Gomendio confesó que se debería llevar a cabo una "racionalización". Sin embargo, pone el foco de los problemas a resolver en la poca empleabilidad de las ramas más demandadas por los alumnos. Del millón y medio de estudiantes que llegan a la universidad, menos del 6% escoge una rama científico-técnica, cuando sólo el 50% de los egresados en ramas sociales obtiene un empleo un año después de acabar sus estudios, siendo manual en un 25% de los casos.

En este sentido, Gomendio destaca el éxito de la FP-Dual para traspasar el modelo a la universidad. "Hay que estrechar más los vínculos con la empresa", insiste la secretaria de Estado.

Financiación de la Educación

Gomendio también abrió la puerta al 'copago' de las enseñanzas no obligatorias, al ser preguntada por esta cuestión. Si bien ha señalado que de momento sólo se ha planteado en la universidad  con la subida de las tasas (dos autonomías, Cataluña y Madrid, han optado por llegar al máximo del 25% a pagar por los estudiantes), plantea también el debate de seguir modelos de préstamo como sucede en otros países de la OCDE. De nuevo se refirió al sistema británico donde los alumnos no empiezan a devolver sus préstamos universitarios -en plazos y sin intereses- hasta que empiezan a cobrar un sueldo de 21.000 libras al año. "Debemos empezar a tener ese debate", dijo Gomendio. La secretaria de Estado planteó la financiación universitaria como una "beca" del 75% para todos los alumnos independientemente de la renta.

De hecho, Gomendio volvió a justificar el aumento de la exigencia académica para los alumnos que quieren optar a una beca. "Si el modelo no incentiva el esfuerzo, los alumnos no se esfuerzan", sostuvo la secretaria de Estado que destacó que ya se están notando mejoras en el rendimiento de los estudiantes y recalcando lo caro que sale mantener una plaza universitaria cuando uno de cada tres universitarios pierde la beca en primer curso y un 19% abandona sin pasar a segundo.

Lea también:


- "Acciones preferentes universitarias", un escándalo que podría dejar a miles de universitarios sin poder ejercer
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.diariocritico.com