20 de octubre de 2019, 3:04:17
Emprendedores 2020

'Emprendedores2020'


Santiago Hernández, de EcoCrowdfunding.es, nos da 10 consejos para elegir con acierto un socio

Por MUA/Emprendedores2020

Santiago Hernández Socorro (1980, Vega de San Mateo, Gran Canaria) es Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada. Trabaja en el sector del Medio Ambiente desde el año 2004, tanto como freelance como para pymes y administración pública. En 2012 crea su empresa Tu EcoHuella SLU con la que ofrece servicios de consultoría en gestión ambiental, de la calidad y de cálculo de Huella de carbono. También es consultor en crowdfunding, para lo que crea EcoCrowdfunding.es, primera agencia de crowdfunding especializada en el sector ambiental. Es co-organizador de Green Drinks Gran Canaria y desarrolla su actividad profesional entre Gran Canaria y Sevillla.


 1.-¿Necesitas un socio?
Un socio no es un amigo, ni alguien que sólo pone dinero en tu empresa, ni si quiera es un compañero de trabajo. Un socio es alguien que aporta algo sustancial a la empresa, de forma que lo primero que debes preguntarte es si realmente necesitas un socio.
Muchos proyectos de empresa no necesitan tener socios para desarrollarse en las primeras fases de su ciclo de vida (mi empresa es un ejemplo y muchas de mi sector también lo son) ya sea porque no necesitan un equipo importante para nacer, o simplemente porque no requieren de mucho dinero para crearse.
Si en algún momento decides contar con socios, ten en cuenta que se establece una relación contractual muy fuerte de forma que si todos los socios nos reman para el mismo lado, la barca no avanza sino que incluso se puede hundir.
 
2.- Compromiso
Si finalmente decides contar con socios, además de buscar a ese alguien que aporte algo absolutamente esencial para tu empresa, otro de los factores importantes a buscar puede ser el Compromiso con el proyecto empresarial. Emprender es tremendamente duro, así que si tu socio no tiene tu mismo compromiso e implicación, posiblemente no aguante tanto como tú. Por ejemplo, si tu socio no tiene ese mismo grado de implicación, no cree tanto en el proyecto de empresa como tú y además le ofrecen un buen puesto de trabajo pasado un tiempo, es totalmente razonable que abandone tu empresa para coger ese trabajo. Esto no sería tan grave salvo que aún no trabajando contigo sí seguirá siendo socio tuyo, salvo que hayan establecido lo contrario en las escrituras de constitución de la empresa.
 
3.- Riesgo
Un buen indicador del compromiso que adquiere cada socio es el riesgo que asume en relación a sus circunstancias personales: Si deja un buen trabajo para embarcarse en tu proyecto, está asumiendo más riesgos y posiblemente se comprometa bastante.
Lo mismo pasa con la aportación dineraria que pueda hacer cada socio: No es lo mismo quien aporta el equivalente a sus ahorros de unos meses (o el equivalente a sus gastos en ocio), a quien aporta buena parte de sus ahorros en el banco.
Eso sí, una cosa es asumir riesgos y otra muy distinta ser un atrevido o directamente un loco. Hay que buscar el equilibrio, aunque no siempre es fácil de discernir.
 
4 .- Todo por escrito
Al igual que cuando firmas un contrato con un cliente, o simplemente un contrato de trabajo, te interesa que todo quede reflejado en un documento entendido y firmado por todas las partes, lo mismo debes hacer con tus socios: Puedes establecer desde el % que adquiere de la empresa, a sus responsabilidades, o hasta qué pasaría si alguno de los socios deja la empresa. Si algo malo puede pasar, y suele pasar, es mucho más ágil que se resuelva con lo que previamente han pactado, firmado todas las partes y además elevado a documento público (pasar por el notario, vamos). Posiblemente ese documento (y sus modificaciones) regirá buena parte de la empresa durante toda su vida, así que invierte en un buen asesor legal que te ayude con todo esto.
 
5.- Colaboradores y partners
Puedes que hayas decidido emprender sin socios (al menos en los comienzos), y eso es tan absolutamente normal como que existe la figura de la S.L. Unipersonal. Eso sí, lo que siempre te hará falta son Colaboradores y/o Partners: Desde el diseñador web que te hace la página web, hasta el asesor fiscal y por supuesto otros profesionales o empresas con tu mismo perfil, con los que puedes llegar a acuerdos para dar salida a picos de trabajo que tengas, o simplemente para ser su representante en tu territorio.
En todos estos casos también tendrás que ser muy selectivo y acordarlo todo por escrito, con la ventaja que si quieres cambiar de colaborador, entonces no tendrás que ir al notario y luego pagarle un porcentaje de tu empresa, como podría pasar con un socio que te salga rana.
 
6.- Se proactivo
Tanto en la búsqueda de socios como de colaboradores es muy útil ser proactivo, ser el primero que tome la iniciativa porque puede que los otros no la tomen nunca.
 
7.- Date a conocer, ve a eventos u organízalos tú mismo
Una forma muy sencilla de ser proactivo es ir a eventos y ser tú el que te presentes al resto de la gente para hacer networking. Preséntate a la gente sin rodeos explicando directamente lo que buscas; en España aún debemos aprender de los anglosajones en este asunto ya que en los eventos de networking nos gusta mucho la charla antes de entrar "a trapo" con lo que buscamos.
¿Y qué pasa si no hay eventos que se ajusten a tu perfil? Pues no pasa nada, siempre los puedes organizar tú para ser más selectivo con la temática y perfil de profesionales a invitar. Lo mejor que puedes conseguir es un nuevo colaborador (o socio), un cliente, y como mínimo siempre aprenderás algo de tus nuevos contactos.
 
8.- Ojea tu sector
Siempre es recomendable hablar con otros profesionales de tu sector, buscar incluso alguien que te haga de mentor (invítalos a comer o a un café explicándoles lo que buscas). Ellos te dirán como ven el sector desde su perspectiva (que es más extensa que la tuya) y te pueden aconsejar sobre qué tipo de socios o colaboradores buscar, así como con otros aspectos de tu proyecto de empresa.
 
9.-Usa las tecnologías que hay a tu alcance
Aprovecha lo que ya existe, sobre todo las tecnologías que ya existen para conocer nuevos contactos, desde las redes sociales profesionales, hasta las webs para organizar tu propio evento, e incluso algo tan elemental (pero con su base tecnológica de hace años) como es una tarjeta de visita. ¡Siempre lleva tarjetas de visita!
 
10.-Ponte metas, planifica
Lo que no se puede medir no existe, así que ponte metas medibles (cuantitativa o cualitativamente) y planifica todo el proceso de conseguir socios, colaboradores, y en definitiva, todo el ciclo de vida de una empresa, que con suerte te sobrevivirá a ti (o eso debes buscar).

Lea su artículo en 'Emprendedores2020': Santiago trae el 'crowdfunding' a los proyectos ambientales

Todo sobre:
Club 'Ruta al 2020'
Todo sobre Emprendedores 2020
Canal Emprendedores TV>>

Te recordamos que... 
- Estamos en Twitter @emprender2020
- Y en Facebook: Emprendedores2020
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com