12 de noviembre de 2019, 21:47:50
Sociedad


La columna de Gema Lendoiro: "El gran marketing del PSOE entrando en Sálvame"

Por Gema Lendoiro


 No se habla de otra cosa. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, entró ayer en "semidirecto" en el programa Sálvame. Jorge Javier Vázquez protestó en directo por el inefable asunto del Toro de la Vega y dijo ante su numerosísima audiencia que no volvería a votar al PSOE si no se comprometía a erradicar semejante barbarie de su programa.
Es de suponer que Pedro Sánchez no estaba viendo el programa. O sí, no lo sabemos. El caso es que se enteró del discurso de Jorge Javier y, ni corto ni perezoso, lo llamó en directo a su móvil particular. Una pena que no hubiese entrado en directo real para que todos los espectadores hubiesen escuchado su voz.
No me queda más remedio que aplaudir a la cabeza pensante que le dijo a Pedro Sánchez: "llama y entra en directo" Para que un político pueda ser elegido debe ser, primero, conocido. ¿Y qué mejor manera que entrar en un programa que tiene una de las audiencias más espectaculares del país? ¿Cuántas personas que ven Sálvame habitualmente saben de memoria quienes son las mujeres que se han quedado embarazadas de Alberto Isla pero no sabían, hasta ayer, quién era Pedro Sánchez? Me apuesto cien duros a que unas cuantas.
Por lo tanto, prueba superada. Jorge Javier, imagino que de cachondeo le invitó al polideluxe. Miren, no estaría mal averiguar cuánto nos mienten los políticos. Que ya sabemos que lo hacen pero sería jocosa una situación tal que así.
"A la pregunta: ¿Va usted a bajar los impuestos en cuanto gane las elecciones?, el polígrafo dice que Miente" tendría su coña marinera.
Ellen de Generis es una estrella de la televisión norteamericana y Obama entró bailando en el plató de su programa. Vale, Sálvame no es el mismo formato pero tendría su aquél que Rajoy bajara esas escaleras al ritmo de Bailando de Enrique Iglesias. Y con Pedro Sánchez, claro. ¿Sería ridículo? Sí, pero no más que la vergüenza de prometer una cosa y hacer la contraria. Desde luego sería bastante menos vergonzoso que robar como lo han hecho en Valencia, Baleares o Andalucía. Es verdad que los políticos deben ser serios. Pero serios en el ejercicio de sus responsabilidades de gobernar. Entrar en un programa, sentarse y contestar no es malo en sí. ¿Cuál es la diferencia entre que pregunte Gloria Lomana o Jorge Javier? Yo se la adelanto: con el segundo la audiencia batiría récords. Con la primera y a los cinco minutos la mitad de la audiencia desiste porque no entiende el mensaje, siempre enrevesado de nuestra clase política. Si usted se cree poco inteligente por no entenderlos, deseche la idea. La culpa no es suya, es de ellos que, en el fondo, hablan pero no dicen nada. 
La televisión es puro espectáculo. Para los intelectuales ya está la 2. 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com