7 de diciembre de 2019, 17:56:57
Opinión


Homenaje a Groucho Marx

Por Francisco Muro de Iscar


"Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros". No lo dijo Rajoy, lo dijo Groucho Marx. Esa práctica "marxista" es tan frecuente en la política española, a izquierda y derecha, que no debería sorprendernos. Hace muchos años, Manuel Fraga, el mentor y maestro de Alberto Ruiz Gallardón -podía haber aprendido de aquel político alguna de sus buenas cualidades y no tanto de sus indudables defectos- hizo famosa una frase referida a los socialistas: "sólo aciertan cuando rectifican". Acuérdense, por sólo citar un ejemplo aunque hay infinitos, del "No a la OTAN" convertido en un "Entramos de cabeza" con Felipe González. Groucho podía haber hecho fortuna en estos tiempos como político y no como actor, aunque ya saben ustedes que desde siempre la política es "puro teatro". Gallardón sería un protagonista clásico, una primadonna, y Rajoy ese secundario que, sin embargo, acaba siendo la clave de la obra. Los actores representan un papel y algunos dicen que les cuesta desembarazarse de ese otro que estudian, analizan y llevan a las tablas. Cuando termina la obra o el rodaje, muchos actores se quedan como vacíos, abducidos por su personaje. 

Rajoy podía ser Don Tancredo, inmutable viendo pasar el tiempo y los personajes, y Gallardón el Gary Cooper de "Sólo ante el peligro", hasta el momento en que uno sabe que ya no puede permanecer indiferente -y hay que elegir entre lo malo y lo peor- y el otro entiende que la soledad es un abismo sin retorno. 

Unos eligen dejar que las cosas mueran y otros prefieren morir matando. Al final, todos piensan sobre todo en ellos mismos, en las urnas y casi nada en los espectadores, es decir, en los ciudadanos. 

Pedir honestidad y coherencia a los políticos parece imposible. El PP ha traicionado tanto su programa electoral que ya no es más que un viejo y molesto recuerdo. Ruiz Gallardón, que ahora se va por no querer incumplirlo en el tema del aborto, es corresponsable en todas las demás promesas incumplidas y deja la Justicia como un erial. Su único éxito es que ha puesto de acuerdo a todos los operadores jurídicos -radicalmente disconformes con su trabajo, con la falta de diálogo y con el incumplimiento de sus promesas- y que ha dejado la Justicia mucho más lejos para todos los ciudadanos.

Los que pensamos que el aborto es un drama, y ya sólo confiamos, poco, en lo que pueda hacer el Tribunal Constitucional -¡cuatro años para dar un veredicto de constitucionalidad!- ya sabemos que el PP no se va a atrever ni siquiera a volver a lo que estaba vigente antes de que Zapatero hiciera otra de las suyas. Y que tampoco va a poner en marcha políticas de ayuda a las madres que sí quieren tener sus hijos, ni a dedicar más recursos a formación en las escuelas, ni a luchar contra esa tragedia que afecta a las madres, claro, pero también a los padres. Esta sociedad adormecida prefiere mirar para otro lado antes que luchar en defensa de la vida. Lo de Gallardón es una anécdota. Pero tendrá consecuencias de largo alcance.

[email protected]
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com