3 de marzo de 2021, 3:17:35
Baloncesto

Ganaron una plata que sabe a oro


Análisis de una medalla anunciada: el trabajo bien hecho de las subcampeonas del mundo

Por Diariocrítico

Era difícil, muy difícil. Pero para alcanzar una casi utópica medalla de plata en el Mundial, era justo y necesario hacer el trabajo bien, casi perfecto. Claro que en su ascenso hacia la cúspide planetaria, al margen de la muy superior e inabarcable por ahora potencia que es EEUU, estaba más o menos anunciado y basado en éxitos anteriores, como el reciente Campeonato de Europa.


La trayectoria del equipo español es para enmarcar, con todos sus partidos ganados con holgura, dando una gran imagen y basándose en la defensa y en la velocidad en ataque. Al menos tres equipos, si no más, tenían mejor plantilla que la selección española y, sin embargo, la cohesión, el trabajo y un poco de suerte han permitido que la medalla de plata cuelgue del cuello de unas jugadoras que lo han dado todo.


España tuvo clara su hoja de ruta por el Mundial desde el principio. Había que quedar primero de grupo en la fase inicial, en Ankara, para pasar a cuartos de final directamente y 'ahorrar' un partido. El equipo español es uno de los más bajitos del campeonato y sólo el gran trabajo de las pívots Sancho Lyttle, Laura Nicholls, Luci Pascua y Laura Gil, sus ganas y entrega consiguieron reducir esa diferencia al mínimo posible. Lyttle recibió la mención especial de estar en el quinteto ideal del torneo por su gran trabajo.


Entre las aleros se han tenido que multiplicar para enjugar también la diferencia de centímetros y para poder correr en ataque, otra seña de identidad del equipo. Con Alba Torrens a la cabeza, y también distinguida con un puesto en el quinteto ideal, Marta Xargay, Anna Cruz, Nuria Martínez y Leonor Rodríguez, todas han sobre cumplido su cometido.


Las bases con Laia Palau, Silvia Domínguez y la joven Leticia Romero han sido el motor de un equipo con alma al que Lucas Mondelo ha sabido ajustar con la ayuda inestimable de Víctor Lapeña e Isa Sánchez. Después, en las eliminatorias, en cuartos de final, la selección siguió demostrando que sabe competir.


La eliminación de la selección masculina en cuartos y el hecho de que en contadas ocasiones el equipo femenino había superado esta barrera, no fue un obstáculo para jugar y ganar. Y de nuevo con solvencia, con una sonrisa en la cara y con una entrega total.


Ya metidos en la final, con los deberes hechos y superando las expectativas más optimistas, el equipo volvió a dar otra lección al enfrentarse a una selección muy superior, Estados Unidos, tener un mal inicio y, pese a todo, no bajar los brazos en ningún momento, seguir jugando y trabajando y acabar rebajando la diferencia de puntos.


De hecho España igualó a 19 el tercer cuarto y ganó el último por seis puntos. Un detalle nimio si se quiere, pero esclarecedor del temperamento de la selección femenina de baloncesto. Para competir son necesarios los mejores; para intentar ganar hay que tener el plus de ser un equipo y España lo fue en el Mundial de Turquía
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com