4 de junio de 2020, 7:08:13
Nacional


Artur Mas asume por fin que no habrá consulta el 9-N

> ERC amenaza con una declaración unilateral de independencia

Por Leonor Mayor (Barcelona)

La Generalitat descarta que la consulta del 9 de noviembre pueda hacerse finalmente basándose en el decreto de convocatoria que firmó el presidente Artur Mas, por lo que busca alternativas para hacerla posible. Esta mañana hará pública su propuesta mientras ERC amenaza con una declaración unilateral de independencia.


Artur Mas ha desistido. Después de mantener durante más de dos semanas un pulso con el Estado, el presidente de la Generalitat ha reconocido que no puede celebrar la consulta independentista tal y como la había diseñado en el decreto de convocatoria que firmó con gran boato el pasado 26 de septiembre. Ese decreto y la Ley de Consultas Populares están suspendidos por el Tribunal Constitucional. Esa es la cruda realidad.

Tras una tercera reunión con los partidos del bloque soberanista, CiU, ERC, ICV y la CUP, celebrada esta tarde en el Palau de Pedralbes, Mas ha decidido tirar la toalla. Algo que ya se venía anunciando los últimos días, ya que el Govern no había publicado el censo de votantes ni el listado de los lugares de votación tal y como preveía el decreto de convocatoria.

Esta noche a la salida del encuentro, el líder de ICV, Joan Herrera, ha explicado a los medios de comunicación que en la reunión semanal del Consell Executiu, que se celebrará mañana como cada martes, el Govern desvelará cuál es el siguiente paso, o lo que es lo mismo, anuncioará qué va a proponer como sustitutivo de su fracasado referendo.

Las posibilidades son variadas. La primera, la que más gustaría a ERC, socio de CiU en la sombra, sería lo que en las redes sociales se ha dado en llamar el "butifarréndum", es decir, una consulta festiva y carente de legalidad en la que los independentistas, se supone, acudirían a votar en masa y los unionistas, también se supone, se quedarían en su casa.

Esta propuesta tiene el inconveniente de que su resultado no podría esgrimirse como válido ante ningún foro internacional serio e incluso podría llegar a rozar lo ridículo. Pero a Mas le serviría para decir que ha cumplido su promesa de sacar las urnas a la calle el 9-N. Algo que en realidad harían la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, pues el Govern, por el mandato del Constitucional, debe abstenerse de cualquier actividad relacionada con la celebración del referéndum aunque éste sea de mentirijillas.


Proceso alternativo

Hay una segunda opción consistente en aplicar el título tercero de la Ley de Consultas Populares, que no ha sido impugnado por el Gobierno central ante el Constitucional. Este título regula los "procesos de participación ciudadana" tales como encuestas, audiencias públicas o foros de participación. Hoy cobraba fuerza el rumor de que el Govern podría sustituir la consulta por una megaencuesta, pero a estas alturas parece también difícil que pueda organizarla con las mínimas garantías democráticas.

A Mas le queda una última opción: adelantar las elecciones. El president se resiste a convocar unas autonómicas corrientes y molientes, porque sabe que sus siglas están muy debilitadas por el proceso independentista y por la corrupción. Es más, todas las encuestas dan como ganadora de unos comicios de ese tipo a Esquerra.

Lo que Artur Mas ya no ve con malos ojos es convocar esas mismas elecciones, pero con carácter plebiscitario y acudiendo coaligado en una lista única con la ERC de Oriol Junqueras. De momento, el líder republicano se resiste a aceptar esa propuesta. Así que no queda más remedio que esperar a mañana para ver si el presidente catalán se inclina por alguna de estas opciones o si se saca un conejo de la chistera para sorpresa de todos.

No obstante, todo apunta a que la opción más probable es la de unas autonómicas, de las que ERC, será la virtual ganadora. La formación republicana ha enviado esta noche un comunicado en el que arremete contra el Gobierno central por impedir el referendo y contra el catalán por tirar la toalla. En esa nota, ERC apunta a la celebración de elecciones y, en caso de resultar ganadora, a declarar la independencia de forma unilateral.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com