10 de diciembre de 2019, 4:27:24
Cine


Los referentes de 'Interstellar': Un viaje a través del espacio y el cine

Por Sergio Ariza Lázaro

El éxito el año pasado de 'Gravity' y el exitoso estreno de 'Interstellar' de Christopher Nolan han vuelto a poner de moda las epopeyas espaciales. Pero tanto la película de Alfonso Cuarón como la de Nolan se postulan como herederas de varios hitos cinematográficos anteriores a ellas. Sobre todo del misterioso monolito de Kubrick que sigue arrojando una alargada sombra sobre todo el género.


La historia del cine espacial comenzó pronto y lo hizo de la mano del primer mago e ilusionista que tuvo el medio, el francés Georges Melies, que se adelantó unos 60 años a Neil Armstrong y Buzz Aldrin e hizo llegar al hombre a la luna en 1902 con 'Viaje a la luna', libremente basada en la novela de Julio Verne. Sus 14 de minutos de duración aparecen ahora casi como una curiosidad dentro de la relación entre el espacio y el cine pero dejaron para el recuerdo una de las imágenes más icónicas del cine, con ese cohete dejando tuerta a la cara (no oscura) de la luna.

Durante muchos años el cine no se ocupó demasiado de lo que ocurría más allá de la órbita terrestre. Cuando finalmente lo hizo, se mostró más preocupado de lo que podía llegar hasta la Tierra que de los posibles viajes humanos fuera de ella. Los años 50 vieron una avalancha de posibles invasiones extraterrestres igualmente influidas por 'La guerra de los mundos' de Wells que por la Guerra Fría y el miedo atómico.

Todo ello cambió en los años 60 gracias a la carrera espacial entre EEUU y la URSS. Gagarin, la perrita Laika o John Glenn se convirtieron en héroes y una de las miradas más incisivas del cine decidió llevar a este a su viaje más espectacular. La aparición de '2001, una odisea del espacio' en 1968 supuso para el cine un paso de dimensiones semejante al que iba a dar Neil Armstrong un año después, en honor de toda la humanidad. Su increíble realismo y precisión científica crearon la leyenda de que fue el propio Kubrick el encargado de filmar la (falsa) llegada del hombre a la luna. Una teoría de la conspiración que muchos creyeron tras ver la divertida broma que fue 'Operación Luna'.

El mismo año en el que se estrenó '2001' el cine vivió uno de sus viajes espaciales más entretenido y existencial. Fue el que llevó al astronauta Charlton Heston a 'El planeta de los simios'. La película de Franklin J. Schaffner sigue conservando uno de los finales más demoledores de la historia.

El espacio en los 70

Pero la influencia de Kubrick se vería de forma más contundente en los años 70. En 1971, recién salido de la Escuela de Cine, George Lucas estrenará 'THX 1138' su primera película. En ella se mezcla la visualidad de la película de Kubrick con un argumento que parece prestado de Orwell o Bradbury. Claro que será seis años después cuando Lucas revolucionará la industria del cine con su mezcla de western, películas de Kurosawa y Flash Gordon en 'La Guerra de las galaxias'. Ese mismo año, 1977,su amigo y compañero Steven Spielberg sacaría otro de los mayores hitos de esta historia, 'Encuentros en la tercera fase'. Una película en la que, por primera vez, nuestros visitantes espaciales no vienen con ganas de destruirnos a todos. Tres años después volverá sobre el tema, extraterrestres simpáticos, con la película que le convertiría en el 'Rey Midas' de Hollywood, 'E.T., el extraterrestre'.

Mucho menos amigable se mostraba el alienígena que proponía Ridley Scott en 'Alien, el octavo pasajero'. Influido por el John Carpenter de 'Estrella oscura', Scott mostraba unas naves espaciales con mucho menos glamour que las propuestas por Kubrick y hacía que los futuros astronautas pensasen en lo peor cuando les entrase un dolor de estómago en el espacio.

Pero no solo en Hollywood influyó Kubrick, en 1972 se estrenaba en la URSS, 'Solaris'. La película del maestro Andrei Tarkovsky era una adaptación de la novela de Stanislaw Lem y fue promocionada como el '2001' soviético. Aunque era una obra totalmente diferente, con un ADN 100% 'tarkovskiano'.

Para ir resumiendo diremos que, en el último siglo, ha habido dos grandes hitos en el cine espacial, hasta llegar a las mencionadas 'Gravity' e 'Interstellar'. Se trata de la maravillosa 'Wall-E' de Pixar y de 'Moon' de Duncan Jones, una alucinación hecha película que volvía a sumergir a la ciencia-ficción en las preguntas filosóficas de '2001'. Y es que, como se puede comprobar en la película de Nolan, la sombra de Kubrick sigue siendo alargada.

Lea también:

- 'Interstellar': Una obra maestra abortada
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com