28 de noviembre de 2021, 19:17:06
Toros

Octava obra de la escritora y fotógrafa


Muriel Feiner nos ofrece el libro que se merecían Manolo Vázquez y Remedín Gago

Por Diariocrítico

Uno de los grandes/grandes en manos de una de las grandes/grandes. Es el caso del matador de toros Manolo Vázquez, adalid de la pureza, y de la escritora y fotógrafa Muriel Feiner. Con este sumatorio, el libro de la última 'Remedín Gago y su Manolovázquez', de Ediciones Bellaterra, sólo podía ser merecedor de las dos orejas y rabo simbólicos, un premio que incluye a otra grande/grande mujer, Remedios Gago, la esposa del coletudo. 


Este magnífico libro fue presentado recientemente, con un gran afluencia de público -se colgó el cartel de 'no hay billetes'- recientemente en la en la Librería "El 
Tranvía", del Centro Comercial Modas Shoping sde Madrid, según informa Luis Fraile. Blanca Feiner, encargada de presentar a los intervinientes, comentó  que "mola" ser hija de neoyorquina, casada con un torero -su madre Muriel-, que ha parido ocho libros de tema taurino. 

Intervino en primer lugar Albert Boadella, que en su magnífica intervención hizo gala de su amistad con el matrimonio Vázquez-Gago e hizo un repaso ameno y elegante del prólogo del libro, del cual es autor. Según el dramaturgo en este matrimonio, no se cumple el dicho detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, porque, aunque cada uno en su faceta, ambos eran igual de importantes, en sus palabras, "tanto monta, monta tanto...".

Manifestó  que a él lo que en realidad le hubiera gustado es ser torero, no actor, porque el torero es el último héroe que existe en el mundo occidental. Llegando a decir que preferí un buen natural a la mejor obra de teatro. En la plaza el torero se juega la vida de verdad, algo que no ocurre en el teatro. Agradeció a la autora que hubiera tenido la valentía de hacer un libro de una mujer, que aun estando en la sombra para el gran público, había sido tan importante en la vida de Manolo Vázquez.

Un octavo libro... sin erratas

Manolo Vázquez Gago, hijo de Remedín y Manolo, disculpó que no pudiera asistir su madre debido a la enfermedad degenerativa que padece y nos contó que su madre era gran aficionada desde niña, como hija de un importante apoderado y empresario, Andrés Gago. Hizo hincapié en que sus padres tenían personalidad propia y que él tiene más de Gago que de Vázquez, porque le ha faltado el valor suficiente para estar en la cara del toro. Agradeció a Muriel el mimo con el que había tratado a su madre para escribir este libro y destacó las largas horas que había pasado con ella, en la ciudad, en el campo, en la playa, según sus palabras,  pasaba tanto tiempo con su madre que en algunas ocasiones parecía que vivía allí. 

Por último, Muriel, describió la amistad y el largo trabajo desarrollado para sacar a la luz su octavo libro en el que Remedín pensaba que fuera para hablar de su 'Manolovázquez' y que finalmente ha sido para destacar la figura de una gran mujer, de la mujer de un artista, de la mujer de un torero, de amor y toros. Como anécdota contó que la presentar el libro en la Sociedad de Autores tuvo que explicar que en el título Remedín Gago y su Manolovázquez no había una errata, puesto que era así como la protagonista llamaba siempre al amor de su vida
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com