18 de febrero de 2020, 5:55:15
Toros

Un ciclo que fue de más a menos


Talavante conquistó Manizales en su presentación durante una feria bochornosa en sus dos últimas corridas

Por José R. Palomar

Con la perspectiva que da la distancia, vamos a resumir la importante Feria de Manizales Lo más positivo ha sido la asistencia de público: media entrada en la novillada inicial (¡un récord!) en las dos primeras corridas de toros rozando los tres cuartos. Y lleno en los cuatro últimos festejos, de jueves a domingo, incluido el festival nocturno. Una afición que vibra, que va a divertirse fundamentalmente. Plaza bonita, banda de música de lujo (mejor que muchas españolas). Dos borrones en las dos últimas corridas, y seriedad en las primeras, además de la interesante novillada de Rincón Santo.


En esta última vimos a dos novilleros cuajados y que en España van a ocupar los primeros puestos: Roca Rey (al que apodera José Antonio Campuzano) y Borja Jiménez. El primero tiene un valor seco, un estilo de toreo vertical que recuerda a Vicente Barrera, y que se queda muy quieto toreando. Ya obtuvo una oreja en Cali .Y Borja Jiménez- una réplica en lo físico a Espartaco-, natural también de Espartinas- está muy cuajado, aunque quizá estuvo por debajo de lo que puede dar. Novillos bien presentados, que transmitieron emoción.      

La primera corrida de toros fue para Joselito Adame, que confirmó sus triunfos en España. Aunque se sacó en encima a su primer toros con peligro, se justificó con creces en el quinto, en una faena vibrante, con los pies asentados en la arena, llevando bien toreada a la res. Y el local Guerrita Chico es un diestro que no desmereció ante los toros complicados de Santa Bárbara, valiente y superando  obstáculos. Otro colombiano, Manuel Libardo, anduvo bien ante la prestigiosa ganadería de Achury Viejo, que no quieren las figuras, y dejó el sello de un diestro con buenas maneras. Juan del Álamo podría haber salido en triunfador de no marrar con los aceros, en una faena importante con su técnica habitual, y esa forma de templar a los toros rematando detrás de la cadera.      

Fue muy emocionante la despedida del toreo de Paco Perlaza, que ha tenido una trayectoria intachable. Y volvimos a ver al gran Cid y su inigualable mano izquierda, que cuajó una labor de nota sobresaliente en su segundo, con torería, elegancia, muletazos alargando la embestida...pero falló con la tizona. Como en aquellas famosas tardes de Las Ventas.   

Festival y polémica

Un espectáculo inigualable el tradicional festival de Manizales, con unos prolegómenos donde los diestros portan a la figura de la Virgen de la Macarena. Brilló de nuevo Manuel Jesús "El Cid", pero hubo un nombre que destacó- y que debutaba en Manizales- como es Alejandro Talavante. Tuvo una tarde inspiradísima, improvisando en la cara del toro, con naturales de ensueño, molinetes, cambios de mano. Y con el capote variado en las suertes. Entró con buen pie en esta afición, sorprendió . Anduvo  pletórico y poderoso el Juli, con dos orejas en su esportón.     

El borrón fue la corrida de Las Ventas del Espíritu Santo: toros descoordinados en sus extremidades, con movimientos extraños, que precisaron análisis post mortem de los veterinarios. Habrá que esperar... Pero uno se pregunta: ¿qué hacía el maestro César Rincón en el burladero de comentaristas radiofónicos?. No le hace falta, tras haber sido figura del toreo en España y América. El maestro Esplá, en una entrevista que le hice hace cuatro años, poco antes de retirarse, a la pregunta de si ejercería de comentarista su respuesta fue categórica: "No, porque si digo que los compañeros lo han hecho todo bien sería un "papafritas" y si señalo que han actuado mal, sería un" hijo de p...". Que cada cual saque sus conclusiones. 

Bolívar se justificó, está en gran momento, peor poco pudo hacer. Y Castella anduvo en vulgar pegapases, a pesar de la orejita que le dieron,  al igual que en el festival. La polémica surgió en la última corrida del inefable ganadero Ernesto Gutiérrez, que dio buen juego en el festival... pero otra cosa es una corrida de toros. Y lo que salió de toriles fueron animalitos brochos de cuerna, terciados y con hechuras de novillos, además de una flojera escandalosa. Se sostenían con alfileres,  y el colmo llegó en el inválido sexto, al que El Juli solicitó con denuedo que fuera devuelto, después de haber sido picado, banderilleado y probado con la muleta. No se puede intentar engañar al bondadoso público. Con buen criterio el usía no accedió, pero sí a sacarse de la manga un sobrero de regalo.

Pero encima , al nuevo ejemplar de Gutiérrez, con las fuerzas mínimas y sin picar, se le pidió el indulto, que fue concedido. Nadie niega la vitola de figura de Julián, que toreó a placer de salón en una faena larguísima. Pero si fue el triunfador de la feria, no fue ante una corrida de toros...Con el agravante de esos mano a mano absurdos de jinete y diestro de a pie. Compañeros de nuestro país-  y de Colombia- han escrito sacando las cosas de quicio, intentando reflejar lo "nunca visto en una corrida de toros", y dando por bueno todo lo que permitió la presidencia. Sin caer en derrotismos, flaco favor hacen a la Fiesta íntegra que pedimos. 

Y no solicitamos un mastodonte, sino un toro con presencia que se pueda picar y transmita emoción: la auténtica Fiesta. Sino, lo que hacen ellos es dar moral a los taurinos que vienen a llevárselo fácil, y a los que les importa un bledo que la Fiesta se vaya a hacer puñetas. 

 Rejoneadores

Capítulo aparte merecen los rejoneadores. Diego Ventura anduvo pletórico y despertó el entusiasmo en la corrida de Dos Gutiérrez. En el diario La Patria hizo unas declaraciones señalando que Pablo Hermoso le ha vetado en las plazas del Norte: Bilbao, Logroño, Pamplona, etc. Decía en ellas "no lo entiendo, porque es un honor compartir cartel con una figura del rejoneo como Pablo...".    

Hermoso es una figura indiscutible del toreo puro a caballo, pero una objeción: que no se empeñe en masacrar a un toro que sangra hasta la pezuña y que se queda quieto, medio muerto en el centro del ruedo, hasta finalizar su repertorio de multitud de pares, cortas seguidas ( y menos mal que no vino con la rosa como los Peralta!!!) .Con su dominio de las cabalgaduras, puede contentar igual a la afición y mostrar sus buenos caballos, haciendo quiebros y diabluras en lugar de clavar todo lo posible. Urge una reforma del reglamento del rejoneo, tanto en España como en América.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com