17 de octubre de 2019, 19:44:56
Nacional


Susana Díaz se justifica: adelanta las elecciones al 22 de marzo "porque es lo mejor para Andalucía"

Por Diariocrítico/Agencias

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha anunciado este lunes sobre las 14,20 horas la disolución del Parlamento andaluz y la convocatoria anticipada de elecciones autonómicas para el domingo 22 de marzo, con lo que se pone fin al gobierno de coalición entre PSOE-A e IULV-CA.


El anuncio lo ha realizado en el Palacio de San Telmo al inicio de una comparecencia informativa tras el Consejo de Gobierno extraordinario que había convocado a las 13,30 horas para deliberar sobre el adelanto electoral y con el que cumplía con el trámite preceptivo previsto en el artículo 127.1 del Estatuto de Autonomía.

Será la primera vez que las elecciones al Parlamento andaluz se celebren sin agotar la legislatura desde 1996, cuando el entonces presidente Manuel Chaves las adelantó dos años para hacerlas coincidir con las generales. Díaz ha convocado las elecciones un año antes de la conclusión de la novena legislatura.

La presidenta ha querido dejar claro que convoca las elecciones, fruto de una decisión "muy meditada y comprometida con los intereses de nuestra tierra", con la "absoluta convicción de que en estos momentos tenemos que dar la palabra a los ciudadanos, porque es lo mejor para Andalucía". Ha recalcado que lo mejor que puede hacer para impulsar y fortalecer el proceso de cambio en la comunidad y de nuevo tiempo al que se comprometió cuando fue investida presidenta en septiembre de 2013 es "dar la palabra" a los andaluces y convocarlos al ejercicio de un derecho que es la piedra angular de nuestra democracia: que decidan con su voto "quién y cómo debe gobernarles".

Díaz ha tomado la decisión del adelanto, "impecablemente democrática", convencida de que su Gobierno, en este momento, "carece de la solidez de sus apoyos parlamentarios y de la necesaria estabilidad para continuar con su tarea", debido a que IULV-CA, en la víspera de la aprobación de un "buen" Presupuesto de la comunidad para este ejercicio, que debería ser la garantía "para poder agotar la legislatura", aprobó en una asamblea la celebración de un referéndum entre sus bases para decidir tras los comicios municipales sobre la continuidad o no en el Ejecutivo andaluz.

Para la presidenta, se llevara o no a cabo finalmente ese referéndum, lo cierto es que con esa decisión, Izquierda Unida "ponía fecha de caducidad al Gobierno y lo situaba en una situación de interinidad y en precario para afrontar el final de la legislatura". Ha apuntado que además, en estas semanas, IU no ha aclarado en ningún momento si la continuidad del Gobierno estaba garantizada.

"Sin esa garantía, no hay estabilidad y sin estabilidad como presidenta de la Junta no estaba dispuesta a gobernar a ese precio", según ha recalcado Susana Díaz, quien ha reiterado que no estaba dispuesta a ser presidenta a "cualquier precio, si no tenía las garantías de poder dar respuesta a los andaluces como necesitan y merecen".

"Al precio de gobernar bajo la amenaza de que 3.000 ó 4.000 militantes de un partido o de otro decidieran si el pacto continuaba o no, a ese precio no estaba dispuesta", según ha sentenciado Díaz, convencida de que antes de que los militantes de un partido o del otro decidieran, decidiría el conjunto de los andaluces. Ha manifestado que lo que ha sucedido entre los socios de gobierno y que ha generado el adelanto electoral "no es un equívoco ni un malentendido, sino el fruto de un giro radical en la dirección nacional de Izquierda Unida a partir del pasado otoño".

Ha afirmado rotundamente que Andalucía "no va a ser moneda de cambio jamás en ninguna operación política a los intereses de esta tierra", porque con "el futuro de los andaluces no se juega", después de expresar que desconoce si la actitud de Izquierda Unida obedece a que hay "razones de convergencia" con otras fuerzas políticas. La presidenta también ha señalado que no quería que en Andalucía se vivieran "espectáculos" como los que se están viviendo en Cataluña.

La presidenta ha recurrido a un símil amoroso para describir la "falta de confianza" que se había instalado en su Gobierno: es como una "pareja de novios o recién casada donde uno de le dice al otro que dentro de seis meses van a analizar el posible divorcio".

"VOY A ESTAR DONDE QUIERO ESTAR, EN ANDALUCÍA"

Preguntada sobre si su futuro político pasa por Madrid, la presidenta ha reiterado que el único "tren" que quiere coger es el de Andalucía, porque su "pasión" es esta tierra, que tiene "presente y futuro". "Es lo que quiero hacer, para lo que me voy a entregar y si tengo la confianza de los andaluces, no tenga duda, que voy a estar donde quiero estar y quiero estar aquí, en Andalucía".

La presidenta ha confiado en obtener la confianza mayoritaria de los andaluces para que la décima legislatura tenga "fortaleza, estabilidad y solidez" y ha garantizado que sabe el puerto al que quiere llevar a Andalucía. Ha manifestado que pese a lo que dicen algunos desde hace 15 meses de que si se va a Madrid, está en Andalucía, que es donde quiere estar y donde espera obtener la confianza de los ciudadanos en las urnas.

La presidenta ha rechazado además durante su intervención que haya falta de liderazgo en el PSOE, apuntando que el partido tiene actualmente un liderazgo "legítimamente elegido en las urnas y que cuenta con el apoyo del conjunto de los militantes y de los cuadros del partido", en referencia al secretario general, Pedro Sánchez, quien ha tenido "información puntual" de la decisión que ella iba a tomar sobre el adelanto electoral, según ha apuntado.

   Preguntada sobre si existe la posibilidad de que tras las elecciones se pueda dar una situación en la que PSOE-A se plantee volver a pactar con IU, la presidenta ha recalcado que ella aspira a gobernar "en solitario", con una mayoría suficiente para formar el Gobierno que Andalucía necesita en estos momentos y que debe ser "fuerte y sólido". Ha garantizado que con el anticipo electoral, en "lugar de perder un año, vamos a ganar un año".

Durante su intervención, la presidenta también ha hecho referencia al PP-A como un partido que durante este tiempo no ha dado muestras ni de "solidez ni de saber qué es lo que quiere", al tiempo que no tiene "liderazgo" ni un proyecto razonable para esta comunidad. Le ha reprochado que en varias ocasiones exigiera elecciones anticipadas y la acusara de ser una presidenta "ilegítima" y ahora la critiquen por convocarlas en marzo.

Ha expresado que está orgullosa del trabajo de la Junta en este periodo, porque se ha demostrado que otra forma de gobernar es posible, pensando en las personas,  defendiendo el estado del bienestar, y movilizando todos los recursos de la administración para luchar contra el desempleo. Susana Díaz también ha destacado que se ha demostrado que es posible gobernar con las puertas y ventanas abiertas de las instituciones, "derribando muros ante la opacidad, con plena transparencia y siendo implacable en la lucha contra la corrupción".

Ha asegurado que si tuviera la garantía de que pudiera seguir con esta hoja de ruta, agotaría la legislatura, pero lamentablemente ya no existe. La presidenta ha querido dejar claro que no estaba dispuesta a que esta comunidad perdiera un año "en dimes y diretes o entre especulaciones y encuestas, porque estamos hablando del futuro de nuestra comunidad".

Susana Díaz ha considerado que el pacto por Andalucía que suscribieron PSOE-A e IULV-CA se ha cumplido "razonablemente bien". Ha expuesto que el Parlamento ha aprobado seis leyes, mientras que hay trece anteproyectos de ley que en estos momentos están en tramitación una vez aprobados por el Consejo de Gobierno, de manera que quedarían otras trece normas para cumplir íntegramente el acuerdo por Andalucía.


Lea también:

Habrá elecciones el 22 de marzo
La estrategia de Susana, por Fermín Bocos
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com