21 de octubre de 2019, 6:41:38
Nacional


Claves de la decisión de Susana Díaz, que le sirve helada su vengaza a IU, y se ve con mayoría absoluta

Por Chus Heredia / Noticias21

Susana Díaz, al más puro 'spaguetti western', sirve sus venganzas en plato frío. La ocurrencia aquella que tuvo IU en otoño de anunciar un plebiscito interno para decidir si la coalición seguía sustentando con su pacto el Gobierno andaluz le ha salido cara. No sólo se ha roto el pacto, sino que sus consejeros han sido inmediatamente destituidos y, además, con cierta dilatación de tiempos. No ha sido menos el 'tic-tac' de Díaz que el de Pablo Iglesias.


El día comenzó bronco, con un Pleno Extraordinario en el que teóricamente se iba a hablar de Salud. Sin embargo, sirvió para que PP y PSOE pactaran consejeros para la Cámara de Cuentas. Consejeros blindados hasta 2017. Posteriormente, el PSOE 'coló' en la Diputación Permanente a tres preimputados en el 'caso de los ERE'.

A las 13.30, después de la última sesión plenaria de la legislatura, comenzaba el último Consejo de Gobierno con IU. Díaz les agradece los servicios prestados y el esfuerzo, especialmente a Diego Valderas, el vicepresidente cuyo posible viaje 'diplomático' al Sáhara terminó de estropearlo todo.

A las 14.20, el anuncio del adelanto electoral al día 22 de marzo, le fue trasladado a la prensa. Fue la ocasión para escuchar algo más desarrollados los mismos argumentos que se han estado escuchando en los últimos días por parte del PSOE. En resumen: una semana con amenazas de romper el pacto; un fin de semana apurado al máximo para telefonear al líder de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, y un plazo legal agotado para dar este plazo.

Durante la comparecencia, la presidenta ha hablado de "una decisión muy meditada y comprometida con los intereses de nuestra tierra". Enseguida, ha remarcado el tan traído prebliscito interno de IU: "En la víspera de la aprobación de un buen Presupuesto de la comunidad para este ejercicio, que debería ser la garantía para poder agotar la legislatura, IU aprobó en una asamblea la celebración de un referéndum entre sus bases para decidir tras los comicios municipales sobre la continuidad o no en el Ejecutivo andaluz". Básicamente, la presidenta no ha querido permitir que el pacto estuviera en tela de juicio todo este tiempo. "Al precio de gobernar bajo la amenaza de que 3.000 ó 4.000 militantes de un partido o de otro decidieran si el pacto continuaba o no, a ese precio no estaba dispuesta", según ha sentenciado Díaz. "Antes de que los militantes de un partido o del otro decidieran, decidiría el conjunto de los andaluces".

La presidenta ha acusado de todo a la dirección nacional de IU, que, según ha dicho, dio un giro radical con el 'efecto Podemos' en la cabeza. Y, claro, no podían faltar la desconfianza y la inestabilidad que tanto se han manoseado en estos días. Incluso, se ha permitido emplear un símil amoroso.

No quiere Madrid de momento

En los mentideros políticos, sobran los que le hacen la cama a Pedro Sánchez. Este lunes precisamente el líder federal ha mostrado todo su apoyo a la decisión de Díaz a quien dice que ayudará en la medida de todo lo posible. Sánchez no es un hombre de echar especial leña al fuego hermano.

Insiste Díaz que su sitio está en Andalucía y que Pedro Sánchez tiene toda la legitimidad emanada de las urnas. "El único tren que quiero coger es el de Andalucía. Pasado, presente, futuro", ha manifestado. "Es lo que quiero hacer, para lo que me voy a entregar y si tengo la confianza de los andaluces, no tenga duda, que voy a estar donde quiero estar y quiero estar aquí, en Andalucía", ha proseguido.

El resto de su comparecencia, Díaz ha destacado el cumplimiento razonable de los acuerdos programáticos y se ha excusado asegurando que no había otra salida. Ni siquiera se plantea no ganar las elecciones sin mayoría absoluta. ¿De un futuro pacto con IU? Ni volver a hablar.

Consecuencias colaterales

La decisión de Díaz deja sólo un margen de una semana, entre el 22 y el 29 de marzo para hacer visitas e inauguraciones, según los preceptos de la Ley Electoral. En Málaga, por ejemplo, el alcalde ser verá obligado a correr para inaugurar el Centro Pompidou en esas fechas.

Además, los andaluces tendrán que ir tres veces a votar a lo largo de este año, algo que ha sido duramente criticado desde el bando 'popular'.

En el reparto de consejerías provisionales, Luciano Alonso, consejero de Educación y Cultura asume también turismo, así que será el encargado de representar a Andalucía en Fitur. Por su parte, de Fomento y Vivienda se ocupará la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano. El vicepresidente será Manuel Jiménez Barrios.


Lea también:

Díaz adelanta las elecciones tratando de alejar los rumores de su futuro: "Voy a estar donde quiero estar, en Andalucía"

- El Gobierno considera "sorprendente" que Díaz no haya hecho coincidir andaluzas con municipales
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com