6 de diciembre de 2019, 22:30:48
Cultura

En la sede de la RAE, y dentro del ciclo Cómicos de la lengua


Lectura de 'La vida es sueño', de Calderón, en las voces de José Luis Gómez y Beatriz Argüello

Por José-Miguel Vila / @josemiguelvila

Los temas, conflictos, silencios y juegos de contrarios que se reúnen  en 'La vida es sueño', de Calderón de la Barca, una de las obras cumbres del teatro español, cobraron vida la tarde del lunes 16, en el salón de actos de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), en las voces de José Luis Gómez (actor, académico y director de teatro) y Beatriz Argüello (Brígida, en la excepcional versión que Blanca Portillo ha llevado al CTNC de 'Don Juan Tenorio').


Aunque la trama de la obra universal de Calderón de la Barca tiene  muchos personajes en escena, en esta ocasión se ha adaptado para  que solo estos dos extraordinarios actores hayan declamado e interpretado -unas veces leyendo directamente y las más sin mirar siquiera al texto- la trama principal de la obra de Calderón, adoptando las personalidades de Segismundo, Basilio, Rosaura o Clotaldo.

La lectura fue comentada por la académica Aurora Egido, gran conocedora de la obra de Calderón, que expuso también las grandes líneas, temas, versos, métricas e influencias de 'La vida es sueño'. Para la académica, más allá de la abstracción filosófica del tema central, la obra plantea el doble conflicto entre padres e hijos y el juego especular de contrarios, al tiempo que puso de manifiesto que  "el artificio teatral de Calderón se sustenta en el lenguaje, en una gloriosa unión entre la expresión lírica y el decorado verbal que logra que se represente un espectáculo solo con el uso de la lengua".

Bajo el concepto y la dirección de José Luis  Gómez, y con un salón de actos de la RAE, absolutamente repleto de público, los dos actores  emocionaron y encandilaron al público en los aproximadamente 75 minutos en que se condensó la lectura del clásico español del siglo de Oro.'La vida es sueño' es, para Aurora Egido, la obra dramática del Barroco que la tradi¬ción ha consagrado como máxima, no solo porque contiene la magistral y virtuosa estructura dramática de los textos teatrales del Siglo de Oro, sino porque -más allá de los temas del punto del honor, de la devoción, del amor o del destino-, anticipa la aventura filosófica del espíritu euro¬peo desde Descartes, coetáneo de Calderón, hasta Kant. Viene a ser un gozne entre dos edades de Europa que abre la puerta a la modernidad racionalista. 

El príncipe Segismundo suele ser comparado con Hamlet, no por la anécdota de su situación, sino por el planteamiento universal ante un problema crítico: ¿La vida es sueño? ¿Qué es la vida? En un drama en el que la disertación antecede a la acción, las complicaciones lingüísticas de conceptos y metáforas contribuyen a crear el ambiente escénico y capturan el oído del espectador en una complicada pero envolvente melodía.

Cómicos de la lengua

El proyecto de la Real Academia Española dirigido por José Luis Gómez, Cómicos de la lengua, continúa su andadura durante la temporada 2014-2015. Con la palabra como protagonista, académicos y cómicos comparten de nuevo el escenario para situar y dar vida a 850 años de lengua española.


Gracias al conocimiento y asesoría de los académicos, primeras figuras del teatro español tratan de reproducir la fonética correspondiente de cada época, en un intento de hacer una arqueología de oralidad en la lectura de diez textos medulares de nuestra literatura, desde la gran épica del Cantar de Mío Cid,  pasando por Calderón de la Barca, Fernando de Rojas, Miguel de Cervantes, Leopoldo Alas 'Clarín', y terminando con la visión astral de Valle-Inclán en la Primera Guerra Mundial.Este proyecto se desarrolla en el Teatro de La Abadía y en la propia Academia y es el resultado del esfuerzo conjunto de actores y filólogos con el que se pone de manifiesto la importancia de difundir y albergar el cuerpo vivo de la lengua española. 
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com