11 de diciembre de 2019, 1:54:23
Crónica rosa


¿Fin del matrimonio de Magdalena de Suecia?

Por Colorín Colorado


Verán, la historia no pinta nada bien. Pero es que no lo hace desde el principio. Es lo que tiene casarse por despecho. Magadalena lo tenía todo para ser la tía más feliz del planeta. Miembro de una de las familias reales más respetadas por su pueblo, la sueca,  más ricas, por cierto. No es la heredera por lo que no siente sus hombros ninguna responsabilidad y encima es guapa y tiene tipazo. Lo dicho, todo para triunfar.

Ya dio muestras de cabreo con su hermana porque no se decidía a casarse y ella no podía hacerlo si antes no lo hacía la mayor (algo absurdo en un país tan moderno como Suecia) Se iba a casar y de hecho presentó a su prometido a los medios. Un prometido que le puso los cuernos con una stripper para vergüenza de la princesa que huyó a NY. Fue allí, en la ciudad de los rascacielos donde encontró el consuelo de Chris. Y confundió consuelo con amor para casarse y tener hijos. Se precipitó.

El marido, que tiene poca pinta de ser bobo o cazafortunas le dijo: ok, me caso contigo pero yo no renuncio a mis negocios que me he dejado la piel para llegar donde estoy. ¿Qué tengo que renunciar a tratamiento alguno de realeza? No hay problema pero que me dejen respirar. Dicho y hecho. Vino una niña, Eleonora. Y ahora, en medio de otra tormenta, viene otro vástago. La cosa normal no parece pero puede ser perfectamente una crisis pasajera que terminará. O no. Y si es así, no pasa nada. Tiene toda la vida por delante y, afortunadamente para ella, ningún tema económico que resolver. Ojalá todos los males del mundo fuesen así. Ánimo, princesa, una chica con esa carita de ángel no se merece llorar ni sufrir por amor.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com