23 de enero de 2020, 21:59:34
Noticias


Violencia de género



Este domingo es el Día Internacional de la Violencia de Género, y nuestro país no puede sentirse orgulloso ante el número de mujeres muertas y el incremento de agresiones que ha habido este año.

España está a la cola de las regiones europeas en lo que respecta al asesinato de mujeres, un ránking en que países del norte de Europa,  como Finlandia y Suecia, apenas cuentan con este tipo de delitos.

Los poderes públicos, los políticos, las asociaciones, los hombres y las mujeres de nuestro país debemos reflexionar sobre cuales son las causas que llevan a que un hombre maltrate a una mujer, normalmente su pareja, y en el peor de los casos la deje sin vida.

El machismo y la superioridad del hombre frente a la mujer son los motivos mas sonados, pero viviendo en pleno siglo XXI, deberían estar ya superados y dejarse atrás de una vez por todas. Hoy la mujer ha avanzado mucho y supera al hombre en muchos ámbitos, como por ejemplo la universidad. Las mujeres cada vez están más presentes en nuestro mercado laboral, aunque todavía persisten algunas diferencias con los hombres, como la tasa de actividad o la diferencia salarial, que es del 30%.

Es incoherente que cuando los países europeos de nuestro entorno avanzan en la igualdad entre hombres y mujeres, en España retrocedamos.

La violencia de género es una muestra clara de la desigualdad que todavía persiste en nuestro país. No es lógico que estemos peor que hace cuatro años. Que se hayan incrementado el número de asesinatos por violencia de género, que se hayan incrementado el número de agresiones, que las mujeres no se sientan protegidas frente a su agresor por los poderes públicos y que sigan teniendo miedo a la hora de denunciar.

No podemos consentir que la violencia de género vaya a más en nuestro país. Hay que concienciar a la sociedad que ésta es la peor lacra social que sufrimos en España.

La Ley Integral de protección contra la violencia de género se vendió como la panacea por este Gobierno. Pero sin embargo, no está dando los resultados esperados, ha frustrado muchas expectativas y ha resultado ser un instrumento ineficaz.

El Gobierno se cree que con aprobar leyes es suficiente y no quiere reconocer que la ley tiene fallos y por ello se dedica a maquillar datos en lugar de proponer medidas eficaces.

Las mujeres que sufren maltratos físicos o psicológicos deben sentir que no están solas, que los poderes públicos están para protegerlas, asesorarlas y para ayudarlas. Que tienen a su alcance centros de acogida, de asesoramiento, así como viviendas tuteladas. El Gobierno se debe comprometer a asegurar su seguridad, a que una mujer víctima de violencia pueda tener una protección personalizada y adecuada a su situación de riesgo, contando, si fuera necesario, con escoltas para su seguridad.

Por el contrario, el agresor debe ser tratado como lo más despreciable y ruin de esta sociedad. Los medios de comunicación deben enfocar la información hacia el agresor, alentando la repulsa social de sus actuaciones.

Tenemos que decir basta a este goteo de muertes diarias y de agresiones continúas. El Gobierno debe centrar sus esfuerzos en buscar nuevas soluciones y concienciar a la sociedad de la gravedad de este problema, que junto al terrorismo, es de los peores que padece la sociedad española.


Susana Camarero Benítez
Portavoz GPP Comisión Mixta Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com