7 de diciembre de 2019, 21:04:39
Nacional


Adiós al templo faraónico de Gallardón: el futuro alcalde dejará Cibeles... o no

Por P.M.B.

La liebre la soltó Esperanza Aguirre, la flamante nueva candidata del PP para la Alcaldía de Madrid: si ganaba las elecciones municipales en la capital no ocupará el despacho del Palacio de Cibeles para evitar la imagen faraónica del lugar. Un recadito a su ex compañero Gallardón y un reto a los otros candidatos que fue igualado al instante. Pero... ¿cuándo ha costado Cibeles en todo este tiempo y cuánto supone a las arcas públicas su mantenimiento? Vayamos con ello.

- Aguirre no pisará Cibeles por "humildad"


Para empezar, analicemos la propuesta de Esperanza Aguirre, quien anunció a los ciudadanos de la capital que si gana en las urnas el 24 de mayo no va a pisar con el Palacio de Cibeles porque trasladaría el despacho de alcalde de Madrid a la Casa de Cisneros, en la plaza de la Villa, donde ha estado el Ayuntamiento "toda la vida", recordaba en la televisión durante una entrevista.

Aguirre dijo que era cuestión de "ahorro" y "por lo que cuesta la calefacción". "Por qué tener el edificio más importante de Madrid cuando tenemos la Casa de la Villa que, por razones históricas y de ahorro, está muy bien, y además, en el centro de Madrid", se ha preguntado Aguirre.

Era, sin duda, un 'recadito' a su viejo enemigo interno del PP, Alberto Ruiz-Gallardón, el faraónico alcalde que tomó la decisión del traslado del despacho de alcalde a Cibeles.


Cuánto costó

Lo peor de todo es la cifra que hay detrás del Palacio de Gallardón. La nueva sede de Cibeles, antigua sede de Correos, costó un total de 500 millones, una reforma que al final costó un 75% más de lo que marcaba el presupuesto inicial. Eran, sin duda, otros tiempos, antes de la crisis, y pese a las críticas a Gallardón por lo fararónico y megalómano de la idea, nadie puso el grito en el cielo.

Pero de hecho es que el balance de la gestión de Gallardón como alcalde, entre 2003 y 2011, fue económicamente una locura: se calcula que se gastó 10.500 millones de euros, cifra insuperable, se espera, en el futuro, por parte de cualquier alcalde.


El mantenimiento

Pero tampoco es mucho mejor el tema del mantenimiento del edificio. Tiene razón Aguirre al pedir austeridad en torno a la sede porque Cibeles le cuesta al erario público 6 millones de euros anuales, según publica ABC, y es que aparte de los gastos del edificio, en él trabajan 2.000 trabajadores. Aunque otras fuentes apuntan a que costaría en torno a 2 millones.


La oposición se une al órdago

Como era de esperar, nadie podía quedarse al margen de esta propuesta. El candidato del PSOE ala Alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, aseguraba ayer mismo que también él elegirá cambiar de despacho para volver a la Plaza de la Villa, aunque no dejó la ocasión para cuestionar a Aguirre, ya que considera su anuncio una "ocurrencia" en lugar de una propuesta seria. Un día después cambió de criterio y especificó que no trasladará el Ayuntamiento del Palacio de Cibeles si cuesta "un euro más" a los madrileños.

David Ortega (UPyD), en declaraciones a este periódico, ha rechazado la postura de Aguirre: "Ya denunciamos en su momento el traslado, pero ahora volver es absurdo. Queremos recuperar la Casa de la Villa para la gente", nos confirma el candidato de la formación magenta.

De momento, Begoña Villacís (Ciudadanos) se han pronunciado al respecto, ni la plataforma de izquierdas de Ahora Madrid, que engloba a Ganemos, Podemos y otras formaciones como IU.

En todo caso, es la primera consecuencia buena de la campaña electoral, ya que habrá algo de ahorro para los ciudadanos, aún sin determinar, ya que el edificio seguirá albergando necesariamente actividades municipales, así como otros servicios como el famoso restaurante de lujo de su último piso.


Lea también:
- Aguirre no pisará Cibeles por "humildad"
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com