22 de septiembre de 2019, 0:18:25
Nacional


"Si Podemos entra en el Parlamento será de la mano del PSOE; eso Díaz lo llevará en su currículum"

> Entrevista a la número dos por Málaga del PP-A, Esperanza Oña

Por noticias21

A la número dos en la candidatura del PP-A por Málaga al Parlamento, Esperanza Oña, no se la puede tachar de opacidad. La exalcaldesa de Fuengirola, que gobernó en este municipio de la Costa del Sol durante más de 23 años, habla con claridad y sin pelos en la lengua. Así se ha expresado en una entrevista con Noticias21 en el hotel Molina Lario. De profesión médico, Esperanza Oña es rotunda en su oratoria y habla con datos en la mano. Asegura que el PP significaría "terminar con la resignación". "La única opción de cambio es el Partido Popular".
* Por Alejandra Guillén

- Especial: 'Elecciones en Andalucía'  | 'España, un país en elecciones'


Esperanza Oña llega al hotel Molina Lario con datos en la mano. La exalcaldesa de Fuengirola, que vivió su salida del ayuntamiento "como un desgarro", afirma con total rotundidad que en Andalucía han sido mayores los recortes que en España. "El PSOE nos tiene en la marginación, nos tiene acostumbrados a asumir unas cifras insoportables y cualquier otra cosa que no resulte marginación nos parece extraño". Por ello, la número dos del PP en las elecciones andaluzas promete la creación de empleo, porque "se puede". "Con los socialistas seguiremos con trabajos precarios, mal pagados y mucho paro", agrega.

Considera un "retroceso" la posible fragmentación del Parlamento andaluz. En este panorama "confuso", Esperanza Oña destaca que si Podemos entra en el Parlamento será "de la mano del PSOE". "Eso Susana Díaz lo puede llevar en su currículum". En política sanitaria, grandes apuestas de su partido para Málaga son la construcción de un tercer hospital en la capital, abrir el del Guadalhorce, terminar la ampliación del Costa del Sol y reducir las listas de espera quirúrgica a 60 días como máximo.

Usted es la segunda alcaldesa del PP en España que ha ganado con mayor holgura en las elecciones municipales. Ha estado más de 23 años al frente del Ayuntamiento de Fuengirola.  ¿Echa de menos la alcaldía?

En un principio fue un desgarro. Era mi vida, mi vida habitual y sinceramente, entre comillas, podría haberme jubilado como alcaldesa. Habíamos hecho un gran equipo con los ciudadanos y claro, tener que tomar una decisión de este calibre me afectó mucho. Creo que la decisión que se ha tomado es acertada, porque Fuengirola tiene una magnífica alcaldesa también, que ha trabajado todos estos años de número dos. Así, que es una persona absolutamente motivada, llena de ilusión y que se está volcando con la ciudad. No vamos a notar ninguna ausencia y pienso que Ana Mula va a contribuir con su personalidad y su propia forma de ser a mejorar las cosas.

Y en esta apuesta por Andalucía, ¿se ha sentido frustrada por no haber sido candidata a la presidencia de la Junta?

Hay mucha gente que me ha dicho que tengo maneras, carácter, que me gusta el debate... Pero ahora que he dado el paso al Parlamento por contribuir y dejando Fuengirola en muy buenas manos me parecía un reto muy difícil alcanzar el Gobierno andaluz y quise asumirlo, pero nunca me he planteado liderar este proyecto. Pienso que puedo contribuir a mi partido desde otra posición y hacer lo mejor que sepa en cada momento. Estoy diciendo la verdad, no tengo ese objetivo en mi vida.

A pesar de representar a un partido de derechas, ha defendido abiertamente la transexualidad y el matrimonio homosexual. ¿Se ha sentido aislada en su formación?

No, porque primero he defendido esto por convicción y, segundo, el partido lo ha permitido. Ha sido un gran paso del Partido Popular. Creo que en estas cuestiones hay que ser absolutamente comprensivos. Lo que agradezco es que haya tenido la oportunidad de contribuir a la aprobación de una Ley de la Transexualidad que está consensuada con los tres grupos políticos y el PP aportó mucho y la modificó para bien. Y respecto al matrimonio homosexual, por qué no, si lo importante es quererse.

Sin embargo, el PP no muestra con claridad su apoyo a estas cuestiones.

Cuando yo defiendo estas ideas en la tribuna es porque tengo detrás al grupo parlamentario que está conforme. Si después no transmitimos esa forma de pensar tenemos que abrirnos mucho más a la sociedad. Yo esto no lo veo difícil de explicar, lo que veo difícil es estar en contra. Cómo nos vamos a meter en los afectos de las personas. Hay que respetar eso.

Andalucía será la primera prueba de fuego electoral para el PP en este año. ¿Temen que los andaluces vayan a votar pensando en unas generales con los recortes de Mariano Rajoy?

Es inevitable que la gente tenga en cuenta medidas impopulares de Mariano Rajoy. Pero, en ese sentido, en qué medida tienen que tener en cuenta las decisiones impopulares del Gobierno andaluz, con recortes en todos los niveles, donde sigue habiendo destrucción de empleo. En Andalucía se han producido mucho más recortes que en España. Invito a todo el mundo a que vean los presupuestos de la comunidad andaluza. No lo digo yo, lo dicen estos presupuestos. Los recortes de Susana Díaz pasan sin pena ni gloria y han sido espectaculares y brutales. Todas las ONG están tiradas en la cuneta, en educación y sanidad se han despedido a mansalva, se han recortado los salarios de forma brutal, las guarderías no las pagan y en los servicios sociales han sido despiadados. Sin embargo, la gente se queda con los recortes de Rajoy, cuando en el Gobierno socialista han sido muchísimos más altos.

Mariano Rajoy ha prometido más de 500.000 empleos para Andalucía, una cifra muy llamativa teniendo en cuenta el elevado paro que registra la región. ¿Es posible?

Esa pregunta que usted me hace nace de la propia costumbre de vivir con un Partido Socialista que nos tiene en la marginación, de asumir cifras insoportables. Nos tienen acostumbrados a que cualquier otra cosa que no sea marginación nos resulte extraño. Por tanto, estamos tan acostumbrados a que nuestros niveles de paro sean de marginación que se ve normal. Es una crueldad que el 60 por ciento de los jóvenes andaluces estén en paro y  el de las mujeres se sitúa en el 37%. Así que cualquier propuesta diferente nos parece un imposible. Por qué en Baleares y en Madrid llevan 28 meses consecutivos creando empleo, porque se puede.  En Andalucía con el Gobierno socialista no se podrá y nada cambiará después del 22 de marzo si gana el PSOE. Seguiremos con empleos precarios, mal pagados y mucho paro.

Entonces, ¿qué habría que hacer?

Tomar otras medidas diferentes para generar empleo. Voy a poner varios ejemplos: vamos a disminuir el tramo autonómico del IRPF, el más alto de España, porque en Andalucía nos pilla el toro por todas partes, porque es aquí donde más conceptos impositivos hay y donde más altos son. Por ello, en vez de pagar tantos impuestos procuramos que la gente tenga dinero en el bolsillo ese dinero va a destinarse al consumo, lo cual generará actividad económica y finalmente empleo. Es una cadena lógica. Planteamos, por tanto, bajar dos puntos el tramo autonómico para empezar. Esto tendría un impacto en el consumo de 3.000 millones de euros, que permitirían crear 50.000 empleos por año, 200.000 en toda la legislatura. También, Andalucía tiene un déficit en carreteras y autovías. Así, para mejorar las comunicaciones habría que construir 300 kilómetros de carreteras, lo que supondrían 36.000 empleos. Y seguimos sumando: vamos a hacer un plan industrial favoreciendo que estas industrias estén en Andalucía cediendo los terrenos a cambio de empleo. Es cuestión de sumar, sobre todo en Andalucía donde está todo por hacer. Andalucía tiene mucho margen para crecer. Otro ejemplo es el de la corrupción, con  4.000 millones de euros perdidos, lo que representaría unos 60.000-70.000empleos. Sería otro tanto. Es necesario recuperar el dinero de la corrupción. Por tanto, la creación de empleo no es que sea posible, es que sería lo natural en Andalucía crecer a ese ritmo, porque todo está por hacer en empleo. Lo único que podemos hacer con un gobierno solvente es crecer.

Si son tan posibles, ¿por qué los socialistas no han llevado a cabo estas medidas?

Al Partido Socialista le ha venido muy bien electoralmente tener un gobierno adormecido, sin iniciativa. Para esta legislatura nos prometieron 28 leyes y se han hecho dos. Quién pide cuentas, nadie. Quién reprende a la presidenta, nadie.

Otro de los desagravios para los andaluces respecto al resto de comunidades autónomas es el impuesto de sucesiones. ¿Qué piensa hacer el PP-A al respecto?

En ninguna comunidad del PP existe este impuesto de sucesiones o de forma simbólica. En Andalucía, para heredar un pequeño piso y local hay que pagar unos 35.000 euros, una barbaridad. Por ello, la gente se ve obligada a renunciar a la herencia. En Madrid, esto vale 300 euros. El Gobierno socialista propicia que miles y miles de andaluces no puedan heredar. Y precisamente los que no heredan no son los más ricos por la imposibilidad de conseguir esas grandísimas cantidades de dinero. Nosotros hemos planteado muchas veces este problema en el Parlamento y han votado en contra.

Las encuestas auguran malos resultados para el PP-A con una importante pérdida de diputados frente a los 50 que consiguieron en las pasadas elecciones. ¿Qué opina?

Evidentemente  me gustaría que estas encuestas estuvieran equivocadas. Tenemos la confianza en que hay mucho voto indeciso de gente que va a votar y no sabe qué. Representan un 41% del total del electorado. Estos votantes pueden cambiar las elecciones y confío en que cambien a mejor y se produzca por fin el salto en Andalucía. No puedo entender qué más se le tiene que hacer a Andalucía para que la gente reaccione, más que tener el mayor paro de Europa y por encima de Grecia, más que robar 4.000 millones de euros en corrupción. No reaccionamos. Qué más hay que hacer en Andalucía para que un andaluz de bien que piensa en su familia, en su trabajo, en su futuro reaccione.  Las encuestas no pueden manejar el voto oculto ni los indecisos y ahí puede que nos llevemos una sorpresa agradable para los que apostamos por el cambio en Andalucía. Espero que así sea por el bien de Andalucía

Se espera un Parlamento fragmentado, probablemente a cuatro bandas. ¿Sería perjudicial?

Sí. El panorama que se presenta es tremendamente confuso. Con PSOE e IU ha sido horrible, una parálisis total de Andalucía, así que si entran en escena otras formaciones; algunas vienen como liberadores de la patria, supondría un retroceso de muchos años en libertades y derechos. Si entra Podemos en el Parlamento sería de la mano del PSOE y eso Susana lo puede llevar en su currículum. Sería un retroceso tremendo, porque que no se nos olvide que Podemos colabora con gobiernos que no respetan los derechos humanos.

Y si el PP-A fuese la fuerza más votada, ¿con quién pactaría?

Nosotros aspiramos a gobernar en solitario y a poder llegar a acuerdos puntuales para asegurar la gobernabilidad, no a pactar. Es posible, está el caso de Extremadura. Nosotros aspiramos a algo parecido.

¿Qué dice a este respecto Susana Díaz?

Ha dicho que le daría igual que el PP-A fuese la lista más votada. Ella pactará con quien haga falta para que el PP-A no gobierne. Ya sabemos de lo que es capaz esta señora. Es capaz de plantear un panorama político en Andalucía mucho más inestable y peligroso y, sobre todo, que paralice el crecimiento de nuestra comunidad. Que sepamos que el PSOE significa exactamente lo mismo que ahora, no va a cambiar nada y cualquier otra opción política que se vote es apuntalar al PSOE. La única opción de cambio es el Partido Popular.

¿Cuáles son las claves del programa electoral de su partido para Andalucía y Málaga?

Llevar a cabo todo tipo de medidas para la creación de empleo. La activación de los negocios de los autónomos para que puedan emprender, para que las mujeres autónomas puedan quedarse embarazadas sin ningún coste añadido, puesto que ahora se penaliza la maternidad. La bajada de impuestos, corrupción cero y recuperar el dinero robado, que nosotros plantearíamos con una iniciativa judicial. Málaga es tremendamente activa, con muchas iniciativas propias y que siempre ha estado castigada por la Junta. En el Metro han sido más las zancadillas que la colaboración, se prometió el tercer hospital para Málaga y nunca más se supo, el tren litoral lleva prometiéndose desde el año 1999. Sin ser competencia del Gobierno, porque es un proyecto de la Junta, ha tenido que ser Ana Pastor la que diga que es una obra interesante y que la va a llevar a cabo el PP. Se ha comprometido a presentar en un año cinco trazados posibles. A Málaga todo lo que se le ha hecho han sido zancadillas, así que vamos a levantar ese pie a los malagueños, que son los que más contribuyen al PIB de Andalucía, puedan aportar muchos más empleos y creación de empresas.

Usted se ha ocupado en el Parlamento de las cuestiones de sanidad, muy vapuleada por los recortes. ¿Qué proponen si llegan al gobierno?

En Málaga faltan 700 camas para que estemos en la media nacional y 275 para alcanzar la media andaluza. Tenemos las peores ratios en Málaga y por ello se prometió el tercer hospital. Por ello, plantearíamos igualar esas ratios, abrir el Hospital del Guadalhorce que lleva tres años cerrado, terminar la ampliación del Costa del Sol y construir el tercer hospital en Málaga. En Andalucía y en Málaga es donde menos se invierte en sanidad y educación de toda España y a eso hay que darle la vuelta. Los tiempos de espera para una operación en Andalucía son un disparate. No debe ser así. Nosotros proponemos 60 días máximo de espera quirúrgica, quince días máximo para cita con el especialista y no más de diez días para una prueba diagnóstica. El PP significaría terminar con la resignación; no hay que resignarse, hay que combatir para vivir mejor y el PP será el aliado de todos los malagueños y andaluces para que todos vivamos mejor.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com