1 de junio de 2020, 1:11:14
Toros

Gran y variada corrida de Montealto


Histórica goyesca en Las Ventas: dos triunfos de Puerta Grande y el drama de dos graves cogidas

> Dos orejas para Morenito de Aranda y López Simón, herido como Ángel Teruel

Por Emilio Martínez Espada

"Nadie se aburre cuando sale el toro". La frase brotó, apasionada y compulsiva, de la voz honda y rasposa de Rosco, uno de los mejores aficionados del sanedrín sabio que es el exigente Tendido 7 de Las Ventas. Y llevaba toda la razón y más. Porque esta goyesca del 2 de mayo de 2015 ya está grabada con hilo de oro en la historia de la plaza más importante del mundo. Salió el toro, como casi siempre en Madrid, pero luciendo la casta de su fiereza, y le enfrentaron tres coletudos de agallas y torería, con un balance de drama -graves cogidas de Ángel Teruel y López Simón, éste con el premio de las dos orejas que cortó-, y triunfo -las otras dos que echó en su esportón Morenito de Aranda, único ileso de la terna-. Viva la Fiesta, las pocas veces que, ¡ay!, es auténtica. Viva.


Morenito fue el único que descerrojó la soñada Puerta Grande de la Monumental -ya se sabe: de Madrid, al cielo-, que tantos contratos abre y por la que le sacaron en volandas al término de tan intenso festejo. La intensidad la puso un encierro de Montealto, de gran trapío, y que aportó casta en diversas gradaciones en los cuatro últimos ejemplares, ninguno fácil por ese motivo, lo que aumenta el mérito de sus matadores en sus respectivas labores que nos tuvieron con los ojos clavados en el ruedo con la emoción a tope. 

Siempre por el comportamiento de los bureles y el valor de sus oponentes, sí, mas también por los fogonazos artísticos que alumbraron en sus respectivas faenas, con el añadido de la gesta. Como la que apuntó López Simón, quien lidió a su segundo herido con dos cornadas en la pierna -de 10 y 25 centímetros- y mejoró su labor anterior en la que a las exigencias del burel tercero, le echó quietud, variedad y fundamento ortodoxo, aunque también hubo algún altibajo. No obstante, se tiró como un jabato a matar y resultó herido espectacularmente lo que ayudó a la petición de trofeo tras varios descabellos.

Dos estoconazos a ley

Sin embargo, en el siguiente, que lidió con un torniquete en la pierna para evitar más hemorragia, se superó porque a sus similares series e igual entrega añadió mayor reposo y relajo, antes de volcarse de nuevo con la tizona, ahora acertando a la primera y paseando una oreja de peso con la que entró en la enfermería para no salir. Claro que para relajo, tersura y desmayo, la labor muletera de Morenito al también complicado, por encastado, quinto, al que sometió y pudo a base de técnica y pisarle los terrenos inverosímiles siempre cruzado.

Además cascabeleó de inicio con la caricia y el látigo de los doblones, a los que siguieron varias series sobre ambas manos, abrochadas con variedad: ora pases de pecho, ora trincherillas, ora de la firma en un conjunto macizo que cerró con un espadazo hasta las péndolas para cortar dos justas orejas de ley. De muy parecida guisa obró en el último, también encastado, pero que duró poco. No obstante, igualmente el de Aranda floreó magníficas series antes de despenarlo de otro estoconazo.

De sus ganas de triunfo da fe, también, que se fue a esperar a portagayola a su primero, más mansote, con el que dejó una especie de adelanto de lo que vendría después, y con ese quinto. A ambos extrajo buenos lances, ya de pie, en el siempre difícil terreno de toriles. También Ángel Teruel, con el manso que inició tan interesante y movido festejo, buscó la gloria, pero cuando empezaba a confiarse al natural, tras una buena serie de redondos, sobrevino la cornada que en vez de a la soñada Puerta Grande le llevó a abrir la de la enfermería. Merece una sustitución en San Isidro, donde repetirán los triunfadores Simón y Morenito. Triunfadores ante el toro/toro. Y olé. Es entonces cuando la Fiesta brilla por olorosa, flamígera y verdadera. Y más olé.

FICHA DEL FESTEJO

Toros de MONTEALTO, magníficamente presentados, mansos y manejables los dos primeros, encastados de diversa catadura el resto. MORENITO DE ARANDA: ovación y saludos; dos orejas; ovación y saludos tras petición. ÁNGEL TERUEL, herido por su primero. LÓPEZ SIMÓN: oreja tras aviso; oreja. Plaza de Las Ventas. Tradicional corrida goyesca del 2 de mayo. Casi media entrada. 

Incidencias: Parte médico de López Simón: herida por asta de toro  en tercio inferior cara posterior muslo derecho con dos trayectorias, una descendente de 10 cm, que alcanza hasta cara posterior de rodilla contusionando paquete vásculo nervioso poplíteo, y otra ascendente de 25cm que produce destrozos en músculo isquiotibiales y contusiona nervio ciático. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros siendo trasladado al hospital San Francisco de Asís a cargo de la Fraternidad. Pronóstico grave 

Parte médico de Ángel Teruel: Herida por asta de toro en tercio proximal cara anterior muslo izquierdo, con una trayectoria de 20 cm, que contusiona paquete femoral y produce destrozos en músculos aductores, con orificio de salida bajo espina ilíaca antero-superior izquierda. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros. Trasladado al hospital San Francisco de Asís a cargo de la Fraternidad. Pronóstico grave..
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com