7 de abril de 2020, 16:46:00
Opinión


¿La economía es Dios?

Por Rafael Torres


Sorprende que todos los partidos que concurren a las elecciones del 24-M hablen únicamente de economía, cuando, como es público y notorio, no tenemos. Bueno, hay algunos pocos centenares de españoles que sí tienen, que la tienen toda ellos, pero el resto, el conjunto, ninguna. ¿Qué economía puede tener alguien que debe más de lo que gana? A España, por la rapacidad y la inepcia de sus gobernantes, le pasa eso, que su deuda ya es técnicamente superior a su PIB, de modo que lo razonable sería tener una economía antes de seguir hablando de ella, es decir, antes de seguir proponiendo una u otra forma de administración de la nada. Sin embargo, para una vez que se le ocurrió a alguien aplazar, "reestructurar" o reducir mediante quitas la deuda, el primer Podemos, casi lo matan, y, encima, se ha echado, para que no lo maten, atrás.

Economía de verdad, real, no hemos tenido nunca. Lo más parecido, una burbuja. Toda la economía de España, el fruto del trabajo de los españoles y el rendimiento de su patrimonio, está en los bancos suizos y en los paraísos fiscales. Allí puede estar. Pregunten a Rato, a Granados, a los Pujol, a Bárcenas, a las grandes fortunas y a la grandes corporaciones, que algo deben saber. Supeditar a la economía la recuperación o la supervivencia de todo cuanto es imprescindible para la vida de la nación, que es lo que hacen los partidos, los viejos y los nuevos, cuando hablan de economía, es un suicidio. Pero se ve que como nos hemos suicidado tantas veces, no se le da importancia ninguna.

La cultura, la justicia, la educación, la ciencia, la agricultura, la ganadería, la industria, la naturaleza, la articulación del territorio, la sanidad, la ley, todo cuanto una república próspera y ordenada precisa con buena salud para el bienestar de sus nacionales, y que en España agoniza o se ha muerto, resulta que depende de lo que no tenemos ni se la espera: la economía. Nadie habla de otra cosa, que hasta al pobre García Montero le obligan a hablar de ella. Lo mismo la economía es Dios, y no nos habíamos enterado.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com