7 de abril de 2020, 0:09:26
Opinión


El olor del miedo

Por Rafael Torres


Es curioso ver cómo indigna el supuesto maltrato dispensado a sus ex trabajadores por el marido de Manuela Carmena a los mismos que aplauden la Reforma Laboral del Gobierno de Rajoy, que convierte en esclavos, y encima en esclavos pobres, a los trabajadores. Esperanza Aguirre, que creyó desacreditar a la candidata de Ahora Madrid diciendo que había sido una juez del "cuarto turno", al que se accede, por cierto, por el prestigio y la excelencia, vuelve ahora a alimentar la campaña contra Carmena con la munición de la fracasada empresa de su marido, que en el aspecto jurídico los tribunales no le han señalado ninguna responsabilidad penal. 

En ambos casos, Esperanza Aguirre sabe, habla, opina, juzga y malmete por lo leído en algún periódico, donde, como bien sabemos quienes hemos gastado nuestra vida trabajando en ellos, no siempre se acierta a nombrar la verdad. Con lo del "cuarto turno" pasó eso, que no era cierto, y con lo del estudio de arquitectura del marido de la ex magistrada, y las presuntas sevicias a los empleados, y los impagos, y las insolvencias, y los traslados patrimoniales, se irá viendo lo que haya de verdad.

Pero el uso de ésto del marido de Carmena, como en su día la supuesta hipoteca guay en Caja Madrid de Sánchez, el remunerado escaqueo académico de Errejón o las dinerarias "liaisons dangereuses" de Monedero con los países andinos, no se inscribe en el admirable propósito de denunciar golfadas y defender la rectitud y la decencia, sino en el ámbito de la guerra sucia electoral, pues quienes se centran en la denuncia de esos casos suelen desatender esos otros de saqueo de las arcas públicas, más brutales y continuados, perpetrados por los afines ideológicos o partidarios. Y el caso es que bastantes taras tiene nuestra mecánica electoral y nuestra cultura política como para, mediante esos distingos en la denuncia del choriceo, se desvirtúe y empuerque con ese plus de sectarismo.

Que Aguirre ande por ahí huele, además, a miedo, a temor por la creciente conexión con el electorado de su más directa rival en la lucha por el Ayuntamiento de Madrid. Demasiado olor.
Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com