12 de noviembre de 2019, 19:44:32
Opinión Castilla-La Mancha


Cospedal ya prepara sus maletas



Al igual que en toda España, los ciudadanos de Castilla-La Mancha fuimos a las urnas el 24 de mayo para elegir a las formaciones políticas y los equipos de personas que deseábamos que gobernaran  ayuntamientos, diputaciones y la Comunidad Autónoma durante los próximos años, trasladando su confianza mayoritaria a las formaciones de izquierda, concretamente al PSOE, IU -Ganemos- y Podemos, sin olvidar a Ciudadanos.

En 2011, en esta Comunidad, al igual que en la mayoría del país, se produjo un vuelco en el panorama político desconocido, entregando al PP la practica totalidad del poder institucional. Cospedal y el PP se hicieron con todo ello en Castilla-La Mancha: el Gobierno Regional, cuatro de las cinco diputaciones provinciales, los ayuntamientos de Albacete, Ciudad Real, Guadalajara, Almansa, Hellin, Villarrobledo, Tomelloso, Socuellamos, Manzanares, Illescas, Torrijos, Talavera, Tarancón, por decir algunos de los mas importantes. Los ciudadanos votaron un cambio y éste lo concentraron en el PP. Y ello se produjo con la crisis económica iniciada en 2007 con fondo, y las movilizaciones del 15-M como presente.

Hoy, al analizar los resultados de este domingo, habría que preguntarse ¿que ha ocurrido durante estos cuatro años para que los ciudadanos castellano-manchegos en tan breve espacio de tiempo, le hayan dado la espalda de forma tan abrupta a Cospedal y su PP, retirándole una parte fundamental de ese poder entregado en 2011?.

Varios han sido a mi entender, los factores que han influido en este vuelco, en este cambio tan radical. Sin lugar a dudas la crisis ha afectado y de qué manera a ello, como afectó a los resultados de 2011, a lo que hay que unir el incumplimiento sistemático del conjunto de medidas que Cospedal fue anunciando poco a poco hasta hacerse con el poder y que todos recordamos perfectamente. Propuestas y medidas que fueron incumplidas sistemáticamente una vez en el Gobierno. El engaño, la mentira, y el incumplimiento han estado en la base de su quehacer diario. Todo ello, por si solo, no ha sido ni suficiente, ni determinante, aunque si importante para los resultados del domingo. Sin embargo otros motivos han tenido mucho que ver especialmente la forma de gobernar, como el fondo de las medidas adoptadas durante estos cuatro años.

Efectivamente, todos hemos visto y sufrido la forma despótica, lejana, soberbia, arrogante, casposa, despectiva y antidemocrática con la que ha gobernado durante estos cuatro años.

Se han adoptado medidas sin el mas mínimo respecto a las normas democráticas -decenas de sentencias de los tribunales de justicia así lo atestiguan-, se ha ninguneado y despreciado al Parlamento Regional, a las organizaciones sindicales -las empresariales a decir de su Presidente han estado muy cómodas-, y sociales, al tiempo que se ha eliminado cualquier instrumento de participación y de control democrático de la acción de gobierno, sin olvidar como se ha estrangulado cualquier atisbo de opinión que no fuera para adularla tanto a ella como a sus políticas, provocando e imponiendo el cierre de medios comunicación implantados durante años en la comunidad. Se ha manejado y manipulado la información tanto desde la Radio Televisión Regional Pública, como desde determinados medios de comunicación afines y sumisos a sus dictados, que han recibido a cambio todo tipo de subvenciones o ayudas.

Y por otro en el fondo, al adoptar un conjunto de medidas -sin olvidar las aprobadas o impuestas por el Gobierno de Rajoy- de carácter político, económico y social que han provocado un incremento sin precedentes del desempleo, la desigualdad social y la reducción del conjunto del Estado del Bienestar.

Repasar la lista de la serie de medidas arpobadas haría esta reflexión interminable, pero si dejar constancia de algunas de ellas, al entenderlas fundamentales. Por ejemplo, en el terreno político, la máxima institución de la voluntad popular, el Parlamento Regional, lo ha despreciado, ninguneado y chuleado, aprobando leyes y medidas sin el mas mínimo intento de acuerdo, o de pacto, convocándolo según sus intereses, utilizando sin piedad el rodillo de su mayoría, aprobando unilateralmente leyes como las dos electorales -por cierto la ultima se ha vuelto en contra-, el Reglamento de las Cortes dejando sin sueldo a los Diputados para intentar así estrangular a la oposición -hecho insólito y único en el país y en Europa-, aprobando unos Presupuestos insolidarios e inútiles para salir de la crisis; eliminando instituciones útiles y necesarias, como el Defensor del Pueblo, el Consejo Económico y Social, la Sindicatura de Cuentas o anulando prácticamente el Consejo Consultivo, y todas aquellos órganos en los que la sociedad civil participaba y posibilitaba un cierto control del Gobierno.

Pero junto a estas medidas despreciativas y atentatorias contra la libertad y la democracia, con el cuento permanente de la "herencia recibida", ha impuesto un conjunto de medidas que no solo no ha solucionado ninguno de los graves problemas que podíamos tener, sino que los ha agravado, abriendo aun mas la brecha de la desigualdad.

En efecto, el paro ha aumentado en casi 100.000 personas en estos cuatro años, mas de 150.000 de los parados no cobran nada, 40.000 jóvenes se han tenido que marchar al extranjero en busca de empleo, la economía real lleva parada cuatro años provocando el cierre de cientos de empresas, muchas de ellas claves para nuestra economía; buena parte de los servicios públicos -esenciales para las capas mas débiles de la sociedad- se han ido deteriorando: se han despedido a miles de maestros, de médicos, de enfermeras, de trabajadores sociales, debilitado la Universidad regional; se han rebajado los salarios y las condiciones de trabajo no solo de los trabajadores públicos, sino de la inmensa mayoría del resto de los trabajadores, la desigualdad y la exclusión social ha aumentado, siendo la Comunidad donde mas se ha incrementado de todo el país; las listas de espera están desbordadas, se ha implantado el turismo sanitario, se ha derogado la Ley de Garantías Sanitarias y la de estabilidad en el empleo, se ha impuesto el copago farmacéutico, se ha eliminado el complemento establecido en la Comunidad para las pensiones mínimas; se han dejado miles de dependientes sin cobertura o se les ha reducido las prestaciones, y sin asistencia a miles de ellos; se han abandonado nuestros montes, mandando al paro cuatro meses a mas de 2.500 trabajadores de Geacam; se ha permitido y tolerado el desahucio de cientos de familias por parte de los Bancos. La lista sería interminable.

Por todo ello, los castellano manchegos, hartos de engaños, de mentiras, de soberbia, de despotismo, de políticas lejanas, de recortes y de eliminación de derechos han optado por cambiar de rumbo, por obligar a Cospedal y su Gobierno a hacer las maletas y buscar nuevos y mas lejanos horizontes, con la ilusión y la esperanza de que esta pesadilla de cuatro años ha terminado y se va a iniciar una nueva etapa, con Emiliano García Page como Presidente, en la que la honradez, la claridad, la participación, el compromiso y el esfuerzo se pongan al servicio de los ciudadanos y con ellos terminar con el destrozo hecho y se empiece de nuevo por la senda de la recuperación, la igualdad y las políticas sociales y de empleo, sabiendo que nada va a ser fácil, pero que por encima de todo la política y la gestión se ha de poner al servicio del conjunto de la sociedad, si, pero pensando y mirando mucho mas a la victimas de la crisis y de las políticas de recortes de Cospedal y de Rajoy, que hacia aquellos que la provocaron y se han y están beneficiando de la misma.

En definitiva, Sra. Cospedal, los castellano-manchegos le hemos dado la espalda y le decimos adiós, porque nunca ha creído en esta Comunidad, y mucho menos en sus gentes. ¡Tan buen viaje lleve, como descanso deja, Sra. Cospedal!

Juan Antonio Mata

Expresidente del Consejo Económico y Social de CLM

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com