12 de mayo de 2021, 11:00:41
Nacional


¿Juanma Moreno en Sanidad y Alonso en Génova?: las quinielas empiezan a circular por la sede 'popular'

Por Vicente Mateu

Las quinielas ya circulan por Génova. O mejor dicho y para ser honestos con el lector, los cotilleos. Lo que se dice y se comenta es que la famosa remodelación de Mariano Rajoy va a ser un mero control de daños y por supuesto no se concretará hasta que se hayan despejado todas las incógnitas abiertas en gobiernos municipales y autonómicos. Así, Alfonso Alonso, disciplinado ministro de Sanidad, estaría postulándose para ocupar la secretaría general de María Dolores de Cospedal, que entraría en el Gobierno para sustituir al ‘embajador’ Wert al frente del Ministerio de Educación.


El titular de Sanidad se ve como la mejor opción para llevar las riendas del partido, en tanto a nadie se le ocurre sacar a Alberto Núñez Feijóo de Galicia con las elecciones autonómicas en esa Comunidad ya a la vuelta de la esquina de un año. Un suicidio electoral que deja vía libre a Alonso, al que avala su experiencia como portavoz popular en el Congreso de los Diputados. El entorno del gallego, por su parte, jura y perjura que el sucesor in pectore de Rajoy no tiene el menor interés en volver ahora a Madrid. “Vamos, que ni de c…”, afirman con un gesto de rechazo absoluto. Dentro de un año ya veremos.

El otro candidato al puesto es el portavoz del comité electoral, Pablo Casado, joven promesa señalada por ejemplo por Juan Vicente Herrera –una referencia nada inocente- al que se descarta precisamente por eso, por su juventud. En su ‘promoción’ hay además otros aspirantes que se consideran con más méritos para encabezar el relevo generacional.

La jugada perfecta para Alfonso Alonso sería -aunque no es incompatible en teoría- liberarse de una cartera tan complicada e ingrata como la de Sanidad en la que algunos quieren sentar a Juanma Moreno, el derrotado líder del PP andaluz que antes fue secretario de Estado de Asuntos Sociales en ese mismo ministerio. Es decir, un viaje de ida y vuelta con ascenso incluido que calmaría las aguas de un sector del partido, tanto al sur de Despeñaperros como al norte, que pide su dimisión y sigue sin aceptar su nombramiento a dedo. Primero hay que resolver el avispero andaluz y sobre todo es una apuesta personal de Rajoy, por lo que otras fuentes dudan de que asuma un error de este calado.

La otra incógnita de los cambios es Luis de Guindos, presunto próximo presidente del Eurogrupo. El actual, Jeroen Dijsselbloem, concluye en julio su mandato pero el relevo no sería inmediato, al menos como para tener que nombrar un nuevo ministro de Economía en estos momentos. Nadie se atreve a dar nombres. De hecho da la sensación de que, como es habitual en el PP, nadie tiene la menor idea de las intenciones del presidente. Se apuesta más por la continuidad, una decisión prudente hasta que el nombramiento de De Guindos esté realmente atado y bien atado.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com