24 de agosto de 2019, 17:39:11
Sociedad


La Orden Hospitalaria San Juan de Dios recibe el Princesa de Asturias de la Concordia 2015

> La organización dedica el premio a los dos misioneros españoles muertos por el ébola

Por Diariocrítico/EP

La Orden Hospitalaria San Juan de Dios ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015, último de los ocho galardones internacionales que convoca este año la Fundación Princesa de Asturias y que cumplen con esta su XXXV edición.


La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios es una organización internacional que presta cuidados sanitarios a los más necesitados, sin distinción de creencias. Es una institución sin ánimo de lucro, católica, que forma parte de la Iglesia y que tiene la expresión de su filosofía en la hospitalidad y en la humanización de la asistencia. Fue fundada en Granada en 1593 por Juan Ciudad, quien estableció el primer hospital dedicado a la atención de enfermos pobres, financiado con donaciones.

Al finalizar el siglo XVI se habían creado más de 50 centros hospitalarios, principalmente en España e Italia. Continuó su expansión por las colonias españolas en América y por Europa (al finalizar el siglo XVIII. Hospitalarios fueron los primeros en inaugurar un centro de cuidados paliativos en China, en Yan-Ji, en 2004. En la actualidad la Orden asiste cada año a 27 millones de personas.

Con la adaptación de su trabajo a los requerimientos de cada época, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha mantenido la solidez de su servicio, en particular en cuidados paliativos, realizando un especial esfuerzo durante la epidemia del ébola declarada en varios países de África en 2014.

La Orden Hospitalaria y Juan Ciudad ONGD lanzaron entonces la campaña Paremos el ébola en África del Oeste -el virus ya había causado 518 muertos-, solicitando donaciones para sus hospitales en Lunsar (Sierra Leona) y Monrovia (Liberia), para la adecuación de las áreas de aislamiento y la adquisición de materiales. Ambos hospitales se clausuraron para desinfección y cuarentena.

Parte de su personal resultó contagiado y en ellos fallecieron 18 hermanos y colaboradores, entre ellos el español Manuel García Viejo. La Orden persistió en el trabajo para la pronta reapertura de los dos centros, con la formación del personal sobre protocolos de seguridad frente al virus, en coordinación con las autoridades sanitarias y otras instituciones internacionales y continuó prestando información y asistencia a familias en cuarentena (alimentos, medicinas y apoyo psicológico).

Actualmente, la OHSJD cuenta con 350 centros, más de 70 en 27 países empobrecidos de los 53 en los que está presente, y dispositivos sociales y sanitarios para la intervención en los ámbitos hospitalario, ambulatorio, de salud mental, discapacidad, geriátrico y social. En este último, presta atención a emigrantes, personas sin hogar, en riesgo de exclusión social, enfermos de sida o drogodependientes.

Su eficiencia asistencial se mantiene con la actualización constante de las estructuras y del impulso a la investigación y formación sanitaria y social. Está compuesta por más de mil hermanos que trabajan junto a 55.000 profesionales y cerca de 9.000 voluntarios. Cuenta con más de 300.000 benefactores-donantes, que prestan su ayuda económica a través de donaciones particulares, periódicas o puntuales, y en forma de legados y herencias.

La OHSJD tiene hermanamientos con instituciones y organizaciones locales para el desarrollo de múltiples programas de acción. En los últimos años, han ayudado a las víctimas del terremoto en Perú (2007), del tifón Yolanda en Filipinas (2013) y a las más vulnerables de la crisis económica en España. En enero de 2015 recibió el Premio Ciudadano Europeo 2014, que otorga el Parlamento Europeo.

Una dedicatoria especial

Los Hermanos de San Juan de Dios han agradecido a las instituciones el Premio Princesa de Asturias de la Concordia y han dedicado el galardón a los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo, fallecidos el año pasado en Sierra Leona y Liberia, fallecidos por ébola durante su labor de atención a pacientes de esta enfermedad.

Junto con ellos, han dedicado este reconocimiento al resto de religiosos fallecidos por ébola durante su labor de misioneros, a todas las personas que han padecido el virus y, en general, a todos aquellos a los que la orden atiende en todo el mundo.

Los responsables de la orden creen que precisamente su lucha contra el ébola y los casos que les afectaron en 2014 ha tenido "mucho que ver" en la concesión del galardón". "Verdaderamente, yo creo que lo que sucedió con la epidemia del ébola ha influido en la concesión del premio", ha subrayado el presidente de la Fundación Juan Ciudad, Miguel Ángel Varona.

En cuanto al dinero del premio, los Hermanos de San Juan de Dios han anunciado que irá destinado a la lucha contra el ébola pues, según ha recordado Varona, han necesitado mucho dinero para la reapertura de los hospitales de Liberia y Sierra Leona el pasado mes de noviembre, aún en medio de la epidemia. Desde entonces, en ambos centros han atendido a más de 12.000 personas.

Actualmente, según ha explicado Viadero, la situación en ambos países del área " post ébola" es de "normalidad" aunque todavía no están funcionando al 100% por la crisis que han atravesado. En cualquier caso, ha afirmado que siguen trabajando y ha destacado el hecho de que desde la reapertura de los hospitales no hayan tenido ningún nuevo contagio lo que significa, según ha añadido, que están haciendo "las cosas bien".

Por otro lado, atendiendo a la crisis humanitaria de refugiados en Europa, los Hermanos han recordado que este miércoles se encuentra en Austria el general de la Orden y que afrontarán este asunto y estudiarán de qué manera la Orden puede aportar su " grano de arena" para ayudar a la solución de la crisis.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com