26 de octubre de 2020, 20:47:03
Nacional


Los partidos catalanes afinan su mensaje en el último día de las elecciones más trascendentales desde 1980

Por Jordi Oliveres

Último día de campaña. Nerviosismo generalizado. Todos los partidos afinan el último mensaje. Estas elecciones se han convertido en las más trascendentes desde 1980.


Entonces, 35 años atrás, todo el mundo daba por ganador al PSC y hubo sorpresa. La justo nacida coalición de Convergència i Unió, con Jordi Pujol al frente, se aupó a la primera posición y consiguió 43 escaños, dejando a Joan Reventós con la miel en los labios y el champán en la nevera al obtener 33 sitios en el Parlament.

¿En este 2015 puede pasar algo similar? Todo indica que no. El voto independentista, de poco más de millón y medio, está totalmente movilizado. Junts pel sí y las CUP son las dos opciones claramente separatistas, pero con matices. La primera, fruto de una coalición electoral entre Convergència Democràtica (ya sin Unió) y Esquerra Republicana, pero con Raül Romeva de cabeza de cartel y con Artur Mas y Oriol Junqueras resguardados en los puestos cuatro y cinco, aunque Mas sea el candidato a la presidencia de la Generalitat. La segunda, en su segundo asalto al Parlament y claramente de izquierda radical. El periodista Antonio Baños ya ha dicho por activa y por pasiva que los votos de las CUP no harán presidente a Mas.

Junts pel sí sería el ganador de las elecciones. Falta por saber si con mayoría absoluta o solo relativa. En el primer caso, Mas sería reelegido presidente de la Generalitat y se iniciaría un proceso hacia la independencia en 18 meses. En el segundo caso, podrían suceder un par de escenarios: en el primero, Mas es reelegido con mayoría simple gracias a la abstención de algún grupo parlamentario. En el segundo caso, las CUP ya han adelantado que Romeva podría ser su candidato, lo que llevaría al abandono de Mas de la política.

Otro factor a tener en cuenta es que mientras en Cataluña ya habría un nuevo gobierno en el mes de diciembre, en cuando España habrá elecciones generales y un vacío de poder legislativo y ejecutivo, lo que podría llevar a las fuerzas secesionistas catalanas, si tienen los votos necesarios, a una proclama independentista con un gobierno español en funciones y unas cámaras disueltas a la espera de su constitución, pues todos los cargos estarían en funciones.

Mientras que las fuerzas independentistas aglutinarían es poco más de millón y medio, el resto de formaciones opuestas al proceso iniciado por Mas y Junqueras también podrían obtener la misma cifra de votos. Hace tres años, la participación fue del 67,76%. Todos los contendientes esperan que en esta ocasión sea mayor. Además, todo indicaría que con más catalanes votando menos porcentaje de voto iría a parar a las fuerzas a favor de la independencia. Entre CiU, ERC y las CUP, en 2012 consiguieron 74 diputados, cifra que parece lejos según todas las encuestas que se conocen, pues ahora podrían llegar a los 70 en las más optimistas, cuatro menos.

Junts pel sí desearía iniciar un proceso de negociación con el Eastado de 18 meses. Las CUP, por su parte, pretenden proclamar la independencia y la ruptura con España el primer día que sea posible con la constitución del Parlament. Son dos vías diferentes y, en cierta manera opuestas.

¿Y el resto de formaciones? Según las encuestas Ciudadanos y Catalunya sí que es pot se estarían jugando el segundo puesto. C´s, con Inés Arrimadas de candidata, aunque siempre arropada por Albert Rivera –verdadero protagonista mediático- está a favor de mantener el actual statuo quo. Incluso estas autonómicas son una piedra de toque para las generales de diciembre, cuando Rivera aspirará a suceder a Mariano Rajoy como líder del centro derecha español. Hace tres años, con Rivera de cabeza de cartel, Ciudadanos obtuvo 275.000 votos y 9 escaños. Ahora, pretende duplicarlo.

Catalunya sí que es pot, con Lluís Rabell, un candidato poco conocido y nada mediático, confía en dar un vuelco a las encuestas y ser el protagonista de la izquierda, tal y como pasó con las elecciones municipales de mayo. Al igual que Rivera, Pablo Iglesias ha visto esta campaña como el primer round hacia las generales. Iglesias, Íñigo Errejón y la plana mayor de Podemos han engullido Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida y Alternativa. En 2012, ICV-EUiA consiguió casi 360.000 votos y 13 escaños con Joan Herrera. La nueva coalición no le serviría para aumentar en mucho las cifras, ya que podría llegar hasta los 17 o 18 escaños.

El PSC, que hace tres años quedó segundo en número de votos al obtener casi 500.000 y 20 diputados, únicamente aspira a mantener su votante tradicional y moverse en una horquilla superior de los 15 escaños, aunque la campaña de Miquel Iceta está siendo valorada positivamente por su electorado más fiel, a pesar de la dificultad de explicar qué es el federalismo. Iceta ha contado con la ayuda de los principales barones del socialismo español, que han apoyado en público la apuesta por una España diferente. Otro factor es que el PSOE desea una mejora sustancial del voto al PSC si de verdad quiere aspirar a La Moncloa en diciembre y que Pedro Sánchez sea un adversario real a Mariano Rajoy.

Finalmente, el Partido Popular de Xavier García Albiol lo ha fiado todo a Rajoy y el resto de dirigentes nacionales del PP, que han arropado a los dirigentes populares, como en todas las campañas. El PP en Cataluña podría pagar la inacción de Rajoy en el proceso catalán y, además, es el responsable de los grandes recortes sociales, que en Cataluña se han vivido muy de cerca, a pesar de que el Gobierno de Mas los aplicó antes incluso que Rajoy. En 2012, el PP consiguió 19 diputados con 471.000 votos, el mejor resultado de su historia. En estas elecciones, todo indica que podría ver reducida su cuota a casi la mitad.

Finalmente, queda la Unió Democràtica que formó coalición y posterior federación política con CDC desde 1980 hasta este mismo año. Mientras que Josep Antoni Duran Lleida se reserva para las generales, su cabeza de cartel es Ramon Espadaler. UDC tiene la esperanza de obtener la confianza de el electorado moderado tradicional de CiU. Tras estas elecciones solo habrá un partido en Cataluña que nunca se habrá presentado en solitario a unas elecciones, que es Convergència Democràtica, pues desde 1977 siempre ha sido la mayor parte de diferentes coaliciones.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com