25 de noviembre de 2020, 1:09:25
Nacional


Rajoy promete trabajar para que la unidad de España "siga por los siglos de los siglos"

> Pide "un juicio justo" de su gestión en la entrevista de La 1 y admite que su principal rival es él mismo
> Sobre su futuro no suelta prenda: “Serán los ciudadanos quienes decidan”... y no bailará en la campaña

Por V. M.

“Nos castigamos injustamente” cuando vivimos en uno de los mejores países del mundo. “Hay cosas que mejorar pero partimos de una buena base”. Mariano Rajoy intentó ofrecer su lado más humano y huir de su imagen de tecnócrata en su primera entrevista tras convocar este lunes las elecciones generales del 20D. TVE1 no se lo puso fácil con un decorado frío y austero y las preguntas enlatadas de una docena de ciudadanos, pero el presidente acudió vestido ya de candidato reclamando “un juicio justo” para su gestión. No negó los recortes, pero fueron “decisiones muy difíciles” que han permitido que, por ejemplo, la Sanidad “siga siendo universal y gratuita”. Cataluña y el desafío separatista fue, de nuevo, donde se explayó con mayor énfasis para recalcar su disposición a hablar con todo el mundo mientras prometía trabajar para que la unidad de España perdure “por los siglos de los siglos”. La campaña electoral ha comenzado.

;


Una campaña en la que Mariano Rajoy ya avisa que no va a bailar. Su tarea en los 53 días que restan hasta el 20D va a ser fundamentalmente didáctica. El candidato in pectore del PP para mantener La Moncloa quiere “explicar” lo duro que han sido estos cuatro años y el porqué de las “difíciles decisiones” que hubo que tomar con España “al borde del rescate”. Y que gracias a eso estamos saliendo de la crisis y es uno de los países que más crece de Europa en estos momentos.

“Mucha gente no entiende esas decisiones y mi labor tres años y medio después es explicarles por qué hubo que tomarlas”. Consciente de que el tópico del “plasma” ha calado –fue una de las preguntas de la calle-, Rajoy admitió que no va a ser fácil y que su “principal rival” es él mismo.

Ana Blanco, sin embargo, consiguió alejar la economía de la primera entrevista del presidente en TVE1 desde hace años y trató de llevarla al terreno púramente político, lo que inevitablemente conducía a los pactos que salvo sorpresa mayúscula deberá articular quien aspire a gobernar.

Rajoy, como por la mañana, no se comprometió… ni dejó de hacerlo. Primero abrió una posible puerta a los pactos al decir que “lo importante es el programa”, sin excluir a nadie, pero para insistir a continuación en que “lo mejor es que gobierne el más votado, el preferido por la gente”.

Previamente, el líder del PP hizo un alegato en defensa del bipartidismo como el sistema que ha permitido a España ser uno de los países donde más ha crecido la renta per cápita durante las últimas décadas. Todo un mensaje a los votantes sobre lo que se avecina.

Su interlocutora le preguntó también si estaría dispuesto a dejar paso a otra persona si fuese la condición para un pacto de Gobierno. Rajoy respondió esta vez con desgana: “Yo a lo que estoy dispuesto no es a liderar ni dejar de liderar, sino a explicar a los españoles por qué el PP debe seguir gobernando en España. Serán los ciudadanos quienes decidan”, reiteró.

Era el momento de preguntar por José María Aznar. "No sé si va a participar. Es militante del PP y el presidente de honor y si quiere hacerlo, lo hará", ha respondido lacónico. Repreguntado entonces si le gustaría contar con él, Rajoy ha apostillado: "A mí me parece bien. Es un activo importante dentro del Partido Popular".

En el capítulo dedicado a la lucha contra la corrupción se echó de menos alguna pregunta sobre casos concretos que afectan al PP, pero tras las generalidades y el listado de reformas legislativas que ya había detallado por la mañana, Ana Blanco puso a Rajoy en la tesitura de que le salte en plena campaña algún nuevo escándalo: “Salga lo que salga, actuaré como hasta ahora”.

Para la inevitable pregunta sobre Cataluña, Rajoy llevaba bien ensayado el discurso y no se salió del guión –“Jamas me he negado a hablar con Artur Mas… El derecho a decidir es de todos los españoles… Todos deben ser consultados”- salvo para enfatizar aprovechando el horario de máxima audiencia de muchos de sus votantes que siempre trabajará para que “España, la nación más antigua de Europa, siga siéndolo por los siglos de los siglos”.

No era, sin embargo, la noche de las proclamas solemnes. Rajoy buscaba a toda costa un mensaje en positivo, aunque al final le salió más bien una queja. “España no es un país perfecto pero somos de los más importantes y con mayor nivel de vida. Hemos recibido 75 millones de turistas, y cuando vienen será por algo… A veces nos castigamos de forma inmisericorde”.

;

;

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com