1 de diciembre de 2020, 10:08:54
Opinión


Rajoy se une a la estrategia del café con leche de Iglesias y Rivera

Por Vicente Mateu


En estos días de calentamiento electoral me gustaría ser Mark Witney y que me hubieran dejado abandonado en Marte como muy cerca. A 13 minutos luz, que es la leche de lejos. Pero nunca me hubiera perdonado no asistir a la gran partida de ajedrez político que se está jugando en La Moncloa estos días. Con la loable excusa de defender España de las hordas independentistas, sus cuatro principales adalides están jugando sus cartas con maestría. Rajoy haciéndose amigo de Pablo Iglesias mientras repasan los últimos 30 años de la Historia de España y hasta arreglan Rusia –nunca una reunión ha dado tanto de sí-; estratega genial, se erige en el verdadero oponente del “sabio” candidato del PP a golpe de piropo; Albert Rivera, por su parte, se pone al frente de la manifestación del frente constitucionalista consciente de que tiene las llaves del calabozo… perdón, de La Moncloa.

Y en cuanto a Pedro Sánchez, su triste comunicado tras reunirse con Mariano Rajoy le ha dejado en evidencia y en la miseria. El presidente del gobierno ha conseguido ningunearle con ayuda de los candidatos de C’s y Podemos, y estos han colaborado encantados con la cancha mediática que les ha puesto a ambos hoy en bandeja.

Rivera quitándole votos por el centro e Iglesias recuperando terreno por la izquierda en su papel de verdadero contrincante del PP, el dúo del café con leche de Salvados ha vuelto a ganar la partida al líder socialista aunque haya sido por casualidad, por la pura dinámica de los acontecimientos. O lo parezca, porque con Rajoy nunca se sabe. Y a él también le gusta el café.

El candidato del PP sale reforzado ante propios y extraños. Rajoy ha conseguido que Rivera diga prácticamente lo mismo que el PP y se ha permitido darle clases de derecho explicándole por qué no se debe recurrir aún al PP y ha debilitado a Pedro Sánchez con un Pablo Iglesias más que agradecido por la invitación. El de Podemos no coincide en “casi nada” con el popular pero, oye, qué majo es este hombre que hasta le ha recibido en las escaleras y no en un pasillo como al de Ciudadanos. Otra casualidad, seguro. Él, como es su costumbre, le ha llevado un regalo, un pack de lectura seleccionada con el esmero de alguien de su nivel cultural.

Ahora falta saber si el adalid de Ferraz está hecho de porcelana o de mimbre, siguiendo el símil de Iglesias. Pedro Sánchez aún tiene tiempo de reaccionar y demostrar que es la verdadera alternativa de Gobierno, tal y como dicen las encuestas. Quedan más partidas por jugar en el ajedrez del 20D, todo es cuestión de reflejos. Este lunes tiene su primera oportunidad de mover ficha en TV1.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com