13 de noviembre de 2019, 12:50:57
Opinión


Abuso de posición dominante

Por Iñaki Anasagasti


En el derecho mercantil está tasado que una empresa actúa abusivamente cuando por su dominio en el mercado goza de una situación privilegiada y se aprovecha de tal situación para cometer excesos que vulneran el principio de libre competencia.

Eso es lo que está ocurriendo en esta distorsionada campaña diseñada por Maurizio Carlotti y Paolo Vasile, dos enemigos declarados de Rajoy desde Atresmedia y que han utilizado su omnímodo poder para llevar a cabo su manipulación. Para ello han buscado dos actores de reparto que les han hecho el juego. Albert Rivera y Pablo Iglesias que nunca se habían visto en nada parecido y que puestos en escena dan el espectáculo esperado que llena los bolsillos de los italianos. Gracias a una Atresmedia que hace y deshace a su antojo te los encuentras hasta en el retrete. Lo malo es que la ronda la pagamos entre todos porque los debates no han sido nunca regulados y solo parecía que iban a ser el clásico minué, como cada cuatro años, entre el presidente del Gobierno y el principal partido de la oposición. Española, por supuesto.

Pero estos dos sibilinos macarronis han encontrado el resquicio para llenarse el bolsillo y pasarle la factura a Rajoy a nuestra cuenta. Convertir la política en un Reality Show contando para ello con la inestimable ayuda de este matrimonio singular como es el formado por Ana Pastor y García Farreras.

Era de ver a éste último anunciar a los debatiente como si de púgiles del Madison Square Garden se tratara. Tras el debate entre Rajoy y Sánchez, allí estaban tan satisfechos y tan contentos de haberse conocido Rivera e Iglesias comentado las jugadas, dejando de ir a Bilbao éste, haciéndose el interesante el otro, porque saben que lo que no sale en televisión, no existe. Y para ello Carlotti y Vasile han alumbrado una pareja, como la del dúo Sacapuntas, para la liza electoral como si del Dr. Frankestein se tratara. Un cuadrilátero.

Carlotti y Vasile, dos discípulos destacados de Berlusconi, se han cargado en esta campaña la esencia del sistema democrático español que dice que se eligen diputados y senadores, no un presidente, y que la democracia es el gobierno de la mayoría con respeto a las minorías. Aquí, partidos parlamentarios como el PNV, Amaiur, GB, UPD, IU, BNG, ERC, C y U, CC, UPN no han existido. Solo existen los emergentes quienes en rigurosa legalidad, no tenían ni que aparecer en los espacios gratuitos al no ser partidos parlamentarios. Pero aparecen y ellos tan solidarios, se comportan con los demás como la antigua Casta.

La campaña que termina pues, ha sido una sucia y antidemocrática campaña.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com