4 de diciembre de 2020, 15:30:05
Nacional


La propuesta ya está hecha: Sánchez intentará la gran alianza de "progresistas" para evitar nuevas elecciones o que Rajoy continúe

Por Diariocrítico

Estaba ya en camino y en mente, pero Pedro Sánchez esperó a visitar al socialista António Costa en Portugal para sentirse completamente preparado y anunciar oficialmente que intentará ser el presidente del Gobierno con la alianza de Podemos e IU, una gran alianza que él prefirió calificar "de progresistas" y no de izquierdas, para evitar, quizás, suspicacias fuera de nuestras fronteras. De todos modos Podemos sigue intratable: o referéndum catalán o no hay acuerdo.


El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ya ha mostrado oficialmente su disposición a formar una "gran coalición de fuerzas progresistas" para gobernar y "liderar el cambio en España", ya que Rajoy no conseguirá la investidura. Sánchez hizo estas declaraciones tras reunirse en Lisboa con el primer ministro portugués, António Costa, quien, pese a quedar en segundo lugar en los comicios lusos, consiguió formar gobierno con el apoyo de todas las fuerzas de izquierda. Desafía así a Susana Díaz y otros barones territoriales del PSOE, contrarios al necesario entendimiento con Podemos, que supondrá claudicar en demasiadas cosas.

Sánchez reiteró que los socialistas votarán no a la investidura de Rajoy, o de "cualquier otro" candidato del PP. Indicó que ahora es el tiempo del PP y que Rajoy debe intentar la investidura, pero añadió que en caso de no lograrlo, el PSOE "asumirá su responsabilidad" y "tendrá la mano a todas las fuerzas progresistas". Eso sí, no era momento de hablar de Podemos públicamente y Sánchez no concretó con que fuerzas llegaría a esa mayoría. "Es una cuestión de políticas, no de siglas", insistió el líder socialista, que subrayó que en estos momentos "lo más urgente" es la agenda social y no la autonómica.

Reacciones

Mientras, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, emplazó al PSOE a dialogar para "hablar de política" y subrayó que su formación está dispuesta a "hablar de todo y con todo el mundo". En una entrevista digital en Facebook, Errejón dijo que el referéndum catalán no es una "línea roja" para sentarse a hablar, pero sí una condición para apoyar un proyecto político.

Por parte de Izquierda Unida no habrá problemas para un pacto. Alberto Garzón consideró posible frenar un gobierno del PP porque hay, en su opinión, hay "compromisos asumidos" por parte del PSOE, Podemos e IU que podrían sentar las bases para hacer la política "de una manera diferente".

En el otro lado de esta posible alianza están el PP y Ciudadanos. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que un "pacto a la portuguesa" sería "faltar" a la decisión de los españoles en las urnas, además de ser "la peor opción para España desde el punto de vista institucional". Sáenz de Santamaría señaló que "si Sánchez sabe sumar sabe que no le da", y resaltó que en esa hipotética alianza estarían partidos que no defienden la unidad de España. Por último, pidió al líder socialista que anteponga el interés general de los españoles a los "cálculos de partido o personales" a la hora de pensar en la gobernabilidad del país.

También desde el PP, su secretaria general, María Dolores de Cospedal, advirtió de que en España es inviable un pacto como el de Portugal porque el PSOE necesitaría no sólo a la izquierda más radical, sino también a los independentistas. Cospedal apuntó que le gustaría más "un pacto a la alemana". Por su parte, el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, apeló al sentido de Estado del PSOE para llegar a un acuerdo y recalcó que su partido "pondrá toda la carne en el asador" para llegar a ese pacto.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó que no apoyará un pacto de la izquierda en el que se cuestionen "la unión y la igualdad de los españoles ante la ley". Dijo que la situación española no admite comparaciones con Portugal, donde no hay ningún partido que quiera romper el país.

Y desde Europa, presión también para Sánchez. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, abogó por "un Gobierno lo más estable posible". Preguntado por la posibilidad de una coalición a la portuguesa, apuntó que "está por demostrar" la estabilidad de esa fórmula.


- Sánchez hace un llamamiento simbólico desde Portugal a una gran coalición de izquierdas sin mirar "siglas" sino "políticas"

- Opinión: 'La alianza con Podemos no es un pacto de izquierdas', por Enrique Gomáriz

- Rivera descarta un gobierno a la portuguesa con partidos que "quieran romper España"

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com