4 de diciembre de 2020, 22:35:58
Nacional


Rajoy, tocado y hundido: el Rey se plantea ni proponerle como presidente y el PP prepararía el relevo

> El monarca va escuchando en todos los grupos parlamentarios un 'no' al jefe del Ejecutivo

Por Diariocrítico

Mariano Rajoy es un político, ya, con fecha de caducidad. Su única esperanza, vistos los malos resultados electorales, era que convenciera a un iracundo PSOE, que acabó la campaña con aquel "indecente" que dijo Pedro Sánchez en el 'debate a dos' de televisión. El presidente en funciones se empeña en proponer un pacto de coalición a la alemana, pero el PSOE sabe que supondría su suicidio político y sólo da un rotundo 'no' como respuesta. El Rey Felipe se ve forzado, así, a saltarse incluso su candidatura pese a ser el más votado en las elecciones del 20 de diciembre.


Sería el mayor bochorno para Rajoy: que ni le proponga como candidato el Rey Felipe, que como Jefe del Estado, la Constitución le otorga el papel clave de proponer al Parlamento un candidato a la investidura. Pero cada vez son más las voces que señalan que el monarca se saltaría ese paso innecesario, porque los grupos parlamentarios que ha ido recibiendo en Zarzuela le iban confirmando que no votarán a Rajoy como presidente, por lo que sería innecesario el trámite habitual de proponer al candidato más votado.

Así las cosas, Pedro Sánchez gana enteros para ser el propuesto en primera ronda y evitarse así el mencionado bochorno para Rajoy, que si no lograra la investidura, encontaría esa imagen histórica para el recuerdo de un fracaso parlamentario sin precedentes. El PP, sabedor de que esto es lo que sucederá y que cualquier escenario es el final de la aventura del partido al frente del Ejecutivo nacional, podría acelerar una solución distinta. Y ahora mismo se contemplan pocas alternativas: o proponer a Soraya Sáenz de Santamaría, que no goza del apoyo de todo el partido, u ofrecer la presidencia a cualquier otro candidato a cambio de presencia en el gobierno que se forme.

Y mientras, se prepara la maquinaria para investir a Sánchez. Desde Ciudadanos, Albert Rivera confirmó que no votará al socialista, pero sí que permitirá que gobierne con su abstención y su posterior control parlamentario, lo mismo que dijo para Rajoy, ya que primero defendió que fuera el actual presidente en funciones el candidato a la investidura. Pero desde Podemos ya se va preparando el apoyo para Sánchez, que antes se vendía caro para no perjudicar la imagen de cambio y fin del bipartidismo con la que se presentó la formación de Pablo Iglesias a las urnas.

Podemos y sus alianzas autonómicas cada vez se muestran más dispuestos a apoyar al PSOE. "La izquierda rebaja sus líneas rojas para investir a Sánchez", titula en portada EL MUNDO. También EL PAÍS señala que "Iglesias y sus aliados suavizan su petición de referéndum y se disponen a negociar con el PSOE". Según ABC, aunque la consulta catalana sigue siendo el principal escollo, Podemos "se ha esforzado en rebajar el tono de exigencia para tratar de facilitar el diálogo". LA RAZÓN asegura que "los socios de Iglesias renuncian al referéndum para investir a Sánchez".

ABC habla de un documento interno de Podemos, elaborado por la Secretaría Política que dirige Íñigo Errejón, en el que da directrices para facilitar un gobierno "progresista" con Sánchez al frente. "Si Pedro Sánchez quiere ser investido, es él quien tiene que decir qué proyecto quiere para España", indica el texto. Ayer la portavoz adjunta de Podemos, Irene Montero, apremió a los socialistas a mover ficha y centró sus reclamaciones en la agenda social. "Los debates de quién va a conformar el nuevo Gobierno no pueden esperar", dijo. La diputada Tania Sánchez manifestó ayer: "No sé quién dijo que el referéndum era una línea roja".

Los portavoces de En Marea y Compromís condicionaron su apoyo a Sánchez a que proponga un "proyecto progresista" con prioridad para la "agenda social" y aborde reformas y medidas para derogar algunas de las leyes que ha sacado adelante el PP.

El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, aseguró que el referéndum en Cataluña y el derecho de autodeterminación "no está" en su agenda de negociación y se mostró dispuesto a permitir un "gobierno de cambio" si el PSOE se compromete a reformar el reglamento del Congreso, mejorar la financiación valenciana y derogar varias leyes del PP. La portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, se mostró dispuesta a apoyar la investidura de Sánchez si propone un proyecto "reformista", "de izquierdas" y que revierta los "ataques del PP a los derechos sociales". El portavoz de En Comú, Marcelo Expósito, reclamó al PSOE ofrecer algo "firme" y dijo que están a la espera de ver "si las propuestas de unos o de otros son compatibles o contradictorias" con su ideario.

Por su parte, el líder de IU, Alberto Garzón, se ofreció como "facilitador" de un acuerdo entre PSOE y Podemos que alcance unos "puntos mínimos" que permitan la configuración de un gobierno de izquierdas. El diputado de Democràcia y Llibertat Francesc Homs trasladó al Rey que "de ninguna de las maneras" su formación apoyará la investidura de Rajoy.

En la prensa también se percibe esta idea de que Rajoy ni contará con la propuesta de formar gobierno por parte del Rey. "Los socialistas podrían acumular más apoyos que Rajoy ante el Rey", indica ABC. "Mariano Rajoy, a la expectativa", dice EL MUNDO, que habla de "especulaciones en el PP sobre si el presidente debería someterse el primero a la investidura". LA VANGUARDIA indica que "el PP teme que el Rey no encargue el Gobierno a Rajoy por falta de apoyos" y apunta que "crecen las críticas entre los populares por el inmovilismo del líder del partido". Según EL PERIÓDICO, "Homs certifica su 'no' al PP y se deja querer por el PSOE" y habla de "el dilema de Rajoy" así como del debate en el PP sobre si Rajoy debe renunciar a la investidura ante la falta de apoyos. LA RAZÓN asegura en portada que "Rajoy defenderá ante el Rey su investidura pese a las dudas en el PP". CINCO DÍAS indica que "Homs abre la puerta a facilitar la investidura de Sánchez".

Sin prisas en el PSOE

Al mismo tiempo, desde Diariocrítico ya hemos informado que Podemos quiere sentar ya al PSOE a negociar. Y el PSOE prefiere esperar. Primero, por cumplir con la cortesía política de dejar que Rajoy se estrelle -eso es, al menos, lo que parece que va ocurrir- y, segundo, y quizá más importante para Sánchez, para no incumplir la ‘hoja de ruta’ que le marcaron los barones del partido para buscar un pacto de Gobierno.

Los socios de Iglesias empiezan a desmarcarse uno tras otro del referéndum en Cataluña, casi suprimido del argumentario morado, pero aún no es suficiente y en entorno del líder socialista busca antes de empezar a hablar el beneplácito del comité federal del 30 de enero.


- Un programa de radio se burla de Rajoy y consigue cerrar una reunión con Puigdemont

- ¿Adiós, Rajoy, adiós? por Fernando Jáuregui

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com