20 de noviembre de 2019, 22:44:47
Ocio


Los 100 mejores discos de los años 60 (del 20 al 11)

Por Sergio Ariza Lázaro

Después de repasar las 100 mejores canciones del pop español, los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (2010-2014), y los 100 mejores discos de los años 80 ahora llega el momento de repasar los mejores discos de la conocida como década prodigiosa. Los 60 abrieron la Caja de Pandora de los sonidos, de aquí salieron los más importantes músicos de rock de la historia, en sólo 5 años, los que van de 1964 a 1969, surgieron más modas, estilos y figuras que en ninguna otra época, si el rock ya forma parte de la historia es porque también tiene parte de leyenda, como el Oeste de John Ford, y las mayores leyendas provienen de aquí, ¿conocen al Rey Lagarto? ¿Han paseado alguna vez por la Autopista 61? ¿Escucharon tocar la guitarra al Salvaje Ángel Azul? ¿Saben cuál es el reino de Sus Satánicas Majestades?... Los años 60 son territorio de leyenda.

> Los 100 mejores discos de los años 60 (del 100 al 91) / Del 90 al 81/ Del 80 al 71 / Del 70 al 61 / Del 60 al 51 / Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 10 al 1


20. Otis Redding - Otis blue (1965)

El disco que recomendaría a cualquiera que me hiciese la siguiente pregunta ¿qué es el soul? Otis Redding es un verdadero gigante de la música que no tiene un solo disco que baje del notable pero 'Otis blue' es un diez redondo o, si se me permite el 'spinaltapismo', un once. Contiene tres de las mejores canciones compuestas por el propio Redding, 'I've been loving you too long', 'Respect' y 'Ole man trouble', tres versiones de su ídolo, Sam Cooke, al que habían asesinado 4 meses antes de comenzar la grabación del disco o una versión del 'Satisfaction' de los Rolling Stones que llevó a comentar a su compositor, Keith Richards, que la de Otis era la versión definitiva. Rodeando la voz con más 'alma' de la historia se encuentra un equipo de lujo, los Booker T. & the M.G.'s de Steve Cropper (la guitarra del soul), la sección de vientos compuesta por miembros de los The Mar-Keys y los The Memphis Horns o Isaac Hayes al piano.



19. Scott Walker - Scott 4 (1969)

Imagínense un disco que empieza con una canción llamada 'The Seventh Seal' que resume la película de Bergman en 5 minutos y lo hace sonando como si la banda sonora la hubiese compuesto Ennio Morricone. Imagínense que ese maravilloso comienzo no fuese más que el inicio hacia uno de los discos más demoledoramente bellos que han existido o existirán. La obra cumbre de la carrera de Noel Scott Engel, fue el primer disco suyo en solitario que no entró en el Top Ten de ventas del Reino Unido. También fue el primero que estaba compuesto en su totalidad por el ex Walker Brothers dándole una mayor cohesión que a los cuatro anteriores y logrando quitarse de encima el sambenito de ser únicamente un gran intérprete de material ajeno, sobre todo de Jacques Brel. 'Scott 4' está lleno de grandes momentos pero funciona mejor como un todo, gracias a una producción inmejorable, y a un 'in crescendo' notable que alcanza su culminación en la cara B que se abre con la inmejorable 'The old man´s back again' (¿la mejor canción de su trayectoria?) con un increíble bajo, que muchos piensan que corre a cargo del mismísimo Herbie Flowers, para seguir con la devastadora 'Duchess', la redonda 'Get behind me' y el broche final con 'The rhymes of goodbye'. El único defecto que se le puede poner es lo corto que se hace. Claro que el remedio es sencillo: volver a ponerlo.



18. Leonard Cohen – Songs of Leonard Cohen (1969)

Cohen ya había publicado dos novelas y varios libros de poesía cuando grabó su primer disco. Tampoco estaría de más recordar que tenía 33 años cuando "Songs of Leonard Cohen" vio la luz en 1967, dos más que Elvis Presley, quien, a ojos de la nueva generación era casi un dinosaurio de otra época. Cohen siempre estuvo más allá de modas, etiquetas o estilos. Cohen es Cohen. En ese primer disco aparecía la canción que le había lanzado a la fama, "Suzanne", que había sido un éxito en la voz de Judy Collins. Pero reducir aquella maravilla a una sola canción, sería como argumentar que "The freewheelin´ Bob Dylan" solo contiene "Blowin´ in the wind". Aquí aparecen monumentos hechos canción como 'So long, Marianne', 'Sisters of mercy', 'Hey, that´s no way to say goodbye' o 'Master Song'. Posiblemente su mejor colección de canciones hasta la fecha.



17. The Kinks - The Kinks are the Village Green Preservation Society (1968)

Cuando el mundo del rock todavía estaba intentando volar por los aires buscando a Lucy y sus diamantes, los Kinks se pusieron melancólicos recordando tiempos más sencillos en los que tomarse una cerveza en la campiña verde. Ray Davies entrega su álbum más personal y, si cabe, inglés. En una época, los 60, en la que ser joven y moderno era lo más 'cool' al mayor de los Davies le da por defender las viejas tradiciones, las tazas de porcelana, Sherlock Holmes o la virginidad. Con este disco comienza su andadura dentro de los discos conceptuales, con todas las canciones girando en torno a figuras de su ingancia en el campo. Un campo que actúa como refugio a la locura de la vida moderna y a la presión de la fama. Musicalmente es una auténctica maravilla con canciones tan grandes como la titular, 'Picture book' (cuyo riff fusilarían años más tarde Green Day), 'Village green' (grabada durante las sesiones para 'Somethin´ else' y que fue el inicio de toda la idea), 'Starstruck' o 'Monica'. Claro que más allá de canciones individuales lo que hace de 'The Kinks are the Village Green Preservation Society' una obra de arte es su valor como conjunto.



16. The Beatles - Abbey Road (1969)

En realidad "Abbey Road" fue el último disco grabado por la banda y sirve como perfecto colofón a su carrera. Grabado cuando el grupo ya estaba más separado que junto, "Abbey Road" volvió a contar con la producción de George Martin que puso como condición que se volviese a grabar como en los viejos tiempos, olvidando rencores pasados. El resultado habla por sí sólo de que lo consiguieron. Harrison aporta las dos canciones más famosas del disco y dos de las mejores de su repertorio "Something" y "Here comes the sun", Lennon se queda con la apertura del disco con "Come Together" y avanza lo que será la Plastic Ono Band con "I want you/She´s so heavy". Pero el mayor mérito de este disco recae en un McCartney que hace de la segunda cara de este disco uno de los mejores momentos del grupo, especialmente con el trío final de canciones "Golden Slumbers", "Carry that weight" y "The End".



15. The Jimi Hendrix Experience - Electric Ladyland (1968)

El último disco de la Experience es uno de los mejores discos de la historia. Hendrix había ampliado su paleta, en la que ahora entraban el jazz o cosas que terminarían germinando en el rock progresivo. El formato trío se le ha quedado corto y el disco está lleno de colaboraciones de otros músicos, como Dave Mason, Chris Wood y Steve Winwood de Traffic; el batería Buddy Miles, el bajista de Jefferson Airplane, Jack Casady o Al Kooper. Su inspiración rebosaba y para dar cabida a todas sus ideas el disco se convirtió en un doble álbum que definió una época. Entre sus cacniones destacan 'All along the watchtower' (una versión de Dylan tan superior a la original que hasta el propio Dylan suele tocarla de manera similar a Hendrix), 'Voodoo Child (Slight return)', 'Crosstown traffic', 'Long hot summer night' o '1983 (a merman I shlud turn to be)'.



14. The Beatles - Rubber Soul (1965)

"Rubber soul" marca un punto y aparte en la carrera del grupo, se trata de un disco más complejo tanto lírica como musicalmente. Las influencias de Dylan y los Byrds se mezclan con el descubrimiento de la música hindú por parte de Harrison y todo ello se pasa por el tamiz de un grupo que va abriendo nuevos caminos. "Drive my car" abre camino a un disco que no tiene desperdicio, Lennon se pone melancólico con "In my life" o "Girl" y juega con las armonías vocales en "Nowhere man", McCartney deslumbra con la mencionada "Drive my car" y disecciona su relación con su novia en "I´m looking through you" y Harrison se deja seducir por McGuinn con "If I needed someone", una canción en la que se empieza a apreciar su evolución como compositor, y mete por primera vez un sitar en el mundo del rock en "Norwegian Wood" una de las mejores canciones de Lennon. "Rubber soul" además tiene el honor de servir de inspiración y acicate para que Brian Wilson hiciese "Pet Sounds" al considerar que en 'Rubber soul' no había ninguna canción mala o de relleno.



13. The Doors (1967)

Si los Doors solo hubieran grabado este disco, su leyenda y la de su cantante, Jim Morrison, seguiría siendo igual de grande. Uno de los mejores debuts de la historia, 'The Doors' es una llamada a la rebelión y a la rebeldía por parte de una banda que fue la imagen de todo lo peligroso que rodeaba a la juventud y al rock. Si musicalmente suena tan perfecto es porque la banda llevaba más de un año tocando esas canciones en directo en el Whisky a Go Go de Los Ángeles. Fue allí donde Morrison desarrolló su sentido de la teatralidad, lo que le llevó a ser expulsado del local cuando emuló a Edipo gritando aquello de "¿Madre? Sí, hijo... Quiero follarte". A pesar de que en el disco no se incluyó, 'The end' sigue siendo una de las canciones más perturbadoramente bellas de la historia del rock que lo mismo sirve como apoyo a las teorías sexuales de Freud como inmejorable banda sonora de la locura de la guerra de Vietnam en 'Apocalypse Now'. Claro que 'The Doors' va mucho más allá de 'The end', no en vano entre sus canciones también aparecen 'Light my fire', 'Break On Through (To the Other Side)' o 'The Crystal Ship'.



12. Love - Forever changes (1967)

Por las cosas que he leído de él, Arthur Lee no debía ser la mejor de las personas, pero esta no es una lista sobre los 100 tíos más enrollados de los 60 sino sobre sus mejores discos. Y Arthur Lee y su grupo Love son los responsables de uno de los mejores, 'Forever changes'. Una obra descomunal en la que Lee viste a las 11 canciones, todas ellas acústicas, con unos maravillosos arreglos de cuerdas y vientos. Para ello se pasó tres semanas con el responsable de éstos, cantándole y tocando como quería que sonaran. Se le llame como se le llame, folk-rock, psicodelia o pop barroco lo que está claro es que 'Forever changes' es uno de los discos más hermosos de todos los tiempos. Si Lee es el principal artífice, 9 de las 11 composiciones llevan su firma y canta 10 de los 11 temas, Bryan MacLean es el héroe en la sombra, gracias a su firma en la canción más famosa del disco 'Alone again or'. Claro que tras toda esa belleza se escondía un grupo que se desintegraba y la sombra de toda la violencia y espanto que se iba a dar en la contracultura y el movimiento hippie a finales de los 60.



11. Bob Dylan - Blonde on blonde (1966)

El disco del sonido mercurial, el que escuchaba en su cabeza Dylan, el primer disco doble de la historia del rock. Dylan estaba inspirado y necesitaba espacio para derramar la que es probablemente su mejor colección de canciones. Un colofón abrumador al periodo más importante de su carrera, 'Blonde on blonde' no era tan afilado como 'Highway 61' pero sí mucho más variado, el hipster cínico seguía escupiendo algunas maldades como las de 'Leopard skin pill box hat' o 'Most likely you go your way and I´ll go mine' pero también caben simples canciones de amor como 'I want you' o pasionales, como los torrenciales 12 minutos de 'Sad eyes lady of the lowlands' que ocupaban toda una cara del vinilo original y es que Dylan estaba recién casado con Sara Lownds. Eso sí, también había sitio para invitaciones a colocarse como 'Rainy Day Women #12 & 35' o para alguna de sus canciones más redondas 'One of Us Must Know (Sooner or Later)', 'Visions of Johanna', 'Just Like a Woman' o 'Absolutely Sweet Marie'. Pero como apuntaba en 'Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again', (que tradujo acertadamente Kiko Veneno como "oh mama, ¿esto puede ser el fin? Atascado con el blues de Memphis, sin poder salir" ) los aires de cambio volvían a aparecer.


Bob Dylan: Visions Of Johanna video: Ron Talley from Ronald Talley on Vimeo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com