19 de abril de 2021, 9:37:44
Entrevistas


Alberto Ferrús, científico: "Desgraciadamente, somos una potencia mundial indiscutible en la exportación de talento"

Por Emilio Martínez

Alberto Ferrús es uno de los grandes científicos de nuestro país, conocido y reconocido internacionalmente. Un prestigioso nombre al que le duele España por muchas razones en general y, muy en particular, por el desprecio en su campo de investigador y el coste económico y social para varias generaciones que con lleva. Profesor de Investigación del Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -del que fue su director entre 1993-1996 y 2007-2009- y doctor en Biología, ha dado clases y conferencias en importantes universidades de muchos países, recibiendo importantes premios. Este miembro español de la Alianza Dana para la promoción de los estudios cerebrales, también, al frente de su equipo, ha realizado relevantes descubrimientos.


- Decía Larra que escribir en España es llorar. ¿También investigar?

- No me gustan las Jeremiadas pero es un hecho que la inversión en investigación durante los pasados 30 años tiene un perfil de montaña rusa y eso marea mucho.

- Aunque esto viene de lejos, por aquello de "que inventen ellos", de Unamuno, ¿es así?

- La famosa frase ha sido malinterpretada frecuentemente. Unamuno se refería a lo indeseable que eran (para él) las novedades en la cultura española. Sin embargo he oído a algún neoliberal con un alto cargo en la administración argumentar que, “los inventos que se hagan en otros países siempre acaban llegando aquí, por tanto, ¿para qué invertir dinero español en investigación?”.

- De todas formas, como ha dicho en otras entrevistas, el PP ha batido récords negativos, ¿no?

- En la montaña rusa de la que hablaba antes, este Gobierno nos ha llevado al valle más profundo de cuanto hay memoria. Además de las investigaciones abortadas en estos años, los efectos negativos perdurarán mucho tiempo más porque se ha expulsado del sistema a toda una generación de científicos y se ha dejado una huella nefasta en los muy jóvenes que pudieran haber llegado a interesarse por la investigación. El mensaje que se ha enviado es contundente: “No importáis nada”.

- ¿Porqué siempre los recortes van a la ciencia y a la cultura?

- Porque las consecuencias de esos recortes solo se notan cuando ya ha pasado la legislatura. Pagaría dinero por encontrarme, dentro de muchos años, con quienes hoy han perpetrado estos actos y recordarles que el erial cultural y científico en el que vivirán es la consecuencia directa de las decisiones que tomaron hoy. Ellos y sus hijos sufrirán las consecuencias.

- ¿Cuánto tardaremos en recuperar a la gente brillante que se nos ha ido, entre ellos algunos miemrbos de su equipo?

- De mi laboratorio han salido estudiantes brillantes para hacer el doctorado en universidades extranjeras porque aquí no había suficientes becas. Lo mismo ha sucedido con personas más formadas porque no encontraron puestos de trabajo en el sistema español. A esas edades, el enraizamiento familiar se lleva a cabo en los países de destino y eso hace difícil el retorno. En cualquier caso, antes de anunciar un programa de “recuperación” de talento hay que establecer las condiciones para que la recuperación fructifique.

- ¿Somos punteros en algo, científicamente hablando, los españoles?

- Hay varias áreas que gozan de buena reputación, por ejemplo, química e ingeniería civil. La biología del desarrollo y algunos campos de la neurociencia también tienen buen cartel. En lo que, por desgracia, somos una potencia mundial indiscutible es en la exportación de talento. Los jóvenes españoles salen con buena formación (pagada con dinero público) y no suelen tener dificultades en encontrar centros internacionales punteros que los acojan, a veces de forma permanente.

- ¿Tiene esperanzas en que cambie todo esto si finalmente llegan a gobernar los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos?

- He oído alguna alusión (Podemos y PSOE) sobre un programa de recuperación del talento emigrado. Suena bien pero, tras la consabida foto al pie de la escalerilla del avión, ¿cómo continúa ese programa? He vivido ya dos épocas de programas similares, en los 80 éramos la esperanza para construir un nuevo país y en los 2000 íbamos a cambiar el modelo productivo del país. Veremos si ahora toca recuperar tantos científicos emigrados como refugiados sirios. En el caso de Ciudadanos no recuerdo que hayan incluido nada específico sobre la investigación en su programa de gobierno y en el caso del PP … da igual lo que digan porque a estas alturas su credibilidad es nula.

- Al margen de tu opinión particular, ¿son negativas las religiones y sus mitos que cada día chocan más con la ciencia y sus realidades?

- El investigador tiene que saber convivir con la ignorancia sobre muchas cuestiones que todo ser humano se plantea, pero otras personas no pueden hacerlo. Para ellas, la religión es una solución. No debería haber habido conflictos mayores entre ambas opciones vitales pero la Historia nos demuestra que quienes ardían en la hoguera eran los no creyentes y quienes prendían el fuego eran los iluminados creyentes. Por cierto, aunque hoy no hay hogueras de fuego, sí hay amenazas de excomunión contra científicos por abordar temas “sagrados”, por ejemplo el uso de células madre embrionarias; o se desvían fondos públicos para abordar proyectos de investigación encaminados a “demostrar” que las mujeres que deciden abortar son, en realidad, enfermas mentales. Estos y otros ejemplos hacen que la coexistencia entre ambas mentalidades sea difícil a veces.

- Cataluña es la comunidad más avanzada científicamente, ¿qué pasaría si se independizara?

- Cataluña ha invertido sabiamente en investigación como también el País Vasco. Lo más interesante es que lo han hecho con eficiencia, sin necesidad de recurrir a presupuestos ingentes. El problema, tanto allí como en el resto de España, es el mecanismo de renovación y actualización de personal e infraestructuras. Es evidente que hay que abordar una reordenación del sistema de I + D en profundidad y eso incluye la forma de investigar en todo el territorio nacional. Quiero pensar que la independencia de Cataluña no ocurrirá, pero es cierto que la vertebración de todas las comunidades necesita una revisión en clave federalista. Hay que establecer nuevas reglas y tareas más allá del actual trasvase redistributivo de fondos.

-En su campo de la biología se han producido enormes avances que incluso nos han cambiado la forma de alimentarnos e incluso de vivir, ¿qué no espera en un futuro cercano?

- Nuestra vida diaria de hoy, desde lo que comemos hasta los fármacos con los que nos curamos, es muy diferente a la de nuestros padres por los efectos de la biotecnología. Sin embargo, creo que hay un futuro mucho más apasionante aún en el desarrollo de las aplicaciones neurobiológicas que hoy estamos descubriendo. Ese es un tren al que España puede subirse ahora pero, si pasa de largo, no lo conseguirá nunca. Campos frontera como la neuro-robótica o la nano-farmacología, por citar solo dos ejemplos, son plataformas desde las que la ciencia española podría crear conocimiento, empleo y riqueza. Hay tantas cosas que podríamos hacer, semillas que plantar … si tan solo nos dejaran hacerlo.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com