7 de diciembre de 2019, 5:10:45
Opinión


Andalucía “is different”

Por Benito Fernández


No sé si leyeron hace unos días las declaraciones del ex director general de Trabajo, FranciscoJavier Guerrero a la salida de los Juzgados de Sevilla tras declarar ante la juez NúñezBolaños sobre el ERE de Egmasa. Uno de los principales imputados en la trama de los EREs falsos y posiblemente uno de los pocos que al final pague el pato del desaguisado, decía textualmente, «Parece que la Junta soy yo, aquí nadie estaba y nadie sabía, aquí todo el mundo es tonto»,. No le.falta razón al alto cargo aunque hay que aclararle que si hay algún tonto entre los casi trescientos imputados en todo este asunto, desde luego es él que es quien tiene escasas posibilidades de salir indemne en un caso en el que han tenido que hasta dimitir dos presidentes de la Junta y una decena de consejeros. Vamos, como en el Ayuntamiento de Valencia, pero en Sevilla y en el Palacio de San Telmo. En todas partes cuecen habas corruptas pero como decía el eslógan turístico de Fraga, Andalucía is different .

¿Alguien ha visto en los últimos meses alguna noticia interesante en los telediarios sobre los EREs desde que Mercedes Alaya tuvo que abandonar el caso? El caso parece haber desaparecido como por arte de magia de los informativos nacionales. Me da la impresión que el ascenso a los altares de la señora Díaz por parte de un grupo de señalados dirigentes socialistas tiene bastante que ver con el velo de silencio que esconde esta ingente trama de corrupción institucionalizada que ha estado una década esquilmando las arcas andaluzas. Hay muchos que quieren que todo esto quede pronto en el olvido, que, como aquel 4 de diciembre de 1977 en el que el pueblo andaluz se echó masivamente a la calle para reclamar su autonomía, sea sólo una fecha de la que cada vez menos gente se acuerde. Ahora lo que prima es el 28 de febrero, lo de los hijos predilectos, las medallas, el himno y los discursos a mayor gloria de Susana Díaz.

Porque, vamos a ver, en estos tiempos en los que al PP le crecen los escándalos de corrupción como setas en Madrid y en Valencia, aquí seguimos dándole vueltas y más vueltas a los de los EREs sin que nadie, absolutamente nadie, le pida de una vez explicaciones a la presidenta de la Junta, Susana Díaz pese a que han desaparecido varios cientos de millones y la administración que ella preside ahora y que antes dirigieron Manuel Chaves y Pepe Griñán, es la responsable del mayor fraude de dinero público de la reciente historia de España. Un dinero del que, por más promesas que haya hecho y reiterado en sus habituales discursos la señora presidenta, los andaluces no vamos a recuperar ni un solo euro de los millones que han ido desapareciendo por las cloacas del poder, en bolsillos particulares o en la financiación de campañas electorales.

Sé que muchos de ustedes dirán que soy un pesado con lo de los EREs. Eso mismo es lo que pretenden algunos que les pase a todos los andaluces, que pasemos página y que nos dediquemos ahora a criticar a los muchachos de Podemos, a los carcas del PP o a aquellos que están impidiendo que Pedro Sánchez sea el nuevo presidente del Gobierno con su negativa a apoyar su investidura. No me parece mal. Están en su derecho, pero sí que me cabrea que el tal Sánchez ponga como excusa para sentarse a dialogar con el PP, que él no habla con los corruptos. Si eso fuera verdad, visto lo visto en Andalucía hace tiempo que le tenía que haber retirado la palabra y el saludo a muchos de sus compañeros de partido.

En fin, que se han cumplido ya dos meses desde que se celebraron las elecciones generales y aquí seguimos en el mismo plan que el día de la Lotería, viendo como se suceden las reuniones a dos, tres y cuatro bandas, escuchando las mismas sandeces de Rajoy, Sánchez, Iglesias yRivera y sin saber quien nos va a gobernar, si habrá que acudir de nuevo a las urnas en el mes de junio o, lo que es peor, rezando para que Sánchez e Iglesias no firmen ese denominado “pacto del progreso” que puede llevarnos en pocos meses a un retroceso similar a la peor época de Zapatero.o a las cartillas de racionamiento y el corralito venezolano.

Afortunadamente, como decía más arriba, Andalucía “is different” y aquí, y en Sevilla aún más, nada más empezar marzo florecerá el azahar y todo el mundo estará pensando ya en la Semana Santa y en la Feria y les dará igual que Sánchez pacte con Iglesias, que Rajoy se vaya de una vez y haga la renovación del PP o que se convoque nuevas elecciones. Queda justo un mes para que la Cruz de Guía de la Hermandad de la Paz asome por el Porvenir y las elecciones o los pactos pasarán a un segundo plano. Es lo que hay.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com