20 de abril de 2019, 15:15:03
Nacional


Podemos e IU estudian formas de esquivar al PP en la reforma electoral

Por Andrea Mingorance

Cómo conseguir una reforma en profundidad del sistema electoral sin tener que acudir al PP. Esa es la fórmula que están estudiando tanto Podemos como Unidd Popular-IU ante la posibilidad de que el partido de Mariano Rajoy pudiera bloquear sus propuestas. El principal escollo está en que cambiar el tamaño de las circunscripciones implicaría una reforma contitucional, por lo que se necesitaría la mayoría que ahora tiene el PP en el Senado. El partido de Pablo Iglesias ha propuesto una "vía popular" para saltarse las mayorías requeridas, mientras que la fomación de Alberto Garzón ya contempla medidas alternativas que no pasen por la reforma de la Carta Magna.


El diputado de Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU) Alberto Garzón ha anunciado que ha conseguido avanzar con el PSOE en el planteamiento de una reforma electoral ambiciosa. "El grupo de trabajo de regeneración democrática encontró acuerdos en otros cuatro puntos clave: la reforma de la ley electoral -en línea de que el Parlamento refleje mejor la pluralidad de la sociedad, con un sistema de restos para que se acerque a la idea de una persona, un voto", anunciaba la formación de izquierdas en una nota de prensa.

Todos los partidos llevan en su programa algún tipo de modificación de la ley electoral. Las diferencias se producen en cuanto a lo profundo que sería este cambio. Así, por ejemplo, Podemos e UP-IU plantean claramente un cambio en el tamaño de las circunscripciones, punto que está determinado en la Constitución, por lo que su modificación requeriría un consenso mucho más amplio.

La propia Carta Magna especifica que para proceder a la reforma constitucional se necesita una mayoría de tres quintos tanto en el Congreso como en el Senado. Si hubiera desacuerdo entre las cámaras, una comisión conjunta tendría que redactar un texto con la defensa de la reforma que luego necesitaría ser aprobado por mayoría absoluta en el Senado, ostentada ahora por el PP.

En cambio, la modificación de otros aspectos del sistema electoral -como el número de diputados o la mejora del acceso al voto- implicarían una reforma de La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Este procedimiento sería más sencillo que el anterior, ya que requeriría una mayoría absoluta en el Congreso (176 diputados).

La "vía popular" de Podemos

El documento de Gobierno presentado por Podemos el pasado lunes ya contempla la posibilidad de que la mayoría del PP suponga un obstáculo en la reforma constitucional.

"Existen derechos y garantías democráticas previstos en la Constitución española que permiten convocar un referéndum para iniciar el proceso, de modo que la ciudadanía se pueda pronunciar directamente sobre el marco general y el alcance del cambio constitucional a través de una pregunta clara y concisa, acordada entre las distintas formaciones políticas partidarias de abrir un proceso democrático de superación del marco actual", se establece en el documento.

En concreto, Podemos menciona la aplicación del artículo 1 de la Constitución, que determina que la soberanía nacional recae en el pueblo español; el artículo 23, que recoge el derecho de la ciudadanía a participar en asuntos públicos y el artículo 92, que posibilita la celebración de referéndums en losque participen toda la ciudadanía.

Esto serviría para activar una "vía popular", según Podemos, que sería necesaria para aplicar su propuesta de reforma electoral, ya que la formación de Pablo Iglesias defiende la sustitución de las circunscripciones provinciales por otras autonómicas.

El PSOE ya ha rechazado esta propuesta de Podemos ya que considera que los que plantea el partido de Iglesias es una forma de modificar la Constitución "al margen" de los procedimientos que establece la propia Carta Magna.

En el análisis de los socialistas al documento de Podemos responden: "Están diciendo que si se gana un referéndum (por mayoría simple), ya no serán necesarias las mayorías reforzadas que la propia Constitución establece para reformarse (2/3 o 3/5 de los representantes), lo que quiebra el carácter rígido de la Constitución que, entre otras cosas protege los derechos de las minorías frente a la voluntad de la mayoría".

400 diputados

Por su parte, Alberto Garzón, que ya ha participado en al menos dos reuniones con los equipos negociadores del PSOE, ha señalado que el partido de Pedro Sánchez se ha comprometido a ir a un sistema mucho más proporcional. Esta era la fórmula que contemplaba ya el programa del PSOE, que, sin embargo, no especificaba qué elementos habría que cambiar para logarlo.

En cambio, el programa de Unidad Popular-IU sí especifica que es necesario una modificación en el tamaño de las circunscripciones, aunque no detalla si su propuesta sería la crear nuevas circunscripciones autonómicas o establecer una circunscripción estatal.

Esta semana, Garzón ha vuelto a defender que para lograr una mayor proporcionalidad sería necesario cambiar tanto la LOREG como la Constitución. "Hay muchas combinaciones posibles", aseguraba el diputado.

Entre las opciones, el portavoz de UP-IU ha comentado la posibilidad de aumentar a 400 el número de diputados -el máximo marcado por ley- o de cambiar la fórmula utilizada para el reparto de escaños.

"El compromiso es ir hacia un sistema electoral que se aproxime hacia la idea de una persona, un voto", ha resumido Garzón.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com