20 de febrero de 2020, 18:06:12
Nacional


El odio ideológico toma las redes sociales

Por Julia Rivera

'Odio, política y bots'


Quizá el odio pueda ser justificado, en todo caso a veces; quizá contra la injusticia, contra el abuso de poder, contra la falta de derechos o contra la desigualdad, contra la corrupción Son estos apenas unos pocos términos que reflejan la realidad de un país unificado sólo por el odio.

Mejor dicho en plural, en los odios. Odios positivos, que generan luchas defensivas, y odios negativos, los de las revanchas y venganzas. Odios personales y colectivos, odios hacia las personas y hacia sus ideologías. Odios intelectuales, culturales, territoriales…

En plena era (de vanidad) digital, de Internet y redes sociales, nunca hubo más información, comunicación y “diálogo” que ahora, nunca hubo más interlocución e interrelación con el ciudadano y entre los ciudadanos, pero nunca hubo más poder y más agresiva ansia de ello. En la “webteca” de Internet queda para su consulta una colección de célebres y virales tuits que hablan de deseos de atacar, matar, bombardear… Algunos fueron borrados; otros, y sus autores, juzgados y condenados.

Bien es cierto que esta colección pertenece casi por completo a un mismo álbum de tapas de uno de los dos nuevos colores políticos, pero también es cierto que no han sido los únicos; hasta un “real” académico propuso matar desde su cuenta de Twitter. Y, para que no se diga, me remitiré, incluso, a un ejemplo de agresividad en mi propia profesión, dado que, hace unos días, un medio de información lanzaba, desde esta citada red social, una propuesta de ataque y linchamiento contra otro. Lo nunca visto en el gremio.

Y el caso es que todo se resume en el odio, y con ello en el miedo, como instrumento político. Es un odio organizado, propagandístico, manipulado, calculado e irradiado, el gran spam político de nuestros días. Decían que Twitter “cerraba”, pues… menudo “negocio” perdían con los bots.

Botsvotos

Bots, bots políticos, esas cuentas de Twitter con perfiles “falsos” (simulan ser personas reales que opinan y comentan, pero las controla un administrador informático al servicio de un partido), y etiquetas o hastags “verdaderos”. Se trata de tuitear y retuitear tuits (valga el juego redundante), que engendran cuentas insignia, para mejorar la imagen un político y desprestigiar a sus adversarios. Hay que incitar al voto y, para ello, crean los consabidos hastags o etiquetas (#). Esas cuentas falsas operan generalmente de forma automatizada y programada, aunque el administrador puede emitir tuits manualmente y “en vivo” para conversar con usuarios reales. Desde hace algo más de un año, la web botsdetwitter.wordpress.com se ocupa de destapar, difundir y desmantelar esta guerra sucia virtual.

En enero de 2015 se dieron a conocer 88 cuentas falsas, que llevaban meses emitiendo miles y miles de de tuits favoreciendo al PSOE y a Pedro Sánchez y criticando o atacando al Partido Popular y, sobre todo, a Podemos. Esta red llegó a publicar 24.000 tuits. (https://botsdetwitter.wordpress.com/2015/01/06/una-red-de-bots-hace-spam-politico-promocionando-a-pedro-sanchez-en-twitter/).

En febrero del mismo año apareció una red muy similar integrando 80 cuentas, la mayoría falsas y algunas reales, que emitían desde Gerona, o Girona, esta vez a favor del Partido Popular y con algún hastag contra Podemos. (https://botsdetwitter.wordpress.com/2015/02/04/una-red-de-bots-del-partido-popular-hace-spam-politico-en-twitter-desde-cataluna/)

En marzo, durante las elecciones andaluzas, dicha web sacó a la luz cuatro redes de perfiles falsos del Partido Popular (red de Cataluña; de Alcalá de Guadaira, Sevilla; y las redes de Fuentepiedra y Benalmádena, en Málaga)que utilizaron las etiquetas #StopSusana, #ContigoPorAndalucía y #JuanmaSí. Por su parte, el Partido Socialista tuvo dos perfiles falsos (en Granada y Almería), con los hastags #YoConSusana y #GanaSusanaDíaz. Y, finalmente, descubrieron una red de Ciudadanos (en Colmenar Viejo, Madrid), con #ElCambioCS, #Ciudadanos, #UTNLaPizarradeAlbert y #YoSoyNaranjito.(https://botsdetwitter.wordpress.com/2015/03/10/elecciones-andaluzas-2015-quienes-hacen-trampa-en-twitter/).

Y llegaron las elecciones autonómicas y municipales de mayo y con ellas nuevas tácticas del mismo calado. (https://botsdetwitter.wordpress.com/2015/05/12/elecciones-mayo-2015-quienes-hacen-trampa-en-twitter/). En Castilla-La Mancha rastrearon una red con 54 cuentas falsas que tuiteaban tanto a favor de María Dolores de Cospedal (Partido Popular) como en contra de su oponente, Emilio García Page (PSOE). El “famoso” tuitero alcalde de Jun (Granada), del PSOE, tenía otra red. Hubo una tercera denominada MEVA (Movimiento Español Venezolano AntiPodemos), con 20 perfiles falsos que generaban tuits contrarios a Podemos, tuits sobre la situación en Venezuela y tuits favorables a Ciudadanos, partido que, precisamente, destacó de manera viral en esta campaña electoral, ya que Botsdetwitter “le”contabilizó nada más y menos que 150 cuentas falsas (https://botsdetwitter.wordpress.com/2015/05/28/las-trampas-a-favor-de-ciudadanos-en-la-campana-electoral/).

Hace apenas quince días, esta citada web publicaba una red de 38 perfiles falsos que favorecieron a Podemos en las elecciones generales del 20 de diciembre, ubicada en Meco, Madrid. Se promocionaron las apariciones en televisión de los líderes de Podemos y se hizo campaña electoral. (https://botsdetwitter.wordpress.com/2016/01/29/podemos_meco/)

Trampas digitales tuiteras y spam de unos contra otros, aunque lo malo, como decía antes, es que los tuits condenables y condenados son los que han sido escritos por cuentas y personas reales. En estos momentos, decenas de bots se estarán gestando para lanzarlos en el evento político señalado.Y todo ello pensando que sus nuevas señorías aún no han entrado en acción en el hemiciclo…

Odio en miles y millones

Por curiosidad, he escrito en el buscador de Google (siempre acotando con comillas) la palabra “odio” y he ido añadiendo el nombre de algunos partidos políticos españoles; los resultados son los imaginables. Imaginables según el uso del concepto, dado que la palabra odio puede ser activa o pasiva, afirmativa y positiva o negativa, defensiva o agresiva, propia y ajena, a favor y en contra. Es decir, un cajón de sastre del odio político del país, donde habrá más cantidad que calidad. Pero ahí están los números, que siempre hablan porque siempre tienen algo que decir. “Odio y Partido Popular” arroja 460.000 resultados; si intercambiamos orden, “Partido Popular y odio”, 736.000. “Odio y PSOE” y viceversa se mueven entre 780.000 y 790.000. “Odio y partido Ciudadanos” y su recíproco, entre 710.000 y 740.000. Y dejo para el final a Podemos; “Odio y partido Podemos”, 765.000, pero el monta tanto, “partido Podemos y odio”, 1.140.000.

Como vemos, al encabezar con la palabra del partido, suben los resultados encontrados en relación con el odio, sobre todo en “los extremos”, Partido Popular y Podemos. Miles y más de un millón de resultados en Internet; eso sí, interpretables y con múltiples “usos” y contenidos, como queda advertido anteriormente.

Pero lo mejor es cuando se realiza la búsqueda (insisto, delimitando con comillas) con el nombre del político y se observan los resultados. “Mariano Rajoy y odio”, 391.000; “Pedro Sánchez y odio”, 746.000; y “Pablo Iglesias y odio”, 573.000. Y ahora es a Albert Rivera a quien dejo para el final. Y atención a esto, la búsqueda “Albert Rivera y odio” contabiliza sólo dos resultados; si le quitamos la letra “y”, aumenta mínimamente hasta ocho . Únicamente a la inversa, “odio y Albert Rivera”, acumula resultados: 364.000.

Advertir y aclarar, para finalizar, que el número de resultados se ha consultado en el momento de escribir este artículo, y que varía cada día, aunque mantiene el grueso de la cifra. Conclusiones y análisis, muchos; cada uno hará suyos los que le interese, así que es inútil intentar evaluar desde aquí.

Pensábamos que la pluralidad y la heterogeneidad arrinconarían al odio. Y no, al contrario. No sabíamos que el odio iba a ser una actitud, una forma de vida, una forma de hacer política y, lo más preocupante, una posible forma de acceder al gobierno y que podría llegar a dirigir el país, un país pasado de revoluciones en el que la justicia es injusticia y la injusticia hace justicia. Un país de quito y pongo, derribo y levanto, un país que teme, porque las leyes ya no parecen ser de obligado cumplimiento para algunos ciudadanos, para algunos políticos, para algunas administraciones y hasta para algunos juristas.

País “presunto”, o ya presunto país. Qué sensación de vuelta a una etapa anterior de su historia (tendría o… tendrá hasta NODO antagónico propagandístico incluido), y casi a la que la precedió, eso sí, en la viralidad y la digitalización del siglo XXI.

Pero lo más triste de todo esto, ya no es que se odie, sino que se esté dispuesto a odiar.

Julia Rivera
@j_riveraflores

- "La necesidad de abrir perfiles en todas las redes sociales es un signo de adicción"

- Rivera, víctima en un juicio por haber recibido amenazas de muerte en las redes sociales

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.diariocritico.com