17 de julio de 2019, 0:16:39
Nacional


El PP abre expediente informativo a Barberá y a todos los implicados porque "hay cosas que necesitan ser aclaradas"

Por Vicente Mateu/Agencias

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha anunciado este martes que el Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido va a abrir un expediente informativo a los afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia, incluida la exalcaldesa Rita Barberá. "Hay muchsa cosas que necesitan ser aclaradas", ha afirmado Maíllo en los pasillo del Congreso para intentar calmar la tormenta de las declaraciones "a título personal" de Javier Maroto y Pablo Casado que han tachado de "insuficientes" las explicaciones de esta mañana de la ex alcaldesa de Valencia.


El vicesecretario del PP compareció a última hora de la tarde a pesar de que la decisión de abrir expediente informativo a todos los implicados en el escándalo estaba tomada “por la mañana” e incluso la desligó de la rueda de prensa de Rita Barberá. La propia afectada se habría enterado poco antes según relatan los colegas que cubrían el Pleno del Senado, a los que no pasó desapercibido el cambio de humor de la ex alcaldesa al recibir la noticia.

Génova tenía previsto dar este paso en el momento que se levantara el secreto de sumario de la operación Taula, mil y pico folios que Maíllo aseguró haberse leído durante la pasada noche. Génova sabe por fin a qué atenerse.

Por ejemplo, explicaba Maíllo, “hemos conocido conversaciones inaceptables en cualquier político y que no representan al PP”. Un dato que ha destacado pese a que, como ha añadido a continuación, los protagonistas de la grabación fueron fulminantemente expulsados del partido tras ser detenidos.

El PP, en efecto, “valora” que Rita Barberá haya dado explicaciones y que acepte el “ofrecimiento” del juez para declarar voluntariamente. Pero hasta ahí todo el apoyo oficial a la ex alcaldesa y aún senadora, a la que el instructor del expediente informativo que se le abre junto al resto de decenas de investigados/imputados podrá también llamar a declarar ante los órganos del partido.

Barberá es ya un caso perdido y las quejas de otros vicesecretarios como Pablo Casado o Javier Maroto, espantados por el duro golpe a la imagen del PP que ha dado esta mañana, sólo han expresado en voz alta aunque sea “a título personal” lo que prácticamente piensa todo el partido menos, por lo visto, ella.

Maillo ha explicado que "en las próximas horas" el presidente del Comité de Derechos y Garantías del PP, Alfonso Fernández-Mañueco, convocará a ese órgano para abrir el citado expediente y nombrar a un instructor.

Según ha agregado, en esa instrucción se "tendrá que conocer qué es lo que ha pasado" y se "tomarán las medidas que se tengan que adoptar en función de las circunstancias que aparezcan en ese procedimiento judicial", teniendo en cuenta los datos que los propios afectados ofrezcan en sus alegaciones.

Aunque el responsable de Organización del PP ha reconocido que hay un "número muy alto de personas" a las que puede afectar este expediente informativo --en el caso hay implicadas casi medio centenar--, ha admitido que su voluntad es hacerlo con "toda la rapidez del mundo".

La exalcaldesa ha restado importancia al expediente informativo que ha decidido abrirle el PP junto a otros afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia: "Son cosas que están en los estatutos y punto y final", ha señalado en el Senado.

No ha querido decir nada más a los periodistas poco ante de finalizar el Pleno de la Cámara alta pasadas las once y media de la noche, insistiendo a la prensa que no iba a hacer declaraciones. Tampoco ha hablado a su entrada al Senado ya que había ofrecido una rueda de prensa por la mañana en Valencia y a esas declaraciones se ha remitido.

Rita Barberá ha querido entrar en el hemiciclo esta tarde por la puerta principal y lo ha hecho en medio de una nube de periodistas, pero cuando se le ha ofrecido darse la vuelta y acceder al Pleno por una puerta lateral ha contestado: "Yo no me quiero esconder".

Dicho esto, ha ocupado su escaño y no ha vuelto a pisar el pasillo de entrada al Salón de Plenos. Cuando ha salido del hemiciclo, y ha estado entrando y saliendo casi toda la tarde, lo ha hecho por un pasillo posterior situado al fondo del hemiciclo y reservado a los senadores.

Al inicio del debate del último punto de la sesión, a las 22,15 horas, la senadora se ha ido a la cafetería y se ha sentado junto a tres senadores, los asturianos Ovidio Sánchez y Mario Arias, el extremeño Diego Sánchez Duque y la valenciana Marta Torrado, su compañera de escaño.

La exalcaldesa ha llegado sobre las tres de la tarde a la Cámara en un taxi. Se ha dirigido al comedor y ha compartido mesa con varios senadores de la Comunidad Valenciana, entre ellos Marta Torrado, que será su compañera de escaño en el hemiciclo en esta legislatura, así como Adela Pedrosa y Agustín Almodóvar.

Luego ha saludado a otros cargos, como Iñaki Oyarzábal, Secretario de Derechos y Libertades del Partido Popular, quien se ha sentado un rato a su mesa.

Después de comer, minutos antes de las cuatro de la tarde, Barberá se ha dirigido al hemiciclo pero al aparecer en el pasillo del Pleno ha sido rodeada por los periodistas que la esperaban. La senadora, acompañada también por los policías de seguridad del Senado, ha ido avanzando entre micrófonos y cámaras pidiendo respeto a su decisión de no hablar esta tarde.

En un momento dado, se le ha ofrecido la posibilidad de darse la vuelta y acceder a su escaño desde una entrada lateral del Salón, pero se ha negado. "Yo no me quiero esconder", ha proclamado.

Rita Barberá ha ido así llegando a la puerta de acceso al Pleno y antes justo de entrar, preguntada por cómo había sido recibida y cómo se sentía, ha asegurado que "fenomenal" y "muy querida".

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com