21 de octubre de 2019, 2:25:57
Emprendedores 2020


Proyectos rurales que defienden la calidad de los productos

Por Aitor Rodríguez Sagarduy

Un proyecto que reafirma el valor del esfuerzo en el campo y la calidad frente a la cantidad. Una estructura de producción agrícola y cultural integrada en un entorno envidiable. Hablamos del Pazo de Vilane, un proyecto familiar en Galicia, que se esfuerza por sacar adelante una producción artesanal y ecológica garantizando la mejor calidad que ofrece la tierra


Estamos hablando de un proyecto familiar, ¿cómo se inicia y quienes lo forman?

El proyecto Pazo de Vilane renació en la década de los ‘90 con la premisa de devolver la vida al pazo familiar. Nuestro sueño era desarrollar un proyecto sostenible innovador en el entorno rural que produjera productos de forma cuidada y con carácter artesanal.

Con esta filosofía, el proyecto arranca con 50 gallinas criadas en libertad con el objetivo de producir los primeros huevos camperos en España, cuando la producción ni tan siquiera estaba regulada, ni existía en los lineales de los supermercados.

¿Cuando nace la empresa?

La empresa nace en 1996. El ideólogo fue nuestro padre Juan Varela-Portas Pardo quien con 66 años emprendió su última aventura vital. La convicción era grande, mi padre por la experiencia y la sabiduría de los años y la mía por las ganas de hacer realidad el legado familiar.

Hablemos un poco de la excepcional del lugar, porque el Pazo está ubicado en una finca de 37 hectáreas cuyo edificio principal data del siglo XVIII, un lugar mágico y perfecto para este tipo de explotación agrícola y natural.

La Comarca de la Ulloa es un lugar mágico, rodeado de árboles y ríos. Justamente creemos que uno de los motivos por los que los huevos camperos Pazo de Vilane son tan ricos es que las gallinas se alimentan con cereales de primera calidad y comen hierbas gallegas, hierbas tiernas y frescas durante todo el año.

En cuanto al pazo, las piedras del edificio parecen tener memoria y la transmiten, pero al mismo tiempo nos obligan a generar memoria, a darle nuevos contenidos y proyectarlos hacia el futuro.

Mi padre siempre decía que el proyecto Pazo de Vilane es como un lienzo en blanco, donde todos los días pintamos con pasión, ilusión, trabajo y esfuerzo.

El proyecto destaca por su aprovechamiento del entorno natural, ¿Cómo es ese sistema de producción?

Buscamos trabajar con un enfoque sostenible aplicando medios de producción en los que aprovechamos los recursos endógenos. Un ejemplo de ello es el abonado de nuestros frutos del bosque con el estiércol que nos proporcionan las gallinas.

Es fundamental mantener este equilibro, por lo que apostamos por el cultivo sin productos químicos o de síntesis en nuestras plantaciones.

¿Qué papel juega la biodiversidad del entorno?

Nuestras tierras de cultivo están rodeadas de bosques autóctonos con múltiples especies que ayudan a mantener la diversidad medioambiental. Es fundamental mantener este equilibrio, esta riqueza, apostando por el cultivo sin productos químicos o de síntesis. Del mismo modo, la riqueza del entorno nos ayuda a y poder cuidar de la mejor manera a nuestras gallinas en libertad.

El Pazo destaca la calidad frente a la cantidad…¿Qué productos ofertáis?

En la actualidad, ofrecemos huevo campero de gallinas en libertad y mermeladas artesanales de frambuesa, arándano y tomate ecológico.

La calidad del huevo campero Pazo de Vilane radica en la atención y cuidado que le damos a nuestras gallinas y el entorno donde pastan en libertad, así como su alimentación controlada y de calidad. Este método de trabajo nos permite ofrecer un huevo de alta calidad, diferente al resto del mercado, más consistentes y con un aroma más intenso.

Las mermeladas artesanales están elaboradas con la mejor fruta recogida en el justo punto de maduración natural. De esta manera, aprovechamos todos sus azúcares naturales, lo que nos permite elaborar las mermeladas con más fruta del mercado; desde el 75% de la mermelada de arándanos al 80% de la de frambuesa.

¿Quienes son vuestro principales clientes?

Nuestros clientes son personas comprometidas con el medio ambiente y preocupadas en consumir productos sanos y de calidad.

Tenéis ya una expansión en vuestro modelo de negocio, un proyecto que ya está en innumerables mercados…¿Hay exportación en el Pazo?

En la actualidad, no estamos exportando nuestros productos aunque estamos analizando la posibilidad.

Hay un apartado de fines sociales, ¿en qué consiste?

Pazo de Vilane tiene como ejes de actuación la recuperación y el mantenimiento del pazo, como estructura productiva pero añadiéndole desde el principio criterios modernos y empresariales.

El proyecto Pazo de Vilane busca mejorar la calidad de vida de la comunidad, incorporar la cultura y favorecer el desarrollo social y el económico.

También habíais que es un proyecto cultural…¿a qué os referís?

Nuestro proyecto busca favorecer y apoyar proyectos relacionados con el medioambiente y la cultura. Por ejemplo, cada año hacemos una reforestación en las fincas de Pazo de Vilane, un compromiso que asumimos desde siempre y con más periodicidad desde que lanzamos “1 idea, 1 árbol” una campaña de reutilización de la caja de cartón de huevo campero. Por cada idea de reutilización de la caja de huevo que recibimos, plantamos un árbol.

Cada verano, organizamos Concertos no pazo, un concierto gratuito que se celebra en el patio principal del pazo. De esta forma, acercamos la cultura al medio rural, disfrutamos de música de calidad y compartimos una tarde estupenda con la compañía de la familia, amigos y visitas que llegan desde toda España.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.diariocritico.com