19 de abril de 2021, 9:33:55
Nacional


Pablo Echenique, la gran esperanza para desbloquear un país en funciones que, además, se va de vacaciones

> Evitar la desbandada de las ‘confluencias’ es clave para cualquier tipo de acuerdo con el PSOE > El PSOE cree que aún hay tiempo y confía en una “actitud constructiva” en Podemos > Rajoy, “como el primer día”, insiste en su oferta para gobernar con los socialistas y desprecia a Ciudadanos, que se teme lo peor

Por Vicente Mateu/Agencias

Pablo Echenique es la nueva esperanza de un acuerdo -o lo que se pueda- entre el PSOE y Podemos. Respetado dentro y fuera de su partido, su experiencia en Aragón con el gobierno autonómico del socialista Javier Lambán puede ser el resorte que desbloquee el impass político de un país en funciones. Su misión es doble, calmar las aguas internas y al mismo tiempo buscar junto con Íñigo Errejón, que sigue siendo en teoría el jefe del equipo negociador, un acercamiento al PSOE. Ciudadanos se teme lo peor y ya ha mandado hoy un SOS al PP avisando del riesgo cada vez mayor de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se acaben entendiendo y de que deberían mover ficha. Mariano Rajoy, sin embargo, se mantiene en su oferta de un ejecutivo de concentración con los socialistas y que los de Albert Rivera se limiten simplemente a aplaudir. Los errores de unos y otros les han metido en su propio laberinto. Quizá la Semana Santa sea un buen momento para hacer penitencia como apunta el maestro Fernando Jáuregui.


El reloj sigue corriendo hacia la repetición de las elecciones con un nuevo jugador en el tablero de los pactos de Gobierno. La crisis en Podemos ha puesto en el objetivo a Pablo Echenique, una voz que se supone independiente dentro del partido. Su trabajo es evitar que las ‘confluencias’ gallega, catalana e incluso la andaluza sigan el ejemplo de Compromís y se independicen, un primer paso imprescindible para un posible acuerdo con el PSOE.

Que luego además acepten las inevitables ‘rebajas’ que exigirá cualquier tipo de pacto con el PSOE será otra cuestión. No todos son como Mónica Oltra y Joan Baldoví. Donde de momento han fracaso los valencianos con su pacto del Botánico quizá triunfe ahora el aragonés, acostumbrado a superar retos mucho más difíciles desde su silla de ruedas.

A 40 días escasos de que se cumpla el plazo disponible para negociar, menos aún con un país en funciones que se va de vacaciones en funciones o como sea, así caigan chuzos de punta -que es lo que parece-, las cosas están así:

El PSOE se lo toma con calma: el secretario de Organización, César Luena, ha señalado este sábado en Burgos que "aún hay tiempo" para configurar un Gobierno progresista en España, por lo que se ha dirigido al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, para remarcar la necesidad de "levantar los frenos, retirar los vetos y abandonar la actitud de bloqueo".

Durante un acto con militantes en la Sala Polisón del Teatro Principal, César Luena ha pedido una "actitud constructiva" al mismo tiempo que lanzaba un aviso a Podemos: "Nadie va a entender que si hay un Parlamento con 200 parlamentarios que pueden ponerse de acuerdo siga estando Rajoy en funciones".

Rajoy, como “el primer día”: El presidente del Gobierno en funciones y líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha puesto de manifiesto que la posición de su partido en estos momentos es "la misma que la del primer día", y es la de que España necesita "un Gobierno muy apoyado, representado por al menos los dos grandes partidos de este país, que son los que más votos han tenido".

En un acto organizado por Nuevas Generaciones de Toledo en la localidad de Guadamur, Rajoy se ha ofrecido a quien quiera hablar "de este asunto", pero hablar "en serio". "Estamos dispuestos a hablar, pero no a continuar con un espectáculo que no conduce a nada", ha enfatizado, rechazando participar en "sainetes" en los que a su juicio están involucrados otros partidos.

;

Así, ha puesto el acento en su intención de "fijar con meridiana claridad" la postura del PP "frente las pretensiones de algunos que dicen que el partido tiene que apoyar un acuerdo -el de PSOE y C's- que fue derrotado en las Cortes".

"No lo vamos a hacer, y voy a explicar las razones. Y la primera de ellas es que ni siquiera nos lo han pedido, aunque si lo hubieran hecho, tampoco lo haríamos", ha subrayado.

La segunda es que "el PP ganó las elecciones y tiene la mayoría absoluta en el Senado", y si hay algo que "importa en democracia" es "respetar la voluntad de la gente".

La tercera, que el acuerdo entre PSOE y C's "tiene dos ejes fundamentales: El primero es echarnos, y el segundo es derogar todas nuestras reformas de estos cuatro años que son las que han salvado a España".

Y Ciudadanos se teme lo peor: el vicesecretario de C's, José Manuel Villegas, ha pedido este sábado al PP que se sume a su acuerdo con el PSOE para garantizar un Gobierno central, y ha admitido que existe un riesgo de que los socialistas "se tiren al monte y pacten con Podemos y los separatistas" porque existe la alternativa aritmética.

En declaraciones a los periodistas en Barcelona, ha aseverado que no entienden que todavía no se hayan puesto a trabajar "si el PP dice que la solución es un pacto C's-PSOE-PP".

Villegas ha asegurado que para conseguir que "el populismo y el separatismo no acceda al gobierno" es necesario el pacto C's-PP-PSOE.

"Los partidos deberíamos estar sentados hace ya semanas hablando de pactos de gobierno", ha subrayado, y ha reiterado que el punto de partida de esos diálogos debería ser su acuerdo con el PSOE.

C's "ni por activa ni por pasiva", ha añadido, va a favorecer un gobierno cuyo vicepresidente pueda ser el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y cuyo ministro de Economía pueda ser el fundador de Podemos Juan Carlos Monedero.

;

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com