5 de diciembre de 2021, 10:35:26
Nacional


El movimiento 'Nuit Debout' reaviva la indignación española en Sol

Por Andrea Mingorance

El movimiento de protesta 'Nuit Debout' ('Noche en pie') ha llegado a España. Desde las plazas francesas, donde surgió como una reacción contra la reforma laboral del Gobierno galo, se ha expandido a otras ciudades europeas, incluyendo Madrid, donde el apoyo a las movilizaciones francesas ha conseguido reavivar la indignación en la Puerta de Sol. Según cuentan los impulsores de 'Nuit Debout' Madrid, su objetivo es reagrupar los movimientos sociales, mareas y colectivos dispersos tras el 15-M y volver a crear un lugar de encuentro y debate colectivo en las plazas.


Más allá de la solidaridad con París, Nuit Debout Madrid pretende ser una llamada para una nueva convergencia de las mareas - las corrientes que reivindicaban luchas particulares y que partieron en su momento del 15-M- y de otros colectivos sociales. El movimiento, por tanto, no ha tardado en absorver las protestas propiamente españolas.

Este sábado se produce una nueva asamblea en Sol. El objetivo es empezar a organizarse, contactar con las mareas y preparar una gran asamblea de "convergencia de las luchas". No son más de 40 personas, pero aguantan en la plaza a pesar de la lluvia y de la cercana vigilancia de un furgón de policias, quienes nada más desplegar la primera pancarta proceden a identificar a uno de los organizadores. La concentración no estaba comunicada.

"La idea era volver a vernos, a encontrarnos, porque aquí ya tuvimos un 'Nuit Debout' que fue el 15-M", explica Bari, vocero de la asamblea (que no portavoz, matiza). Según apunta, el movimiento no pretende ser un segundo 15-M, ya que el objetivo precisamente es aprovechar las estructuras y movimientos sociales creados a partir del movimiento de los indignados.

"El 15-M supuso una mecha que explotó y se disolvió por los barrios sin una organización real y ahora estamos haciendo un curro muy eficaz desde los propios barrios pero no hay una relación entre los distintos movimientos", añade Bari.

Aceptan incluir cualquier lucha mientras sea "horizontal" e "inclusiva", anuncian durante la asamblea. Sin embargo, la organización avanza despacio: durante dos horas de discusión, los congregados en asamblea acuerdan reunirse cada sábado y comenzar a agruparse por grupos de trabajo.

El movimiento arrancó la semana pasada y hasta ahora sólo han puesto en marcha grupos para la organización interna, como el de comunicación o el de logística. No obstante, durante la asamblea se habla de vivienda, de la sanidad pública, de la renta básica. "Todos luchamos por lo público y contra los recortes y la especulación", resume un interviniente.

Francisco, el abuelo del 15-M, toma la palabra durante la asamblea de este sábado/Foto: Andrea Mingorance

¿Influye el momento político para la renovación del movimiento indignado? Según señala el vocero,Bari, la escencia del movimiento no tiene tanto que ver con una reacción en contra de los partidos españoles sino como un modo de avanzar en las luchas sociales ya existentes.

Sin embargo, admite que el "vacío de poder" generado por las negociaciones fallidas para conformar Gobierno puede contribuir a la movilización que, por otra parte, considera que ha sido desactivada por la presencia de Podemos en el sistema político.

Más crítico se muestra Francisco Román, el célebre abuelo del 15-M, que con 82 años acude a la asamblea y toma el primero la palabra para celebrar que vuelva a haber jóvenes debatiendo en las plazas.

"Podemos lo que ha hecho es romper y paralizar. Para mal", comenta tras volver a su lugar en el círculo formado junto a la estructura de cristal de la Puerta del Sol. Francisco recuerda que el 15-M se enfocaba en la política en "pie de guerra" y que la aparición de la formación de Pablo Iglesias ha conseguido dispersar esa reivindicación. "Están haciendo lo mismo que el PSOE. Ese no es el camino", apunta.

Para Chema, de 27 años, es el primer día que acude a la asamblea. Como la mayoría de asistentes, se limitan a escuchar sin tomar la palabra pero se queda hasta que se disuelve.

"Estamos muy cansados de la situación que tenemos y, más allá de esta democracia participativa que tenemos en la que al final no se participa nada, me gusta que la gente de abajo se mueva y empecemos a trabajar", comenta al explicar los motivos que le han llevado a acudir a la convocatoria de 'Nuit Debout' Madrid.

Él sí considera que la situación política actual puede contribuir a reactivar la movilización en la calle, ya que asegura que se está viendo que la representación parlamentaria no sirve para cumplir todas las exigencias que salieron del 15-M y de los movimientos derivados y que, por tanto, la gente tiene que seguir organizada.

Chema se refiere en concreto a Podemos cuando dice que es positivo que haya representación "de la gente" en el Congreso, pero que eso no implica que estén de acuerdo con el 100% de las cosas que hacen. "Hay que hacer presión de vez en cuando", puntualiza.

¿Y qué se espera de este movimiento? "Espero que explote y pase a un nivel enorme en todas las plazas de España", comenta Chema con una amplia sonrisa.

Diariocrítico.com.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.diariocritico.com